Oración

Tres (3) provisiones de Dios en la oración

Rafael Pérez

Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.
Jeremías 33:3

Una de mis hermanas me recordó la siguiente anécdota familiar que había olvidado (sospecho que intencionalmente). Cuando yo era un adolescente fuimos invitados a comer a un restaurante y todos pidieron diferentes platos. Yo no sabía qué pedir, pero quería algo delicioso. Busqué en el menú y elegí aquello que sonaba más atractivo: un pescado que no recuerdo el nombre. Al rato comenzó a llegar la comida y mientras todos disfrutaban de tortillas y sándwiches —platos ligeros—, mi plato se retardaba más y más. Luego vi el camarero que venía caminado hacia mí con una enorme bandeja y por lo que se veía, desearía que no fuera para mi mesa, sino para la del vecino. Cuando la puso ante mí era el plato más grande que jamás había visto, tan grande que llamaba la atención de todas las mesas y para colmo no me gustó. Estuve por largo rato haciendo un gran esfuerzo por comer aquello y haciendo dibujitos con el tenedor para matar el tiempo, pues habíamos sido invitados y el plato aparte de grande y malo —para mi gusto— también era el más costoso. Mi experiencia con aquel pez tiene una lección sobre la oración: podemos pedir con libertad ante Dios, pero Él no nos responderá según nuestros deseos, como el mesero de un restaurante, sino de acuerdo a su carácter: como el padre responsable que nos da aquello que verdaderamente necesitamos y también nos satisface. En este sentido, hay tres provisiones de Dios que son útiles en la oración.

Provisión #1: Respuesta generosa.

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?Mateo 7:7-10 RVR

Cuando incorrectamente pedimos piedras y serpientes Él sigue respondiendo con pan y peces, que es lo que verdaderamente nos alimenta y no nos daña.

Dios es un padre amoroso, nos anima a pedir y se deleita en respondernos. Con tres expresiones Cristo nos estimuló a proceder con confianza, contando con la generosa provisión del padre: «pedir», «buscar» y «llamar». Es como si el padre estuviese ávido de recibir nuestras oraciones para pasar a respondernos de acuerdo a sus riquezas en gloria1, pues así mismo nos dice que «recibiremos», «encontraremos» y se nos «abrirá». Remata la invitación a pedir contrastando al carácter de nuestro padre celestial con el nuestro: «si ustedes que son malos saben dar buenos regalos a sus hijos cuanto más que no podrá darles a ustedes su padre celestial, que sí es bueno» y con dos imágenes muy contrastantes: «ningún hijo pide pan y recibe una piedra, ningún hijo pide un pez y recibe una serpiente». Creo que lo inverso también aplica, nuestro padre bueno no responde según nuestros caprichos, sino según su amor: cuando incorrectamente pedimos piedras y serpientes Él sigue respondiendo con pan y peces, que es lo que verdaderamente nos alimenta y no nos daña.

Provisión 2: Dirección oportuna.

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.Romanos 8:26 RVR

El Espíritu de Santo puede persuadirnos en la intimidad de la oración acerca de un camino mejor, un deseo más alto y un anhelo más cercano al corazón de Dios.

El Espíritu de Dios nos ayuda a pedir, para que pidamos según conviene. Nuestro entendimiento limitado nos hace desear cosas que parecen atractivas, pero que ni nos convienen ni nos darán satisfacción. Humanamente hablando es imposible discernir con precisión —hay que exponerse a morder la piedra o ser picado por la serpiente—, por eso, tenemos la ayuda sobrenatural del Espíritu Santo en nuestras oraciones. Cuando oramos, no lo hacemos contando solamente con que podemos recibir la respuesta de un padre amoroso, sino también con la expectativa de que el Espíritu Santo puede persuadirnos en la intimidad de la oración acerca de un camino mejor, un deseo más alto y un anhelo más cercano al corazón de Dios, que es el mayor deleite en la vida hombre. Son cosas que nosotros no estamos viendo en el momento o no conocemos2. Cristo en Getsemaní oró afirmando que si el padre quería, podía pasar de Él esa copa (el Calvario), pero deseando que se hiciera la voluntad del Padre y no la suya. Lo que recibió por respuesta no fue un sí ni un no, sino, la provisión del Padre por medio de un ángel enviado para fortalecerle3.

Provisión 3: Negativa beneficiosa.

Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.Santiago 4:3 RVR

Servimos a un Dios que cuando sus hijos pierden la cordura no desciende al nivel de sus hijos —como los padres inmaduros— sino que se mantiene inamovible.

Cuando pedimos mal no recibimos, y hasta la negativa de Dios es beneficiosa para nosotros. Si en algún momento Dios decidiera responder todas nuestras peticiones de oración, aquellas que convienen junto a las más necias o caprichosas, tendríamos una perfecta pesadilla. Desearíamos cambiar de dirección, negaríamos haber pedido tal cosa o saldríamos corriendo para que cuando llegara esa respuesta el mensajero no nos encuentre en la casa. En momentos de ignorancia, desesperación o confusión hemos pedido despropósitos tan grandes que deberíamos estar agradecidos del padre por haber obrado de acuerdo a su bondad y no de acuerdo a nuestros caprichos. Nos sentimos un poco apenados por haber puesto nuestra voluntad por encima de la suya, pero también agradecidos por servir a un Dios que cuando sus hijos pierden la cordura no desciende al nivel de sus hijos —como los padres inmaduros— sino que se mantiene inamovible en la búsqueda de nuestro bienestar, aunque nosotros pongamos en duda su bondad. De Dios, hasta las respuestas negativas son buenas, aunque nosotros, en nuestro berrinche infantil, no entendamos en el momento ese extraño tipo de provisión. ¡Dios es un padre bueno!

  1. Filipenses 4:19 RVR: «Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús». []
  2. Jeremías 33:3 []
  3. Lucas 22:41-43 RVR: «Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, diciendo: padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle». []
Abr 4, 2013
Archivado en: Artículos



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Vale la pena trabajar en equipo, y para hacerlo conviene tener presente las motivaciones que nos llevaron a dejar de trabajar solos.

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

No hace falta estar en la primera juventud, sino estar frescos en la presencia del Señor y prestos para responder cuando se nos requiera.

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.

La realidad del ministerio bivocacional

La realidad del ministerio bivocacional

Se les llama «ministros bivocacionales» a quienes aparte de su trabajo en la iglesia tienen que hacer otros trabajos para buscar su sustento y «ministros a tiempo completo» a quienes pueden dedicar todo su tiempo al trabajo en la iglesia y desde él pueden ser sostenidos.

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

El acondicionamiento físico (fitness) es la religión de nuestro tiempo, algo que consume gran cantidad de la atención mental y domina los temas en las conversaciones de sobremesa, mientras consumimos los últimos bocadillos.