Trabajo en equipo / Hechos 13

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Rafael Pérez

Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. Hechos 13:1-3

Dos cosas llaman mi atención al leer la vida de la iglesia que estaba en Antioquía tal como se detalla en Hechos 13: primero la abundancia de dones que estaban allí presentes y después que en todas las descripciones estos hermanos se ven juntos, como un equipo, y no como entes individuales: servían y ayunaban juntos, eran guiados juntos por el Señor, oraban juntos para enviar a sus hermanos, y no los enviaban solos, sino de a dos. ¡Muchos dones y trabajo en equipo!

Difícil y necesario

Trabajar en equipo no será fácil la mayoría de las veces, se generarán conflictos y malos entendidos. El trabajo puede que resulte ser mucho más lento, sobre todo en equipos nuevos o no muy bien coordinados. De todos modos, vale la pena trabajar en equipo, y para hacerlo conviene tener presente las motivaciones que nos llevaron a dejar de trabajar solos. Si estás luchando para integrarte a un equipo o mantenerte dentro, espero que alguna de estas cuatro motivaciones te sea de utilidad. Son cortas, puedes leerla ahora y releerlas cuando vuelvas a necesitarlo, verás que trabajar en equipo es difícil, pero necesario.

  1. Si Dios me hizo para trabajar en equipo me puede ayudar para que logre trabajar así.

    Dios me hizo para trabajar en equipo. Esta es la razón más importante que puedo encontrar en medio de las dificultades (conflictos, malos entendidos, diferencias de temperamento, de prioridades o decepciones) para resistir y no volver a trabajar en soledad. Dios es bueno, Dios es sabio, Dios es poderoso, y si fui diseñado por Él para operar corporativamente, no solamente como un ente individual. Aunque en este momento no pueda percibirlo sé que es lo mejor para mí, que me conviene y que puedo por él ser ayudado a dar fruto trabajando junto a otros. Todas las imágenes con que se describe la iglesia en el Nuevo Testamento son comunitarias, colectivas, plurales: un cuerpo, una familia, un edificio, un jardín y un rebaño. Si Dios me hizo para trabajar en equipo me puede ayudar para que logre trabajar así.

  2. Dios en su soberanía nos hizo abundantes de una cosa y al mismo tiempo carentes de las otras para que amemos más la compañía que la soledad.

    Otros tienen dones que yo no tengo. Con el don que he recibido puedo hacer algo, pero el trabajo será mucho más grande y mejor si unimos nuestros diferentes dones. Aún con mi mejor esfuerzo no podré tener los dones que Dios en su soberanía no puso en mí, sino en ellos, mis hermanos. Tengo que desear tanto los dones de los otros, y habituarme a ellos, hasta el punto que encuentre satisfacción en ir más lento o un poco menos cómodo para poder sentir el beneficio de tenerlos. Es como un músico que paga el precio de lidiar con otros músicos para poder juntos interpretar una pieza musical. Quiere estar con ellos porque ya sus oídos se habituaron a la música que pueden hacer juntos, él solo puede hacer alguna música, pero nunca será igual. Dios en su soberanía nos hizo abundantes de una cosa y al mismo tiempo carentes de las otras para que amemos más la compañía que la soledad.

  3. Sería una gran pérdida alcanzar un alto nivel de excelencia en el uso individual de nuestros dones mientras nuestro carácter permanece en el mismo lugar de siempre.

    Mis dones pueden ser desarrollados en la soledad, pero mi carácter crece en compañía. La meta no es solamente servir bien a otros, llegar lejos o más rápido, sino que el carácter de Cristo sea formado en mí, y para que esto suceda, tengo que trabajar junto a otros. De hecho, son las dificultades que se generan en la interacción con nuestros hermanos los medios más frecuentes que usa nuestro padre para moldearnos. Así lo dice Proverbios 27:17 «Hierro con hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo». Sería una gran pérdida alcanzar un alto nivel de excelencia en el uso individual de nuestros dones mientras nuestro carácter permanece en el mismo lugar de siempre. Trabajar en equipo nos permite crecer en ambas direcciones: hacia adentro (carácter) y hacia afuera (dones).

  4. Evitar la vanagloria debería ser una razón de peso para trabajar siempre por lo menos junto a uno más.

    Trabajar en equipo es más seguro. El ego y la vanagloria están atados a la soledad. Hay un momento al cuál todo siervo del Señor le debe temer y es a quedar en la situación de haber hecho algo tan grande o excelente que tenga que lidiar él sólo con el reconocimiento de los hombres. ¡Qué seguro está el siervo que trabajó junto a otros, el que puede decir «hemos sido usados por nuestro Dios para avanzar esta gran obra»! No solamente tiene más deleite, al tener con quien celebrar, sino que está mucho mejor protegido, pues los reflectores nunca estarán directamente o solamente sobre él. Evitar la vanagloria debería ser una razón de peso para trabajar siempre por lo menos junto a uno más.

Relacionado Puedes escuchar también este audio: Los beneficios de la compañía.

Feb 7, 2019
Archivado en: Artículos, Selecciones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

No hace falta estar en la primera juventud, sino estar frescos en la presencia del Señor y prestos para responder cuando se nos requiera.

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.

Una guía, en tres etapas, para el estudio bíblico

Una guía, en tres etapas, para el estudio bíblico

Sin importar los años que tengas estudiando la Biblia siempre volverás a los fundamentos (Cristo y el evangelio), siempre estarás estudiando todas las Escrituras para tener más contexto y resumiendo en forma de doctrina, cada vez con más claridad, las cosas que vas aprendiendo.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Si realmente los cristianos tenemos una doctrina superior, debería serlo también nuestra manera de vivir. A diferencia de la filosofía, que encuentra su propósito en el conocimiento por sí mismo, la doctrina cristiana carece de valor cuando solamente se entiende; hasta que no somos llevados a actuar, a decidir, a cambiar de rumbo, ella no ha alcanzado su propósito.

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.