Iglesia, Cuerpo

Una intención corporativa (Audio)

Rafael Pérez

Audio Una intención corporativa.
Descargar Mp3 Spotify Google Podcasts Apple Podcasts

Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.Efesios 4:13

Introducción
La meta en la vida del creyente no debería ser solamente su crecimiento particular, sino que debería ocuparte también de crecer junto a sus hermanos, sabiendo que somos un cuerpo, una familia, que militamos juntos en el ejército del Señor. Así mismo lo describió el Apóstol Pablo en Efesios 4:12, la clavé está en la expresión «hasta que todos lleguemos», y no solamente algunos. Les comparto a continuación, en siete minutos, algunas ideas para comenzar a tener una intención más corporativa.

Algunas citas del audio

Es como si un equipo de béisbol que ha estado consistentemente perdiendo el campeonato buscara al mejor bateador del mejor de los equipos y le contrate. Con contratar al mejor no ganará el campeonato. La iglesia del Señor se levanta y triunfa junta o pierde separada, pero no hay manera de que alcancemos nuestro propósito en forma individual.


Dos de las claves del discipulado cristiano: (1) creemos en la membresía regenerada de una iglesia y (2) al mismo tiempo creemos en el potencial del alma del creyente. Por regla general, si una persona tiene a Cristo esa persona es edificable.


Lo que sucede más frecuentemente es que los hermanos participan en un culto de adoración y se dan por satisfechos. ¡No puedes edificar la vida que no conoces! ¡No puedes edificar aquel con el que no estás conectado! Primero te conectas y después aportas. Para poder participar en la edificación corporativa de la iglesia tienes que conectarte a la vida de la iglesia, y la vida de la iglesia sucede más allá del domingo.

Relacionado Artículo: La mecánica para la edificación de la iglesia.

Feb 12, 2019
Archivado en: Sermones en Audio



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Vale la pena trabajar en equipo, y para hacerlo conviene tener presente las motivaciones que nos llevaron a dejar de trabajar solos.

La mecánica para la edificación de la iglesia

La mecánica para la edificación de la iglesia

Comenzar el trabajo de edificación sin comprender bien el mecanismo solamente conduce a la frustración y a un cansancio sin fruto.

Algunas motivaciones para tener un Campamento Bíblico de Verano

Algunas motivaciones para tener un Campamento Bíblico de Verano

Es un esfuerzo enorme desde todos los puntos de vista y lo que nos impulsa es la convicción: los niños tienen alma, y la suya tiene el mismo valor que la de un adulto. Así mismo, creemos que los medios de gracia del Señor pueden alcanzar a los pequeños desde la más tierna a edad.

La prioridad de la oración (Audio)

La prioridad de la oración (Audio)

En medio de los días difíciles que está viviendo nuestra nación, la iglesia cristiana ha sido insistentemente cuestionada por su pasividad en tomar parte. Nuestros conciudadanos, y también nuestros miembros, están a la espera de que las iglesias cristianas se manifesten: que salgan a las calles, que levanten pancartas; nuestro silencio es tenido en el mejor de los casos como indolencia, y en el peor como complicidad.

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Si realmente los cristianos tenemos una doctrina superior, debería serlo también nuestra manera de vivir. A diferencia de la filosofía, que encuentra su propósito en el conocimiento por sí mismo, la doctrina cristiana carece de valor cuando solamente se entiende; hasta que no somos llevados a actuar, a decidir, a cambiar de rumbo, ella no ha alcanzado su propósito.

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.