Trabajo / Descanso

Trabajo y descanso para Su gloria

Rafael Pérez

Seis días se trabajará, mas el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún trabajo haréis; día de reposo es de Jehová en dondequiera que habitéis. (Levíticos 23:3)

Este artículo lo escribí con parte de las notas que produje para el segundo punto del sermón que prediqué el pasado domingo en nuestra iglesia (La respuesta de Dios para el exceso de trabajo) y se quedaron fuera por falta de espacio. Pueden leer el artículo anterior con el primer punto: La bendición del trabajo.

Así como algunos adolescentes fuman sin desearlo para aparentar ser grandes, muchos adultos simulan tener la agenda llena y muchas llamadas entrando, para aparentar ser importantes.

El el agitando mundo actual todos pretenden estar ocupados en la labor de «ganarse la vida», tanto, que entrar en reposo está mal visto. Hasta quien por pereza no está trabajando simula estarlo: se mueve de un lado a otro sin un rumbo claro para que su falta de acción no llame la atención. Detenerse o moverse lento, según la corriente de este mundo, está mal visto, si intentamos detenernos pronto el mundo se encargará de darnos un bocinazo para ponernos en movimiento. Quizás sea una actitud aprendida, pues así como algunos adolescentes fuman sin desearlo para aparentar ser grandes, muchos adultos simulan tener la agenda llena y muchas llamadas entrando, para aparentar ser importantes. La realidad es que casi todo el mundo está menos ocupado de lo que parece y la pereza1 —no solamente el exceso de trabajo— sigue siendo un problema en el aparentemente ocupado mundo actual.

(El domingo pasado introduje el sermón sobre el trabajo con un llamado a dejar de simular, pues el reposo es una pausa posterior al trabajo y no solamente ocio. Cuando reposamos miramos hacia atrás la obra de nuestras manos y nos alegramos. Siendo así, quien no trabaja, sino que solamente simula, nunca podrá reposar; cuando mira hacia atrás tampoco se alegra, sino que se entristece.)

Diferencia entre ocio y reposo

Lo que el creador ha establecido para sus creaturas no es el retiro, sino, un conjunto de ciclos consecutivos y saludablemente cortos de trabajo y descanso.

La precondición que ha ordenado Dios para entrar en reposo al séptimo día es haber seguido su ordenanza previa: trabajar los seis días anteriores, para su gloria. Esa es una gran diferencia entre el ocio y el reposo: el reposo es una pausa saludable «posterior» al trabajo con un objetivo preciso (reflexión, preparación, disfrute). El ocio, por el contrario, es descanso sin cansancio, es pausa sin acción, es dejar pasar el tiempo sin glorificar a Dios. Así mismo, lo que el creador ha establecido para sus creaturas no es el retiro, un ajetreo constante durante sesenta años esperando poder entrar al final en un período de ocio —pausa sin acción durante quizás diez años—, sino, un conjunto de ciclos consecutivos y saludablemente cortos de trabajo y descanso. El retiro es una ilusión que casi nadie alcanza y quien lo alcanza pronto lo abandona desilusionado, si al día de hoy no estás reposando periódicamente lo más probable es que mueras y nunca logres reposar. Lo más común es que las personas se envuelvan durante sesenta años en trabajos que ni glorifican a Dios ni le producen satisfacción —en su gloria precisamente está nuestro deleite—, buscando el mayor beneficio económico, luego, si logran «retirarse», entonces se dedican a hacer otro trabajo, quizás uno realmente relevante y para la gloria de Dios. Entonces se preguntarán que cómo fue que desperdiciaron sus vidas en otras cosas.

Trabajar para su gloria

Es su gloria y no el ocio ni el dinero, el principal fin en la vida nuestra.

La cultura popular celebra como un logro haber trabajado poco y logrado el retiro: un momento de nuestras vidas en las que ya tengamos el dinero necesario para como para dejar trabajar, pero ignora que la razón por la que Dios estableció el trabajo va mucho más allá de la acumulación de dinero; su gloria y no el ocio ni el dinero, es el principal fin en la vida nuestra. Ciertamente, con el paso de los años nuestro cuerpo va perdiendo algunas de sus facultades y vamos bajando el ritmo, nunca será igual el trabajo que hacemos para el Señor en la juventud que el que hagamos en la vejez —por eso es sabio aprovechar el tiempo y no disiparlo2—, pero en ambos momentos es posible seguir trabajando para su gloria. Lo más probable es que si al día de hoy no estamos glorificando a Dios con lo que hacemos, así como moriremos sin descansar, también muramos sin glorificarle; en vez de buscar su gloria habremos caído en la trampa de dedicar nuestra existencia a servir sin descanso a las riquezas3.

  1. Romanos 12:11 RVR «En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor». []
  2. 1 Pedro 4:3-4 RVR «Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías. A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan». []
  3. Lucas 16:13 RVR «Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas». []
May 3, 2012
Archivado en: Artículos



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Si realmente los cristianos tenemos una doctrina superior, debería serlo también nuestra manera de vivir. A diferencia de la filosofía, que encuentra su propósito en el conocimiento por sí mismo, la doctrina cristiana carece de valor cuando solamente se entiende; hasta que no somos llevados a actuar, a decidir, a cambiar de rumbo, ella no ha alcanzado su propósito.

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

No hace falta estar en la primera juventud, sino estar frescos en la presencia del Señor y prestos para responder cuando se nos requiera.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»

La realidad del ministerio bivocacional

La realidad del ministerio bivocacional

Se les llama «ministros bivocacionales» a quienes aparte de su trabajo en la iglesia tienen que hacer otros trabajos para buscar su sustento y «ministros a tiempo completo» a quienes pueden dedicar todo su tiempo al trabajo en la iglesia y desde él pueden ser sostenidos.