Distracción

Distracción: poco fruto

Rafael Pérez

Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. (Mateo 16:22-23)

Este artículo lo escribí con parte de las notas que produje para el sermón que prediqué el domingo pasado (Fruto para su Gloria) y se quedaron fuera por falta de espacio. Luego compartiré otros materiales sobre el mismo tema.

Distraernos en cosas secundarias aunque no necesariamente sean pecaminosas es la tentación más común.

La generalidad de los cristianos busca intencionalmente apartarse del pecado, lo que no es tan común que se busque es apartarse de las distracciones, que son tan dañinas como el pecado mismo y mucho más abundantes, pero pueden pasar desapercibidas o hasta tener la apariencia de piedad. Nuestro gran reto es identificar dónde poner nuestros recursos (tiempo, dinero, talento, relaciones) de forma tal que produzcan el mayor fruto para la gloria del Padre; Satanás propone que los pongamos en otra parte, regularmente para la gloria nuestra y nuestra perdición. Distraernos en cosas secundarias aunque no necesariamente sean pecaminosas es la tentación más común: el abuso del trabajo —incluido el trabajo ministerial— o el abuso del reposo son distracciones populares que por no tener la connotación negativa de la borrachera, el adulterio o la idolatría se pasan por alto. Satanás aviva en nosotros los deseos de la carne, pero también es el engañador y padre de la mentira1; así como constantemente busca postrarnos ante el pecado para ensuciarnos y evitar que llevemos mucho fruto también busca distraernos y logra con ello el mismo propósito.

Un ladrón

La expresión «ten compasión de ti mismo» es una de las ideas más comunes que Satanás pone en nuestra mente para buscar que sigamos nuestra propia agenda y no la de Dios.

Así como el ladrón distrae a su víctima por un lado llenando sus ojos de algo vano o impresionándole con mentiras para robar por el otro lado, lo hace Satanás. Cristo caminaba directamente hacia la cruz, poniendo en ello todos sus recursos para así glorificar al Padre2. En el último momento enfrentó la tentación de buscar su propia gloria haciendo su propia voluntad. Pedro le propuso algo que tenía toda la apariencia de piedad pero evidenció la influencia engañadora de Satanás sobre él en forma de distracción. Paradójicamente, pretendía disuadir al Maestro de ir a la Cruz para salvar su vida de la muerte: ¡Pedro quiso salvar al salvador! Su intención parece ser muy loable pero era totalmente imprudente y contraria al propósito eterno de Dios. La expresión «ten compasión de ti mismo» debe de ser anotada, pues es una de las ideas más comunes que Satanás pone en nuestra mente para buscar que sigamos nuestra propia agenda y no la del Padre. El fin último en la vida de Cristo era la cruz, para la gloria del Padre y el beneficio nuestro, el trabajo de Satanás era disuadirlo, lo hizo tentándolo al comienzo de su ministerio por medio distracciones y lo siguió haciendo hasta el final. La respuesta que recibió de Cristo siempre fue la misma: «apártate de mí Satanás», «escrito está». La nuestra debería ser similar.

  1. Juan 8:44 RVR: «Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira». []
  2. Juan 17:4 RVR: «Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese». []
Abr 19, 2012
Archivado en: Artículos



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Si realmente los cristianos tenemos una doctrina superior, debería serlo también nuestra manera de vivir. A diferencia de la filosofía, que encuentra su propósito en el conocimiento por sí mismo, la doctrina cristiana carece de valor cuando solamente se entiende; hasta que no somos llevados a actuar, a decidir, a cambiar de rumbo, ella no ha alcanzado su propósito.

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Asuntos básicos como tener una agenda o un presupuesto podría impactar más en tu crecimiento espiritual de lo que has sido consciente.

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.