Sistemas Teológicos

Precauciones al sistematizar las Sagradas Escrituras

16 octubre 2014 / Rafael Pérez

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.2 Timoteo 3:16-17

Utilizad de los sistemas

Algunos ejemplos de sistematización son los credos, las declaraciones de fe o hasta la estructura de un sermón.

Una manera muy útil de estudiar la Biblia es clasificar cada una de sus enseñanzas en alguna forma determinada. A eso se le llama sistematizar. Por ejemplo, se pueden reunir todas las referencias sobre un tema que se hacen en las Escrituras para llegar a tener un entendimiento general del mismo y luego pasar a lo particular. A ese campo de estudio se le llama Teología Sistemática. Sistematizar es muy útil, por ejemplo, para entender mejor una doctrina, evitando así que al ver una parte (cómo se explica en un libro o momento de la historia) perdamos de vista el todo (cómo se explica a lo largo de toda la revelación). Algunos ejemplos de sistematización son los credos, las declaraciones de fe o hasta la estructura de un sermón. De hecho, al exponer las Escrituras siempre sistematizamos, pues en el mismo momento que elegimos un punto de partida y un punto final (alcance), determinadas partes y un orden lógico, ya se ha creado un pequeño sistema. Es algo muy necesario que un ministro de la palabra conozca bien un buen sistema de doctrina, pero me parece todavía más necesario que conozca aún mejor las Sagradas Escrituras en su conjunto y reconozca su absoluta superioridad. Existen ciertos riesgos al sistematizar que considero necesario advertir, pues ya sea que lo estructuremos nosotros o que seamos expuestos a un sistema, seamos sabios, usándolo como herramienta sin extralimitarnos.

Peligros a evitar

[Las Escrituras] se perciben como un armonioso sistema, con un centro al que todo apunta (Cristo), un hilo conductor que mantiene todas las partes bien cohesionadas (la historia de la redención) y un propósito que hace que todo tenga sentido (la gloria de Dios).

Es natural que busquemos patrones en la revelación de Dios, siendo el primero de ellos las Sagradas Escrituras como sistema en sí mismas (sistema inherente). Ellas se perciben como un armonioso sistema, con un centro al que todo apunta (Cristo), un hilo conductor que mantiene todas las partes bien cohesionadas (la historia de la redención) y un propósito que hace que todo tenga sentido (la gloria de Dios). Ellas avanzan naturalmente desde la creación (en Génesis) hasta la consumación de todas las cosas (en Apocalipsis). Lo que acabo de presentar es un sistema de tres partes (Cristo como centro, la historia de la redención como hilo y la gloria de Dios como propósito) con fuerte asidero bíblico, pero para demostrar su validez yo no podría apelar a su armonía, sino que tendría que ir a diferentes partes de las Escrituras. ¡Esto es un sistema! El peligro está en que nuestra mente tiene una predisposición a aceptar como verdadera la información que se recibe de forma ordenada, y eso hace que la sistematización, a pesar de ser muy útil cuando se usa para los fines correctos (estudiar la revelación), pueda llegar a ser también muy peligrosa cuando se usa mal (extender o distorsionar la revelación). Por otro lado, cuando se ha utilizado por largo tiempo determinado sistema se corre el riesgo de exagerar su valía y equipararlo formal o tácitamente a las Escrituras, algo muy peligroso. Al refutar una sistematización algunos en vez de presentar las Escrituras, que son nuestra única fuente de autoridad, han ofrecido sus propios sistemas, terminando así en un círculo vicioso. Por eso he escrito este artículo con cinco o seis (algunos puntos se podrían unir) peligros a evitar.

  1. Un estudiante sabio de las Escrituras se acerca a ellas sin ideas preconcebidas y permite que ellas formen naturalmente su entendimiento de determinado tema.

    Evitar el sesgo del sistema. Un estudiante sabio de las Escrituras se acerca a ellas sin ideas preconcebidas y permite que ellas formen naturalmente su entendimiento de determinado tema. Acercarse con un sistema ya establecido nos puede alejar de la verdad. Esta es la razón por la que muchas personas se encuentran atrapadas en falsas religiones a pesar de leer la Biblia: ellos han sido expuestos primero a determinado sistema de error y luego, al estudiar la Biblia, en vez adaptar su entendimiento a la revelación, ven la revelación a través del sistema, y así, en vez de cambiar su entendimiento, lo confirman. Por ejemplo, si antes de tener un acercamiento natural al nacimiento virginal de Cristo, tal y como se presenta en los evangelios, se introduce en la mente del lector el dogma de la adoración de María, al estudiar el texto puede llegar a pensar que en vez de darle un anuncio el ángel Gabriel estaba adorando a la virgen: «¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres(A)». Aquí el sistema ha creado un sesgo, y el sesgo torcerá la revelación. El primer paso para sacar a alguien de este error es reducir el valor de su sistema mostrando la autoridad suprema de las Escrituras. Mencioné un sistema totalmente erróneo (adoración de María) para evidenciar el problema, pero sistemas más bíblicos también podrían crear un punto ciego en nuestro entendimiento de la revelación.

