Oración

Dos (2) fuertes
motivaciones para orar

Rafael Pérez

Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.Mateo 26:40-41

Pueden llevarnos a orar no por lo que conseguimos al hacerlo, sino por lo que evitamos.

El jueves pasado estuve en un congreso de jóvenes dando un taller sobre la oración, un tema en que soy más luchador que triunfador, pero que frecuentemente se me pide que trate. Al parecer el Señor me está cuidando al ponerme en situaciones que me lleven a avivar la pasión por estar en su presencia, como tener que enseñar o escribir sobre le tema. Una de las partes del taller fue mostrar cómo llevar un cuadernito de oración, pero introduje hablando sobre la lucha que tuvieron los apóstoles del Señor para permanecer orando junto al Maestro y estas dos fuertes motivaciones que les comparto ahora. Son motivaciones negativas, esto es, pueden llevarnos a orar no por lo que conseguimos al hacerlo, sino por lo que evitamos.

  1. La oración y las demás disciplinas espirituales me fortalecen espiritualmente, evitando que sea dominado por la carne.

    Quiero orar porque tengo vívidos recuerdos de mi vieja condición y visitas eventuales de mi vieja naturaleza. Esto aplica también para otras disciplinas espirituales, como leer la Biblia o congregarnos, no solamente para la oración. Hubo un momento de mi vida que estuve muerto en mis delitos y pecados: con mi entendimiento cerrado a la hermosura de la Palabra de Dios, incapaz de hacer su voluntad y de encontrar en Él mi deleite. A esa situación es que frecuentemente se le llama estar en la carne (dominados por nuestra naturaleza) ajenos a la nueva vida, en el Espíritu, que encontramos en Cristo. La oración y las demás disciplinas espirituales me fortalecen espiritualmente, evitando que sea dominado por la carne. Mientras más pienso en mi condición anterior, sobre todo por el círculo vicioso del pecado y la insatisfacción, más quiero correr de ella. ¡De ahí me rescató el Señor!. Se podría decir que le temo a mi viejo hombre, insensible, incapaz e insatisfecho, por lo que, aunque mi carne se resista, no me entrego a la pasividad espiritual, sino que sigo luchando para orar, Implemento herramientas (como anotar mis motivos de oración) y busco refuerzos (como otros hermanos para orar).

    Le temo a mi viejo hombre, insensible, incapaz e insatisfecho, por lo que, aunque mi carne se resista, no me entrego a la pasividad espiritual, sino que sigo luchando para orar.

    Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor. 2 Corintios 3:18

  2. Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud.

    Quiero orar para mostrar la actitud correcta ante Dios: Él es el Señor, y yo soy su siervo. ¡Pero también en esto, es la motivación negativa la que frecuentemente me mueve! Pensar en ser visto por mi Señor como un siervo infiel, malo y negligente, como uno que actúa en sus propias fuerzas y sigue su propia agenda, me genera un temor reverente que me lleva a orar. Ningún siervo quiere pasar muchos días sin que su Señor sepa de Él. Sé que como siervo no solamente se espera de mí que complete una tarea, sino también que lo haga con la actitud correcta (sumisión, dependencia, gloria para el que me envió y rendición de cuentas). Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud ante nuestro Señor, ¡y rendir cuentas! Cuando venimos a su presencia, aún antes de abrir los labios, con nuestra actitud ya estamos hablando.

    Como siervo no solamente se espera de mí que complete una tarea, sino también que lo haga con la actitud correcta (sumisión, dependencia, gloria para el que me envió y rendición de cuentas).

Jun 2, 2018
Archivado en: Artículos, Selecciones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Alguien puede decirte lo que Dios espera de ti, pero nadie puede prepararte para que eso haga sentido en tu mente, y aún menos, para que encuentres agradable hacer algo que frecuentemente va en contra de tus intereses materiales o deseos carnales.

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Si realmente los cristianos tenemos una doctrina superior, debería serlo también nuestra manera de vivir. A diferencia de la filosofía, que encuentra su propósito en el conocimiento por sí mismo, la doctrina cristiana carece de valor cuando solamente se entiende; hasta que no somos llevados a actuar, a decidir, a cambiar de rumbo, ella no ha alcanzado su propósito.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.