Vejez, Ancianos cristianos, adultos mayores

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

Rafael Pérez

Estaba Eliseo enfermo de la enfermedad de que murió. Y descendió a él Joás rey de Israel, y llorando delante de él, dijo: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! 2 Reyes 13:14

Eliseo, el profeta del Señor, tuvo un dilatado ministerio que se proyectó por cincuenta años a lo largo del reinado de cuatro reyes de Israel: Acab, Jehú, Joacaz y Joás. Pero no en todos los años tuvo el mismo nivel de actividad: el comienzo de su ministerio, cuando sucedió a Elías y recibió la doble porción que anhelaba, fue mucho más activo que el final, donde por décadas estuvo en un relativo anonimato; pero en todos los momentos, en los de mucha fortaleza física y en los de relativa debilidad, sirvió el profeta a Dios con mucha fidelidad.

Físicamente disminuido, espiritualmente poderoso

El momento final de su vida llama la atención: ya enfermo, quizás pasaba de los ochenta años y estaba a punto de morir en relativo anonimato, entonces el rey Joás vino a visitarle, no tanto para buscar algún servicio espiritual sino en un gesto de gratitud, por haber sido un profeta utilizado por Dios en otros tiempos para el bienestar de su pueblo. En medio de la visita sucedió algo impresionante. Cuando Eliseo ya no lo esperaba, cuando quizás tampoco lo esperaban el rey ni el pueblo, aún en medio de la enfermedad y ante la perspectiva de su muerte inminente, Dios vino otra vez y le usó con poder para profetizar la destrucción de los enemigos de su pueblo. ¡Lo que el profeta anheló y no consiguió en sus años de mayor vigor! Todo sucedió de forma muy rápida e imprevista, se describe en 2 de Reyes 13:14-19. Con la autoridad con que hablan los representantes del Señor el debilitado profeta fue guiando al rey de Israel a lo largo de dos lecciones objetivas: lanzar una flecha al oriente (poniendo sus debilitadas manos sobre las manos del rey) y golpear el suelo con las flechas en Señal de la victoria.

El vigor que realmente importa

No subestimemos nuestros viejos: cuando nuestros hermanos estén llenos de años y en medio de los achaques de las enfermedades, quizás no puedan ser utilizados para las mismas cosas que en su juventud, pero Dios en su poder y soberanía aún puede usarles, y lo que el mundo entiende que ya es una carga puede ser el medio que Dios utilice para traernos una gran victoria.

Para hacer avanzar la obra del Señor el vigor espiritual es el que realmente importa.

Esto debe ser de aliento para nuestros hermanos mayores, pero también para la iglesia en general. No subestimemos nuestros viejos: cuando nuestros hermanos estén llenos de años y en medio de los achaques de las enfermedades, quizás no puedan ser utilizados para las mismas cosas que en su juventud, pero Dios en su poder y soberanía aún puede usarles, y lo que el mundo entiende que ya es una carga puede ser el medio que Dios utilice para traernos una gran victoria. Si un creyente anciano, por faltarle las fuerzas físicas llegara a pensar que ya no es útil, debería reconsiderarlo, pues para hacer avanzar la obra del Señor el vigor espiritual es el que realmente importa. Aún en tu debilitad1 Dios sigue siendo potente y se goza en utilizar instrumentos limitados, enfermos y postrados en cama para demostrar que son solamente eso, instrumentos debilitados en las manos de un Dios todo poderoso. Una de las más hermosas expresiones del amor en una iglesia local es ver a los jóvenes involucrando en el servicio con paciencia y alegría a sus hermanos mayores.

Aún en tu debilitad Dios sigue siendo potente y se goza en utilizar instrumentos limitados, enfermos y postrados en cama para demostrar que son solamente eso, instrumentos debilitados en las manos de un Dios todo poderoso.

Nuestros hermanos mayores pueden hacer grandes contribuciones a la iglesia local: con la sabiduría que han adquirido en Cristo a través de los años, con un testimonio de militancia cristiana y perseverancia en las diferentes temporadas de la vida, y aún más, con los recursos espirituales: la oración, la exhortación y la palabra de ánimo. No hace falta estar en la primera juventud, sino estar frescos en la presencia del Señor y prestos para responder cuando se nos requiera. ¡Gloria al Señor por aquellos creyentes que sirven bien al pueblo en todas las etapas de su vida y aún más por aquellos a los que se le concede la gracia de despedirse sirviendo! Así mismo oró el salmista:

Aun en la vejez y las canas, oh Dios, no me desampares, hasta que anuncie tu poder a la posteridad, y tu potencia a todos los que han de venir. Salmos 71:18

Relacionado Artículo: Los retos de discipular adultos.

  1. 2 Corintios 12:9 «Y me ha dicho: bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo». []
Feb 8, 2019
Archivado en: Artículos, Selecciones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

La mecánica para la edificación de la iglesia

La mecánica para la edificación de la iglesia

Comenzar el trabajo de edificación sin comprender bien el mecanismo solamente conduce a la frustración y a un cansancio sin fruto.

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Si realmente los cristianos tenemos una doctrina superior, debería serlo también nuestra manera de vivir. A diferencia de la filosofía, que encuentra su propósito en el conocimiento por sí mismo, la doctrina cristiana carece de valor cuando solamente se entiende; hasta que no somos llevados a actuar, a decidir, a cambiar de rumbo, ella no ha alcanzado su propósito.