Bienaventuranzas / Hambre y Sed de Justicia

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia

Rafael Pérez

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.Mateo 5:6

En realidad el hombre natural no tiene tanta hambre y sed de justicia como dice tener, pues si verdaderamente fuera así, no solamente se quejara del delincuente que sale por televisión, sino también por aquellos delitos privados que cometen a diario contra sí mismos, contra el prójimo y contra Dios y le tienen sin cuidado.

Serie de Artículos Este artículo es la cuarta parte de una serie más extensa (ocho artículos en total) sobre las bienaventuranzas. Pueden leer la introducción (Introducción al estudio de las Bienaventuranzas), la primera parte (bienaventurados los pobres en espíritu) la segunda (Bienaventurados los que lloran) y la tercera (Bienaventurados los mansos). Inicialmente esta fue una serie de sermones predicados en nuestra iglesia entre Febrero 2015 y Febrero 2016.

Dos necesidades recurrentes

Cuando el Señor se dispuso a presentar esta bienaventuranza la relacionó con dos de nuestras necesidades vitales que tenemos más presentes y recurrentes, bienaventurados los que tienen hambre y sed no de alimento físico y de agua, sino de justicia. Aunque las Escrituras se refieren a la justicia en dos sentidos, aquella que recibimos de Dios por imputación y aquella que practicamos para parecernos a Él, Cristo no especificó a cuál de las dos se estaba refiriendo, pero el hecho de que la orientación de todas las bienaventuranzas son aspectos de la vida cristiana a practicar y al mismo tiempo, ellas solamente están presentes en quienes son parte del reino, entiendo prudente que las consideremos ambas. Además, solamente aquel que ha recibido la justicia imputada podría manifestar verdadera hambre y sed por la justicia practicada. Bienaventurados somos cuando hemos sido declarados justos, al ser perdonados nuestros pecados, y bienaventurados somos también cuando por vía de consecuencia se manifiesta en nosotros este afán por vivir la justicia.

Falsa pretensión de justicia

El hambre y sed de justicia que se limita a determinada selección muy específica, regularmente de delitos ajenos, no es hambre, sino gula; no es virtud sino vicio.

De todas las bienaventuranzas, esta es quizás la que con más frecuencia los no creyentes piensan tener. El común de los hombres afirma anhelar la justicia, ven el noticiario y rasgan sus vestiduras ante los casos de corrupción, violencia y los abusos de poder, piden que esos hombres sean condenados y critican a las autoridades por lo cumplir con su función al respecto. En las conversaciones de sobremesa es frecuente el momento en el que llega un fuerte ardor por la justicia y la queja sobre la falta de voluntad para que la misma prevalezca. Parece que es así, pero en realidad el hombre natural no tiene tanta hambre y sed de justicia como dice tener, pues si verdaderamente fuera así, no solamente se quejara del delincuente que sale por televisión, sino también por aquellos delitos privados que cometen a diario contra sí mismos, contra el prójimo y contra Dios y le tienen sin cuidado. El hambre y sed de justicia que se limita a determinada selección muy específica, regularmente de delitos ajenos, no es hambre, sino gula; no es virtud sino vicio. No puede gritar por hambre aquel que ve la noticia con servicios de televisión o energía eléctrica ilegales, o desde la privacidad de un cuarto de hotel con la mujer que no le corresponde. Muchos dicen tener verdadera hambre y sed, pero en realidad lo que anhelan es tener la oportunidad de delinquir, no les molesta tanto el pecado mismo, sino la oportunidad que tuvo otro de cometerlo en detrimento de ellos. Sacaron a Dios de la ecuación, y con ello limitaron lo que es injusto a lo que a mí me afecta. Su filosofía es vivir sin hacer daño a nadie —o por lo menos tratar de no enterarse—pero del conjunto de perjudicados han excluido a Dios. No tienen hambre y sed de justicia aquellos que ignoran al juez. Hasta que en los noticiarios y en los programas de panel se comience a Dios y se le llame al pecado por su nombre, su afán por buscar lo justo no será más que una promoción indirecta del pecado: muestran las mansiones de los delincuentes, reseñan con morbo sus extravagantes estilos de vida, mencionan sus pecados como si fueran privilegios y el pueblo rechina sus dientes de rabia; por «la injusticia» de que unos puedan y ellos no.

