Artículos archivos – Página 2 de 14 – PezMundial — PezMundial
Archivos

Archivo: Artículos

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Alguien puede decirte lo que Dios espera de ti, pero nadie puede prepararte para que eso haga sentido en tu mente, y aún menos, para que encuentres agradable hacer algo que frecuentemente va en contra de tus intereses materiales o deseos carnales.

Sé responsable por alguien más

Sé responsable por alguien más

Quien se hace responsable por alguien más tiene más pasión por conocer las Escrituras, pues desea estar listo para responder sus preguntas; tiene más pasión por cuidar su testimonio, pues está siendo visto e imitado; tiene más deseos por congregarse, para ver y llevar a otros; y busca más el rostro del Señor en oración, pues depende de Él para todo lo anterior.

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Asuntos básicos como tener una agenda o un presupuesto podría impactar más en tu crecimiento espiritual de lo que has sido consciente.

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

Servir a una audiencia después de las redes sociales

Servir a una audiencia después de las redes sociales

Si quieres comenzar un blog, un podcast, un canal de YouTube o una cuenta en Redes Sociales, lee esto primero. Existe ahora mismo una gran oportunidad de edificación por medio de Internet, pero aprovecharla tenemos que superar algunos paradigmas, como el afán por la popularidad y la microatención.

Dos (2) fuertes <br>motivaciones para orar

Dos (2) fuertes
motivaciones para orar

Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud ante nuestro Señor, ¡y rendir cuentas! Cuando venimos a su presencia, aún antes de abrir los labios con nuestra actitud ya estamos hablando.