Estudiar la Biblia

Una guía, en tres etapas, para el estudio bíblico

Rafael Pérez

La escuela bíblica de nuestra iglesia (jueves, 7-8 PM) tiene siete años, y ha sido de mucha ayuda para darle a la iglesia un conocimiento general de las Sagradas Escrituras: estudiamos detenidamente cada libro (contexto) para tratar de entender el mensaje y sus aplicaciones. Hoy comenzaremos una jornada especial de ocho semanas sobre «las grandes doctrinas de la Biblia» en la que resumiremos lo que hemos aprendido en forma de doctrinas. Preparé esta guía con tres etapas en el estudio bíblico para mostrar a los participantes dónde estamos ahora mismo, pero pienso que puede ser de utilidad para cualquier estudiante de la Biblia.

Relacionado Si tienes una Biblia y no sabes cómo usarla (diferencia entre capítulos y versículos, por ejemplo) este artículo te puede ayudar: La Biblia, manual del usuario.

¡Un viaje emocionante!

Para aprovechar un viaje al máximo, sobre todo si es un viaje largo o a un destino muy interesante, conviene tener una guía (no solamente un mapa): la consultarás para saber qué deberías estar viendo en el lugar en el que te encuentras (etapas del recorrido), de modo que no salgas de allí sin conocer los puntos de interés. Al estudiar la Biblia también hacen falta estos puntos de referencia. Todo verdadero creyente ama las Escrituras, e invertirá en ellas una gran cantidad de tiempo, por lo que conviene recibir una orientación general: dónde está ahora mismo, qué podría hacer para aprovechar el tiempo en esa etapa y hacia dónde continuar después. No se trata de pasos a cumplir y desechar: sin importar los años que tengas estudiando la Biblia siempre volverás a los fundamentos (Cristo y el evangelio), siempre estarás estudiando todas las Escrituras para tener más contexto y resumiendo en forma de doctrina, cada vez con más claridad, las cosas que vas aprendiendo. Esto no es una ley, sino solamente una guía general, en tres etapas, para darle orientación a tu estudio bíblico. Estoy seguro de que, aunque sea en forma imprevista, ya lo has estado haciendo, espero que te sea útil.

Tres etapas, para visitar y regresar

  • Etapa #1: Fundamento. En esta etapa necesitas conocer la vida y obra de Jesús, entender el evangelio y poder explicar con palabras sencillas tu salvación. Lo más importante es haber sido salvo, pero para fortalecer tu fe y adorar a Dios, necesitas saber cómo, porqué, de qué y por quién, has sido salvado. Agotar esta etapa es imprescindible para aprovechar las otras dos. Sin un fundamento no tienes sobre qué construir. Esta es la razón por la que en muchos estudiantes de la Biblia no se evidencia el progreso espiritual: ellos no están edificando, no tienen una base sobre la que las demás partes se sustenten, todo se vuelven amorfo y sin sentido: hasta que no estén en Cristo no podrán ver la gran historia de la Biblia, para ellos serán solamente referencias dispersas de interés general, o cultural, mucha arena y pocas rocas. El conocimiento se expande, pero no se eleva para alcanzar la salvación1. Es muy revelador el hecho de que el Nuevo Testamento comience con los evangelios: se nos presenta cuatro veces la misma historia desde diferentes perspectivas (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) antes de que avancemos a cualquier otra cosa. ¡Es evidente que Cristo es el fundamento! ¡Conocerle es imprescindible para seguir avanzando! Puntos de Interés: la encarnación, ministerio público y muerte del Señor, la forma en que cumplió las profecías mesiánicas y qué es el evangelio. (Leyendo el Evangelio de Juan podrás encontrar por lo menos cinco asuntos que fortalecerán tu fundamento. En este artículo te los explico: ¿Por dónde comenzar a leer la Biblia?)

    Es muy revelador el hecho de que el Nuevo Testamento comience con los evangelios: se nos presenta cuatro veces la misma historia desde diferentes perspectivas (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) antes de que avancemos a cualquier otra cosa. ¡Es evidente que Cristo es el fundamento! ¡Conocerle es imprescindible para seguir avanzando!

    Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, para ser un templo santo en el Señor.Efesios 2:20-21

    Esta es la razón por la que en muchos estudiantes de la Biblia no se evidencia el progreso espiritual: ellos no están edificando, no tienen una base sobre la que las demás partes se sustenten, todo se vuelven amorfo y sin sentido: hasta que no estén en Cristo no podrán ver la gran historia de la Biblia, para ellos serán solamente referencias dispersas de interés general, o cultural, mucha arena y pocas rocas. El conocimiento se expande, pero no se eleva para alcanzar la salvación.

