Discipular adultos

Los retos de discipular adultos

Rafael Pérez

Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo. Filipenses 3:7-8

Si viniste a Cristo siendo un adulto y estás luchando para hacer en tu vida la voluntad del Señor, espero que en este artículo puedas ver que no estás solo y encontrar aliento. ¡Confía en el poder del Evangelio! El que comenzó en nosotros su buena obra la perfeccionará hasta el final(A).

No hacemos la gran comisión por una orientación estadística, sino con la promesa de que toda autoridad le ha sido dada a nuestro Señor.

Se estima que el 85% de las personas que en este momento son cristianas fueron alcanzadas entre los 4 y los 14 años(B). La estadística muestra una gran ventana de oportunidad para aprovechar ese momento de la vida (¡que los niños vengan!), pero no debería desesperanzarnos en el trabajo con los adultos, por estas dos razones: en primer lugar, no hacemos la gran comisión por una orientación estadística, sino con la promesa de que toda autoridad le ha sido dada a nuestro Señor en el cielo y en la tierra(C) (nuestra confianza está en el poder de Dios, no en la data demográfica); y en segundo lugar, gran parte de los niños que componen esa estadística fueron alcanzados en hogares cristianos, por lo que son un fruto del trabajo de haber discipulado primero a sus padres; discipular a un adulto frecuentemente tiene un efecto mucho más expansivo. De todos modos, es una realidad que desde la perspectiva práctica discipular adultos es un reto mayor que discipular niños: toma mucho más esfuerzo, intención y sacrificio. Quien vino al Señor en sus primeros años tuvo el privilegio de Timoteo (conocer desde la niñez las Sagradas Escrituras), y quien llegó más tarde tuvo el reto de Pablo (un abrupto cambio de rumbo para hacer en su vida la voluntad de Dios). Con el fin de facilitar este cambio abrupto estaré describiendo los grandes retos que he encontrado al discipular adultos.

Estos son los retos
(No para desanimarnos, sino para confiar en el poder del evangelio)

  1. Un adulto tiene mucho menos tiempo disponible. Los retos de la vida adulta, como las complicadas jornadas de trabajo, la carga de las responsabilidades y la paternidad compiten con el enfoque reflexivo y el alto costo en tiempo y diligencia que tienen las disciplinas espirituales que son conducentes a establecer un fundamento y carácter distintivamente cristianos. El hecho que de un adulto reciba a Cristo no es suficiente para dar por hecho el proceso de discipulado, él necesitará también permanecer en las Escrituras y encontrar en ellas deleite, en la oración y en la vida en comunidad, asuntos que le tomarán un sacrificio enorme, pues tendrá que ser muy diligente para hacer espacio en una agenda ya complicada.
  2. Un adulto tiene cerrado su corazón a las nuevas relaciones. Hay un momento de la vida en el que estamos ávidos de relaciones de amistad (niñez, adolescencia), otro en el que se van definiendo las relaciones que nos acompañarán para toda la vida (juventud) y otro en el que esos espacio relacionales ya están ocupados y muy definidos (adultez). Pero al venir a Cristo, un adulto tendrá que abrirse de nuevo a cultivar relaciones con sus hermanos de la iglesia, un reto mayor en la adultez, pues los recursos de paciencia y disposición para experimentar y decepcionarse ya están muy disminuidos. Un adulto ya tiene el número de amigos con que le es alcanzable relacionarse y con los que ya pagó el precio de convivir (decepción, reconciliación, costumbre); «exponerse» a nuevas relaciones profundas será un gran sacrificio. Adicional al costo de establecer nuevas relaciones, está el costo emocionl de tener que sacrificar otras, pues posiblemente no sean la mejor compañía para su nueva vida en Cristo.

    Un adulto ya tiene el número de amigos con que le es alcanzable relacionarse y con los que ya pagó el precio de convivir (decepción, reconciliación, costumbre); «exponerse» a nuevas relaciones profundas será un gran sacrificio.