El hambre y la sed de justicia de las Bienaventuranzas tienen su origen en Dios y tienen a Dios como fin. Cuando tengas hambre y sed de justicia no solamente te molestará que determinadas personas cometan determinados delitos, sino que te molestará sobre todo que la ley de Dios ha sido torcida y también de molestarán tus propios pecados, una señal inequívoca de que el Espíritu Santo ha sembrado esta bienaventuranza en ti, pues se nos dijo que « cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio(A)». Si alguien llega a estimar la ley de Dios en su perfección y a rechazar cualquier transgresión de ella, principalmente la propia (por ser de la que regularmente está más al tanto), sin duda alguna es bienaventurado. Cuando es genuina la presencia de la bienaventuranza no solamente ocurre de forma esporádica o ante pecados puntuales, sino que hay una búsqueda constante por lo que es recto, tan frecuente como las tres comidas diarias con sus meriendas intercaladas; la rectitud nos satisface, pero al corto tiempo tenemos hambre y sed de más.

Confusión con la Justicia Social
¿Podar o cortar el árbol?

Un activista hablará de injusticia, de abuso, de discriminación, de algún derecho quitado, de algún débil que ha sido vejado, pero evitará a toda costa el término pecado, pues si es pecado, quien ha sido primera y principalmente afectado es Dios, y no nosotros.

El hambre y la sed de justicia no se logra con pancartas: es la obra sobrenatural de Dios en el corazón del hombre regenerado.

El liberalismo tiende a confundir esta bienaventuranza en la «justicia social» (distributiva): levantan pancartas por el la igualdad social, por la igualdad de oportunidades y la generalización del estado de bienestar, pero el contexto no admite confusión: el hambre y la sed de justicia no se logra con pancartas: es la obra sobrenatural de Dios en el corazón del hombre regenerado; no viene desde afuera, sino desde adentro. En cuanto a este tema, hay un abismo de diferencia entre ser un cristiano y ser un activista: la herramienta del activista es la exposición de la maldad para que la misma sea contenida, mostrándose él como el agente que logró tal cambio. Estos dos componentes están muy presentes en toda manifestación: el deseo de que algo sea contenido y el deseo de ser parte del cambio. Ese deseo no es necesariamente vanidad, todo hombre quiere que si vida alcance algún propósito, defender alguna causa. El activista no analiza qué produjo la maldad ni cómo lograr eliminarla, con que se reduzcan los síntomas quedará satisfecho, es como el jardinero que poda hoy las plantas y con gusto vuelve a hacerlo el mes siguiente. Su trabajo no es despreciable, cualquier esfuerzo por que la maldad sea contenida debería ser bien recibido. A diferencia suya, el cristiano no se conforma con los síntomas, tampoco es propio de él mostrarse como un agente, tiene toda su confianza en el poder del evangelio para producir verdadera justicia y mostrar así la gloria de Dios. El activista y el cristiano pueden trabajar juntos, de hecho muchas veces se trata de la misma persona, pero un verdadero cristiano nunca se conformará con podar el árbol, pretenderá siempre atacar la maldad por la raíz (pecado): «¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?(B)». (Un activista hablará de injusticia, de abuso, de discriminación, de algún derecho quitado, de algún débil que ha sido vejado, pero evitará a toda costa el término pecado, pues si es pecado, quien ha sido primera y principalmente afectado es Dios, y no nosotros.)

Algunas expresiones genuinas

Quizás ayude mostrar algunas expresiones genuinas de esta bienaventuranza, de forma tal que estemos atentos y al describirlas comenzar a cultivarlas:

  1. Dilemas morales. Un hombre con hambre y sed de justicia comenzará a luchar con una serie de dilemas morales. Cuando el Espíritu de Dios trae la justicia a nuestro corazón surgen preguntas, mucho desasosiego, asuntos que entran en conflicto y no siempre estamos en capacidad para resolver. Nos parece que algo no es justo, pero no necesariamente sabemos la razón, asuntos que anteriormente no teníamos que discernir pero que ahora reclaman nuestra atención.
  2. Búsqueda de la verdad. Quien tiene hambre y sed de justicia no se conforma con las restricciones (no hagas, no conviene, no es lícito), quiere conocer lo que está detrás de las señales de tránsito del caminar cristiano, lo que dicen las Escrituras sobre determinado tema y qué carácter de Dios se evidencia en determinada ley. Para él la Palabra de Dios son decretos, y los atesora para evitar transgredirlos. Dice junto con el salmista: «en mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti(C)». No es posible que alguien tenga hambre y sed de justicia y esta no se evidencie en un deseo de saber a qué es que Dios le llama bueno, no es normal que la tenga si no se dispone a inquirir en aquello que Dios demanda del hombre, tiene pasión no solamente por la práctica de las disciplinas espirituales, sino también por el desarrollo de la doctrina cristiana.
  3. Implicaciones del cristianismo en la vida práctica. Si es un esposo o esposa quieren conocer lo que Dios espera de sus respectivos roles, si es un hijo quiere conocer lo necesario para honrar a sus padres, un profesional desea saber qué tienen para decir las Sagradas Escrituras para la práctica de su oficio, un comerciante considera el impacto de su fe en los negocios: cómo tratar con justicia a sus inversionistas, colaboradores, clientes y también a sus competidores. No deja la verdad en el templo, sino que la integra en su vida diaria, paga el precio de hacerlo y lo hacer de buena gana; no se conforma con el ritual, quiere practicar la justicia, estudia al respecto, lo busca, es intencional. Las artes plásticas, la música, la literatura, las amistades, las instituciones, el reposo; cualquier área que compete a la vida de ese hombre bienaventurado tendrá que ser reexaminada a la luz de una nueva perspectiva. Cuando verdaderamente se trata de la bienaventuranza, el hambre y la sed de justicia nos acompaña a todas partes.