  2. Los credos y las declaraciones de fe tienen un gran valor histórico y didáctico para nosotros, pero nunca tanto como las Escrituras mismas, por antiguos que sean.

    Evitar exagerar el valor de las sistematizaciones antiguas. Las Escrituras tienen autoridad normativa como palabra de Dios inspirada, nuestras sistematizaciones no, por muy históricas que sean o difundidas que estén. Por ejemplo, Apocalipsis enseña que hay maldiciones para quien añade o quita palabras a este libro(B) (sería quitado su nombre del libro de la vida), esa advertencia debería llevarnos a ser muy cuidadosos. Sin embargo, un sistema para el estudio del libro de apocalipsis (premilenialismo, amilenialismo, postmilenialismo) no tiene la misma advertencia. De hecho se podría optar por cambiar el sistema —si se tuvieran razones para hacerlo: premilenialismo histórico, postribulacional o dispensacional— y aún seguir siendo fiel a las Sagradas Escrituras. Otro ejemplo son las «Cinco solas» con que los reformadores resumieron nuestras creencias (Sola Gracia, Sola Fe, Sola Escritura, Solo Cristo, Solo a Dios la gloria), son muy útiles para fines apologéticos, describen verdades con fuerte autoridad escritural, pero tal sistematización no constituye una autoridad en sí misma; es un recurso descriptivo, no normativo: no basta con describir el sistema para demostrar algo, hay que presentar las Escrituras, ¡siempre! Las solas son útiles, pero no concluyentes o inamovibles. Algunos podrían intentar buscar una armonía perfecta en ellas más allá de la necesidad de su momento histórico o hasta llegar a creer que el sistema mismo es inspirado por Dios y cuasi canonizarlo, pero bien harían en recordar que apuntaba no a ser exhaustivo, sino a refutar cinco faltas muy graves que estaban presentes en la iglesia en el siglo dieciséis y los reformadores estaban haciendo frente. Si la Reforma Protestante hubiese sido hoy, bien podrían haber sido cuatro solas, ¡o seis! Algunos han propuesto Suprema Escritura como alternativa a Sola Escritura, algo que ningún maestro conservador propondría si se tratara de un término escritural. Los credos y las declaraciones de fe tienen un gran valor histórico y didáctico para nosotros, pero nunca tanto como las Escrituras mismas, por antiguos que sean. (Mi interés no es desmeritar las «cinco solas», los credos o las confesiones de fe históricas, sino reclamar la autoridad de la Biblia misma más allá de cualquier sistematización.)

  3. Evitar las presentaciones absolutas. Cuando presentamos una sistematización tenemos que ser cuidadosos para no dar una impresión de que es absoluta. Expresiones como «los» cuatro pasos para esto o aquello, «las» N doctrinas fundamentales, o «los doce principios irrefutables» hacen que nuestras ideas (falibles) lleguen a ostentar una autoridad que no le corresponde. Entiendo que esto puede ser un recurso utilizado sin esa intención, pero si no en el título, en el cuerpo o en el contexto debe quedar claro que los pasos podrían ser en vez de cuatro tres y que tales doctrinas son fundamentales según nuestro entendimiento o propósito, no de forma universal. Lo que nunca deberíamos hacer es defender esas estructuras como si fueran inamovibles, cosa que sí haríamos con las Sagradas Escrituras.
  4. La buena retórica no necesariamente es buena teología, y la mala teología, por muy bien presentada que esté, siempre termina mal.

    Evita inferir doctrinas desde el sistema. Los sistemas son útiles para estudiar o presentar doctrinas, no para establecerlas. Es posible tomar diferentes partes de las Escrituras y presentarlas en determinado orden que sea favorable a nuestro propósito, pero al hacerlo, ya no estaríamos exponiendo las Escrituras, sino manipulándolas a nuestra conveniencia. Esto es sumamente peligroso. He escuchado sermones de siete puntos que avanzan peligrosamente hacia el abismo, y en su avance, la gente queda como anestesiada, pues se entrega a la progresión y apaga el discernimiento. La buena retórica no necesariamente es buena teología, y la mala teología, por muy bien presentada que esté, siempre termina mal.

  5. Así como ningún templo humano podía contener a Dios, ninguno de nuestros instrumentos retóricos será suficientemente amplio, armónico o concluyente.

