Cristianos en las protestas

La prioridad de la oración (Audio)

Rafael Pérez

Audio La prioridad de la oración. Sermón predicado en nuestra iglesia el Domingo 23 de Febrero del 2020. Descargar MP3

Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad.1 Timoteo 2:1-2

Nuestros conciudadanos, y también nuestros miembros, están a la espera de que las iglesias cristianas se manifesten: que salgan a las calles, que levanten pancartas; nuestro silencio es tenido en el mejor de los casos como indolencia, y en el peor como complicidad.

En medio de los días difíciles que está viviendo nuestra nación, la iglesia cristiana ha sido insistentemente cuestionada por su pasividad en tomar parte. Nuestros conciudadanos, y también nuestros miembros, están a la espera de que las iglesias cristianas se manifesten: que salgan a las calles, que levanten pancartas; nuestro silencio es tenido en el mejor de los casos como indolencia, y en el peor como complicidad. Presentar la oración como un recurso para salir de la crisis ofende: quienes se sienten burlados por la autoridad asumen que no es más que una excusa, una muestra de debilidad, una manera religiosa de salir del paso y dejar las cosas como están. Sigan orando a su Dios, pero también vengan a protestar por su nación —nos dicen—, y puede ser que tengan algo de razón. En estos días pareciera que quien no tiene una foto en la Plaza de la Bandera con un cartón en la mano no es dominicano; que protestar frente a la Junta Central Electoral garantiza más la identidad que la cédula. Son días peligrosos para quienes creemos que Dios tiene en sus manos el control de los tiempos y que la oración, sin ser el único recurso, sigue siendo el más efciente. Hoy estaremos recordando a los creyentes la prioridad de la oración y presentando a Cristo como nuestra única esperanza. Estaremos hablando de nuestro Dios, de nuestra Patria y de nuestra Libertad.

Presentar la oración como un recurso para salir de la crisis ofende: quienes se sienten burlados por la autoridad asumen que no es más que una excusa, una muestra de debilidad, una manera religiosa de salir del paso y dejar las cosas como están. Sigan orando a su Dios, pero también vengan a protestar por su nación —nos dicen—, y puede ser que tengan algo de razón.

En estos días pareciera que quien no tiene una foto en la Plaza de la Bandera con un cartón en la mano no es dominicano; que protestar frente a la Junta Central Electoral garantiza más la identidad que la cédula.

Relacionado Artículo: Nuestro rol ante la crisis.

Feb 26, 2020



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Vale la pena trabajar en equipo, y para hacerlo conviene tener presente las motivaciones que nos llevaron a dejar de trabajar solos.

Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos

La misericordia es la expresión intencional del amor, impulsada por el Espíritu Santo y expresada ante aquellos que de forma natural no entrarían en nuestro radar.

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.