Oración

Dos (2) fuertes
motivaciones para orar

Rafael Pérez

Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.Mateo 26:40-41

Pueden llevarnos a orar no por lo que conseguimos al hacerlo, sino por lo que evitamos.

El jueves pasado estuve en un congreso de jóvenes dando un taller sobre la oración, un tema en que soy más luchador que triunfador, pero que frecuentemente se me pide que trate. Al parecer el Señor me está cuidando al ponerme en situaciones que me lleven a avivar la pasión por estar en su presencia, como tener que enseñar o escribir sobre le tema. Una de las partes del taller fue mostrar cómo llevar un cuadernito de oración, pero introduje hablando sobre la lucha que tuvieron los apóstoles del Señor para permanecer orando junto al Maestro y estas dos fuertes motivaciones que les comparto ahora. Son motivaciones negativas, esto es, pueden llevarnos a orar no por lo que conseguimos al hacerlo, sino por lo que evitamos.

  1. La oración y las demás disciplinas espirituales me fortalecen espiritualmente, evitando que sea dominado por la carne.

    Quiero orar porque tengo vívidos recuerdos de mi vieja condición y visitas eventuales de mi vieja naturaleza. Esto aplica también para otras disciplinas espirituales, como leer la Biblia o congregarnos, no solamente para la oración. Hubo un momento de mi vida que estuve muerto en mis delitos y pecados: con mi entendimiento cerrado a la hermosura de la Palabra de Dios, incapaz de hacer su voluntad y de encontrar en Él mi deleite. A esa situación es que frecuentemente se le llama estar en la carne (dominados por nuestra naturaleza) ajenos a la nueva vida, en el Espíritu, que encontramos en Cristo. La oración y las demás disciplinas espirituales me fortalecen espiritualmente, evitando que sea dominado por la carne. Mientras más pienso en mi condición anterior, sobre todo por el círculo vicioso del pecado y la insatisfacción, más quiero correr de ella. ¡De ahí me rescató el Señor!. Se podría decir que le temo a mi viejo hombre, insensible, incapaz e insatisfecho, por lo que, aunque mi carne se resista, no me entrego a la pasividad espiritual, sino que sigo luchando para orar, Implemento herramientas (como anotar mis motivos de oración) y busco refuerzos (como otros hermanos para orar).

    Le temo a mi viejo hombre, insensible, incapaz e insatisfecho, por lo que, aunque mi carne se resista, no me entrego a la pasividad espiritual, sino que sigo luchando para orar.

    Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor. 2 Corintios 3:18

  2. Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud.

    Quiero orar para mostrar la actitud correcta ante Dios: Él es el Señor, y yo soy su siervo. ¡Pero también en esto, es la motivación negativa la que frecuentemente me mueve! Pensar en ser visto por mi Señor como un siervo infiel, malo y negligente, como uno que actúa en sus propias fuerzas y sigue su propia agenda, me genera un temor reverente que me lleva a orar. Ningún siervo quiere pasar muchos días sin que su Señor sepa de Él. Sé que como siervo no solamente se espera de mí que complete una tarea, sino también que lo haga con la actitud correcta (sumisión, dependencia, gloria para el que me envió y rendición de cuentas). Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud ante nuestro Señor, ¡y rendir cuentas! Cuando venimos a su presencia, aún antes de abrir los labios, con nuestra actitud ya estamos hablando.

    Como siervo no solamente se espera de mí que complete una tarea, sino también que lo haga con la actitud correcta (sumisión, dependencia, gloria para el que me envió y rendición de cuentas).

Jun 2, 2018
Archivado en: Artículos, Selecciones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

María: cualidades de una madre ejemplar (Audio)

María: cualidades de una madre ejemplar (Audio)

Prediqué este sermón el domingo pasado con motivo del día de las madres, pero como todas las Escrituras, es apropiado para toda la familia.

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Si realmente los cristianos tenemos una doctrina superior, debería serlo también nuestra manera de vivir. A diferencia de la filosofía, que encuentra su propósito en el conocimiento por sí mismo, la doctrina cristiana carece de valor cuando solamente se entiende; hasta que no somos llevados a actuar, a decidir, a cambiar de rumbo, ella no ha alcanzado su propósito.

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.

[Guía] Cómo buscar un versículo en la Biblia

[Guía] Cómo buscar un versículo en la Biblia

Quienes por años hemos estado leyendo la Biblia podemos dar por sentado que todo el que tiene una sabe usarla, y quienes comienzan a leerla piensan que algunos tienen una capacidad especial que les permite llegar instantáneamente a cualquier versículo de la misma, para ellos, es buscar la aguja en un pajar y una labor estresante.

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.