    Evitar ajustar las Escrituras al sistema. Quien se aferra a un sistema siempre se verá en la necesidad de forzar para poner o quitar, pues no necesariamente encajará naturalmente en todas las partes del todo. Ilustrémoslo con la geometría: al entrar el círculo en el triángulo siempre se desperdician tres lados y si se entra un cuadrado en el círculo las cuatro esquinas siempre se quedan fuera. Se podría buscar un sistema doctrinal tan exhaustivo que incluyera todas las doctrinas, pero no es necesario, las propias Escrituras tienen ya su sistema inherente. En vez de buscar que toda la Escritura entre en nuestro sistema, busquemos que nuestro sistema se adapte ellas. Y cuando encontremos que nuestro sistema se queda corto para explicar correctamente un aspecto de la revelación, reconozcámoslo humildemente y volvamos a la fuente. Así como ningún templo humano podía contener a Dios, ninguno de nuestros instrumentos retóricos será suficientemente amplio, armónico o concluyente para describirle.

  6. Ante asuntos que están en tensión, bien haríamos en sistematizar cada parte y dejar el tema abierto.

    Evitar ordenar mecánicamente dilemas revelaciones. Hay asuntos que al parecer fueron la voluntad de Dios que se tomaran juntos, no uno primero y otro después. Uno de estos dilemas es la fe y el arrepentimiento, la única manera de establecer cuál va primero y cuál va después es creando nosotros un sistema que priorice algún aspecto del carácter o plan de Dios, asumirlo y después volver a leer la Biblia. Lo mismo pasa con la seguridad de nuestra salvación y la advertencia de cuidarla, con la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre, con la perseverancia y con la apostasía; no es una cosa o la otra, sino ambas a la vez. Al usar un sistema nos parecerá que resolvimos el problema, pero realmente lo que hicimos fue resaltar una parte mientras se matiza la otra, o poner cronológicamente cosas que Dios colocó de forma concomitante o dejó sin especificar. El mismo Ordo Salutis (orden de la salvación) crea divergencias entre personas que han experimentado de primera mano la salvación. Ante asuntos que están en tensión, bien haríamos en sistematizar cada parte y dejar el tema abierto. Un buen ejemplo de esto es la Teología Sistemática en dos tomos de James Leo Garrett.

Termino animando a mis hermanos a sistematizar, pero a hacerlo con sabiduría, evitando que nuestras propias construcciones ocupen el lugar de la revelación de Dios. Los maestros del pasado nos han dejado un buen legado de sistematizaciones (Credo Apostólico, Confesión de Fe de Westminster, buenos tomos de teología sistemática) que pueden sernos muy útiles para estudiar las Escrituras, pero al predicar, prediquemos las Escrituras, no nuestros sistemas preferidos. Sabemos que «toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia(C)». Recuerda, «toda la Escritura» no las sistematizaciones. Un maestro sabio sabrá separar el vaso de la fuente y lo didáctico de lo normativo. Una señal de alerta es acusar a quienes no comparten tu sistema de ser poco bíblicos, pues significa que ya igualaste el valor de tu construcción con el de las Sagradas Escrituras.

  1. Lucas 1:28 []
  2. Apocalispis 22:18-29: «Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro». []
  3. 2 Timoteo 3:16 []
Archivado en: Artículos, Selecciones
  • Stalin Regalado Holguin II

    Muy buen trabajo. Nos advierte, pero a la vez nos enseña. Gracias Pastor por esta edificante publicación.

    • reperez

      Saludos Stalin. Que bueno verte por aquí. Recuerdo haber hablando contigo de estos temas, que bueno que lo encontraste por escrito. Dios te guarde.

      • ERNESTO GAMBOA

        Hola Rafael que bueno que sigue hacia adelante y que eres pastor, se que me recuerda de los EDC santo domingo este cuando trabajamos juntos por algún tiempo tu en educacion y yo como parte de la directiva al junto de Amarilis la presidenta.
        Bendiciones.
        Ernesto Gamboa



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Seis (6) razones por las que no es sabio utilizar los resultados como fuente de autoridad

Seis (6) razones por las que no es sabio utilizar los resultados como fuente de autoridad

Que Dios te use a pesar de tu desvarío no es un testimonio se Su aprobación, sino de Su soberanía. Dios es el creador y el hombre la creatura, el creador puede usarnos soberanamente como herramienta suya sin que su trato implique que se agrade en nosotros.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto: por su gracia y para su gloria

Fruto no es cualquier cosa «buena» que se manifiesta en la vida de alguien, sino, solamente aquello que se manifiesta como consecuencia de la vida de Cristo y que sin Cristo sería imposible que se manifestara.

Importancia y utilidad de la diaconía

Importancia y utilidad de la diaconía

Todo cristiano anhela ver el crecimiento de la iglesia, pero sabemos que esto no depende de nosotros mismos: es un milagro, algo sobrenatural que Dios se ha reservado para Él. Lo que sí está a nuestro alcance es sembrar en tantos lugares como nos sea posible, orar y esperar en el Señor, y si vemos fruto, administrar la cosecha como mejor podamos.

La gracia común

La gracia común

Los cristianos podemos aceptar con facilidad que Dios ha mostrado su amor para con nosotros de una manera especial, «en que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros», pero regularmente obviamos que la gracia común de Dios está disponible para todas sus criaturas.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».