Salmo 100

[Audio] Salmo 100: Cuatro (4) llamados piadosos

Rafael Pérez

Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo. Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre. Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones.Salmo 100:1-5

Este fue el sermón de fin de año (pueden ver también el del 2015: sabiduría para cerrar un año) en nuestra iglesia local, cerrando un 2017 en el que fuimos desafiados en casi todas las áreas imaginables. Expuse los cuatro llamados que hace el salmista en el Salmo 100 con el propósito de que nos propongamos como iglesia responder a cada uno de ellos en este nuevo año que el Señor nos concede. Sobre el primero de los puntos (cantad al Señor con alegría) vuelvo sobre el canto congregacional, que ha sido uno de nuestros temas frecuentes en los últimos tiempos, y con relación al segundo (servid a Jehová con alegría) pueden ver un audio del 2015: el sacrificio de alabanza. Les comparto la introducción y el audio del sermón.


INTRODUCCIÓN Al terminar diciembre muchas personas escriben sus resoluciones de fin de año. Otras prefieren no hacerlo, pues su experiencia ha sido volver en corto tiempo a las cosas de siempre. En esto no tenemos mandamiento, pero así como las organizaciones tienen metas la iglesia de Cristo debería proponerse cada año (con la ayuda del Señor y en su temor) alcanzar un nivel más alto en su devoción; objetivos concretos para desafiarnos y sacarnos de nuestra zona de comodidad. El Salmo 100 es un punto de partida, pues el salmista hace una serie de llamados piadosos que haríamos bien en proponernos responder: cantad, servid, reconoced y entrad. Estas podrían ser nuestras metas como iglesia para el año entrante.

Audio Salmo 100: Cuatro (4) llamados piadosos. Sermón predicado en nuestra iglesia el Domingo 31 de Diciembre del 2017. Descargar MP3

Ene 3, 2018
Archivado en: Sermones en Audio



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

María: cualidades de una madre ejemplar (Audio)

María: cualidades de una madre ejemplar (Audio)

Prediqué este sermón el domingo pasado con motivo del día de las madres, pero como todas las Escrituras, es apropiado para toda la familia.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Los retos de discipular adultos

Los retos de discipular adultos

Si viniste a Cristo siendo un adulto y estás luchando para hacer en tu vida la voluntad del Señor, espero que en este artículo puedas ver que no estás solo y encontrar aliento. ¡Confía en el poder del Evangelio!

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

El acondicionamiento físico (fitness) es la religión de nuestro tiempo, algo que consume gran cantidad de la atención mental y domina los temas en las conversaciones de sobremesa, mientras consumimos los últimos bocadillos.

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Alguien puede decirte lo que Dios espera de ti, pero nadie puede prepararte para que eso haga sentido en tu mente, y aún menos, para que encuentres agradable hacer algo que frecuentemente va en contra de tus intereses materiales o deseos carnales.

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.