    Las artes plásticas, la música, la literatura, las amistades, las instituciones, el reposo; cualquier área que compete a la vida de ese hombre bienaventurado tendrá que ser reexaminada a la luz de una nueva perspectiva.

  4. Cualquier recurso (incluido la ley) que no sea el hambre y la sed de justicia que produce —y satisface— en nosotros el Espíritu Santo, por muy bueno que sea, termina en insatisfacción.

    Cierta insatisfacción en nuestros intentos. Ya sea de forma explícita o implícita, todos vivimos a la luz de algo: un decálogo, un modelo, unas resoluciones, la forma de vida de alguien admirado, y cuando esta bienaventuranza se manifiesta, es normal que lo que antes había estado conduciendo nuestra vida nos produzca ahora cierto desencanto. Es el caso de aquel hombre que se acercó al Maestro para saber qué tenía que hacer para heredar la vida eterna. El maestro le recomendó lo mismo que había estado haciendo —que de hecho no era malo—, guardar la ley. «Él dijo: todo esto lo he guardado desde mi juventud». Si su fuente de justicia era suficiente, si había estado guardando la ley desde su juventud, ¿para qué necesita que se le responda lo que la ley ya debía de haberle respondido? La realidad es que cualquier recurso (incluido la ley) que no sea el hambre y la sed de justicia que produce —y satisface— en nosotros el Espíritu Santo, por muy bueno que sea, termina en insatisfacción. La promesa está en esta bienaventuranza: «ellos serán saciados».

  5. Un deseo de rectificar. Quien experimenta el hambre y la sed de justicia no solamente admite el despropósito de su caminar anterior, sino que, en la medida de lo posible, tratará de resarcir el daño ante su prójimo. No se conformará con que la gente sepa que ha comenzado una vida nueva, sino que dará fruto de arrepentimiento pagando la deuda, disculpando la ofensa, restableciendo relaciones. Es el caso de Zaqueo, que al recibir a Jesús en su casa, «puesto en pie, dijo al Señor: he aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado(D)». Quizás no estaba en capacidad de resarcir todo el daño, pero en él había la intención de hacerlo, y con ella evidenció la bienaventuranza. Hay ocasiones en los que ya no será posible resarcir, pero dados los medios, un verdadero ciudadano del reino lo hará, y de no tener los medios, por lo menos admitirá la falta.

(No es un listado exhaustivo, muestra el punto. El hambre y sed de justicia se sacia con una obra puntual de Cristo en nosotros al declararnos justos y se alimenta frecuentemente por la justicia practicada. Cuando el hambre y la sed no son producidas genuinamente, por obra del Espíritu Santo, no es la de la bienaventuranza, sino un mecanismo elaborado —carnal— para servirnos por medio de la injusticia a nosotros mismos.)

  1. Juan 16:8 []
  2. Santiago 4:1 []
  3. Salmo 119:11 []
  4. Lucas 19:8 []
May 25, 2018
Archivado en: Artículos



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

(Audio) La relación pastoral

(Audio) La relación pastoral

Una valiosa relación en la vida de todo creyente es su relación pastoral, relación que debe ser edificada intencionalmente a través del tiempo con el fin de llegar juntos a glorificar al Señor. El pastor ha sido dado por Cristo a su rebaño para dirigirle, cuidarle y alimentarle, con la advertencia solemne de que un día dará cuenta por cada oveja al Señor de los pastores.

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

María: cualidades de una madre ejemplar (Audio)

María: cualidades de una madre ejemplar (Audio)

Prediqué este sermón el domingo pasado con motivo del día de las madres, pero como todas las Escrituras, es apropiado para toda la familia.

Los retos de discipular adultos

Los retos de discipular adultos

Si viniste a Cristo siendo un adulto y estás luchando para hacer en tu vida la voluntad del Señor, espero que en este artículo puedas ver que no estás solo y encontrar aliento. ¡Confía en el poder del Evangelio!

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos

La misericordia es la expresión intencional del amor, impulsada por el Espíritu Santo y expresada ante aquellos que de forma natural no entrarían en nuestro radar.