  • Etapa #2: Contexto. Tener contexto bíblico es poder entender la gran historia de la Biblia (personajes, acontecimientos, libros) que es la historia de nuestra salvación. Frecuentemente las clases de Escuela Bíblica se orientan a dar a los alumnos ese contexto. Si en la primera etapa encontraste a Cristo, en esta etapa encontrarás que toda la Biblia apunta hasta él. La Biblia sigue un hilo general, una gran historia: empieza con la creación, caída del hombre y la promesa de restauración por medio de una línea de descendencia (simiente), luego avanza cuando esta descendencia toma forma de nación (Israel), mientras esta nación se va desarrollando —un tiempo largo y accidentado— (nacimiento, esclavitud, monarquía, exilio, regreso del exilio) los profetas van hablando de un salvador (mesías) que establecería un reino de gloria y esplendor que no tendría fin. Estas profecías se conocen como «profecías mesiánicas»: son aquellas cosas que anunciaron los profetas acerca de la venida del Mesías: su nacimiento, su carácter, sus obras, padecimiento, muerte y resurrección. Una de las más impresionantes es Isaías 53. El Antiguo Testamento termina con esta expectativa (Malaquías), y el Nuevo Testamento empieza con el gran acontecimiento: la encarnación del Mesías, su ministerio público, muerte y resurrección, cumpliendo las profecías mesiánicas. El Mesías anuncia la forma en que establecería su reino y nos invita a entrar en él (saliendo del mundo, naciendo de nuevo y recibiéndole a él), envía a los apóstoles a proclamarle (estableciendo su iglesia) y promete volver otra vez para reinar para siempre junto a estos nuevos ciudadanos del reino, que es el final del Nuevo Testamento (Apocalipsis). Puedes comenzar por leer los evangelios, luego el libro de los Hechos y más tarde las epístolas. Luego pasas al Antiguo Testamento: Génesis y Éxodo (la caída del hombre, la historia de los patriarcas y el nacimiento de Israel como nación), 1 y 2 de Samuel (el nacimiento del reino de Israel). Trata de leer cada libro en forma ordenada, desde el primer y hasta el último capítulo, y entender en qué parte de la gran historia de la Biblia se encuentra. Puntos de interés: creación y caída (con la promesa dada a la mujer), nacimiento de Israel (con la promesa dada a Abraham), jueces y reyes de Israel (todos imperfectos, para que el pueblo llegue a desear un mejor rey), deportación de Israel y regreso del cautiverio, con atención especial en el trato de Dios con otras naciones. (En esta guía puedes encontrar un resumen general de las diferentes partes del Antiguo y Nuevo Testamento: Cómo buscar un versículo en la Biblia.)
  • Etapa #3: Doctrinas. Un estudiante de la Biblia no solamente quiere conocer los hechos aislados, él quiere conocer los hechos para reunirlos de forma tal que llega a conocer a Dios. Así como para leer hace falta conocer al alfabeto, tener un buen vocabulario y retener un número de oraciones que en su conjunto transmiten un sentido; para conocer el mensaje de Dios necesitamos ver en su conjunto las diferentes partes de las Escrituras. Es una labor de sintetizar: reunir elementos dispersos de forma tal que llegan a tener sentido. El resultado de esas síntesis se conoce como doctrinas. Al ver en su conjunto las maneras en que Dios se ha dado a conocer llegamos a entender la doctrina de «la revelación de Dios», al estudiar el poder de Dios, su sabiduría, su perfección y santidad tenemos la doctrina de «los atributos de Dios». Al conocer cómo fuimos regenerados, justificados y santificados conocemos «la salvación». Estas cosas parecen muy técnicas, algunos piensan que son temas muy complejos, reservados para los eruditos e impartidos solamente en los institutos bíblicos, pero son el resultado natural del estudio bíblico. ¡Están al alcance de todo verdadero creyente, que se ocupa diligentemente en conocer a su Dios! Puntos de interés: cómo se anunció nuestra salvación, se prefiguró por todo el Antiguo Testamento y se consumó con la obra de Cristo (soteriología). La forma en que los reyes de Israel anunciaron el reino eterno de Cristo (escatología), qué nos enseñan el templo, los sacrificios y los libros poéticos del Antiguo Testamento (doxología), qué relación guardan Israel como nación y la iglesia de Cristo (eclesiología). Aquí puedes ver un ejemplo de lo que es sintetizar una doctrina al reunir las diferentes partes de la Biblia: La doctrina de la gracia común.

Conoce el evangelio, conoce todas las Escrituras y conoce también las grandes doctrinas de la Biblia. Así mismo le escribió el apóstol Pablo a Timoteo. Primero le habló de la diligencia: «pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste; sabiendo de quién has aprendido2». Y luego le esbozo estas tres cosas: «y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras (contexto), las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe (doctrina) que es en Cristo Jesús» (fundamento)3. Al final de sus días, ya preso y a punto de morir por la causa del Evangelio, el mismo apóstol mandó a buscar las Escrituras. Él fue el instrumento utilizado por Dios para sintetizar gran parte de las doctrinas cristianas, pero evidentemente, no daba por terminada la tarea, ¡continuaba estudiando!

Trae, cuando vengas, el capote que dejé en Troas en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos. 2 Timoteo 4:13

Foto — Kadh / UNSPLASH

  1. 2 Timoteo 3:7 « Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. []
  2. 2 Timoteo 3:14 []
  3. 2 Timoteo 3:15 []
Mar 7, 2019
Archivado en: Artículos, Selecciones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

No hace falta estar en la primera juventud, sino estar frescos en la presencia del Señor y prestos para responder cuando se nos requiera.

(Audio) La relación pastoral

(Audio) La relación pastoral

Una valiosa relación en la vida de todo creyente es su relación pastoral, relación que debe ser edificada intencionalmente a través del tiempo con el fin de llegar juntos a glorificar al Señor. El pastor ha sido dado por Cristo a su rebaño para dirigirle, cuidarle y alimentarle, con la advertencia solemne de que un día dará cuenta por cada oveja al Señor de los pastores.

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Asuntos básicos como tener una agenda o un presupuesto podría impactar más en tu crecimiento espiritual de lo que has sido consciente.

Dos (2) fuertes <br>motivaciones para orar

Dos (2) fuertes
motivaciones para orar

Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud ante nuestro Señor, ¡y rendir cuentas! Cuando venimos a su presencia, aún antes de abrir los labios con nuestra actitud ya estamos hablando.

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»