  3. Somos despertados a una nueva realidad que anteriormente no veíamos, y eso nos lleva a una transición que puede ser agotadora.

    Un adulto tiene que aprender de nuevo. Todos tenemos una serie de ideas por las que regimos nuestras vidas, ya sea en forma explícita o implícita: alguna filosofía, unas convicciones fundamentales, unos valores, una forma en la que hemos llegado a ver el mundo. Estas se van integrando a nuestra forma de pensar y de vivir paulatinamente, y al llegar a ser adultos ya son una parte tan profunda de nuestra identidad que llegan a definirnos. Entonces, cuando siendo adultos venimos a Cristo recibimos una nueva cosmovisión, somos despertados a una nueva realidad que anteriormente no veíamos, y eso nos lleva a una transición que puede ser agotadora, pues cosas que antes hacíamos y decidíamos sobre la marcha usando nuestra anterior cosmovisión, sin pensar mucho, pues habíamos operado con ella desde siempre, ahora requieren ser filtradas por nuestras nuevas convicciones. Vivir a la luz de una nueva convicción es como aprender un nuevo idioma y tener que desenvolvernos con él: seremos inicialmente mucho más lentos y cada día terminaremos agotados; hasta que con el paso del tiempo logramos integrarlo en nosotros y volver a operar naturalmente. Venir a Cristo en nuestros primeros años es como ser un nativo en el idioma.

    Vivir a la luz de una nueva convicción es como aprender un nuevo idioma y tener que desenvolvernos con él: seremos inicialmente mucho más lentos y cada día terminaremos agotados.

  4. Un adulto tiene que renunciar. Con el avance de la vida nos vamos comprometiendo en cosas a las que no es sencillo renunciar: relaciones, trabajos, formas de entretenimiento. Esto se puede ilustrar con mudarse de una ciudad a otra: para un niño es difícil, pues aquí está su escuela y sus amiguitos, o porque es el único lugar que ha conocido, pero al llegar a la nueva ciudad pronto se acostumbra. Para un adulto la ciudad que está dejando son sus raíces, su historia, su prestigio y reconocimiento, su capital relacional, moral e intelectual; en resumen, su vida misma. No es solamente el temor al cambio, es el dolor de la renuncia: tener que comenzar de nuevo, dar lo anterior por perdido, establecer nuevas bases y comenzar desde ahí a crecer. Ese es el costo del discipulado, la razón por la que es tan difícil llegar a ser cristianos; y la única manera en que podemos pagar ese alto precio es con la providencial ayuda de Dios. Quien vino siendo un niño puede sentirse agradecido por no haber gastado gran parte de su vida en la vanidad, pero un adulto puede testificar especialmente del poder de Dios en el evangelio, que le sacó del mundo con mano su poderosa.

    El que ama su vida, la perderá; y el que aborrece su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. Juan 12:25

    Quien vino siendo un niño puede sentirse agradecido por no haber gastado gran parte de su vida en la vanidad, pero un adulto puede testificar especialmente del poder de Dios en el evangelio, que le sacó del mundo con mano su poderosa.


    Ese es el costo del discipulado, la razón por la que es tan difícil llegar a ser cristianos; y la única manera en que podemos pagar ese alto precio es con la providencial ayuda de Dios.

Relacionado Artículo: Sé responsable por alguien más.

Foto — Alex Pavloff / UNSPLASH

  1. Filipenses 1:6 —«Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo» []
  2. Estadística del Movimiento 414 []
  3. «Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Mateo 28:18-19 []
Jun 20, 2018
Archivado en: Artículos, Selecciones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos

La misericordia es la expresión intencional del amor, impulsada por el Espíritu Santo y expresada ante aquellos que de forma natural no entrarían en nuestro radar.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.

Dos (2) fuertes <br>motivaciones para orar

Dos (2) fuertes
motivaciones para orar

Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud ante nuestro Señor, ¡y rendir cuentas! Cuando venimos a su presencia, aún antes de abrir los labios con nuestra actitud ya estamos hablando.

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.