La prioridad del amor

La prioridad del amor (audio)

Rafael Pérez

Audio La prioridad del amor. Sermón predicado en nuestra iglesia el Domingo 3 de Junio del 2018. Descargar MP3

Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados. Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones.1 Pedro 4:7-8

Prediqué este sermón ayer domingo. En uno de los puntos incluyo una parte del artículo que publiqué aquí la semana pasada: Congregarnos en el siglo veintiuno, tres grandes retos. Es una exposición de 1 Pedro 4:7-8, para el versículo siguiente (1 Pedro 4:9) pueden consultar el artículo Cinco maneras de mejorar en tu ministerio. Espero que les sea de edificación.)

Deseamos conectarnos a un nivel más profundo, pero hay un gran abismo entre nuestra realidad y nuestras expectativas; no en vano abundan en el Nuevo Testamento los llamados a mantener la unidad y cultivar el amor, pues necesitamos ser frecuentemente estimulados en este sentido.

INTRODUCCIÓN
Practicar la vida en comunidad ha sido un reto para todas las generaciones de cristianos. Cuando no son las divisiones las que hacen difícil la convivencia es el desorden, o algún otro de pecado. Los hombres deseamos conectarnos a un nivel más profundo, pero hay un gran abismo entre nuestra realidad y nuestras expectativas; no en vano abundan en el Nuevo Testamento los llamados a mantener la unidad y cultivar el amor, pues necesitamos ser frecuentemente estimulados en este sentido. Casi en cada epístola hay un llamado a practicar el amor, 1 Pedro es una de ellas. Aquí el Apóstol Pedro (1) describe el amor como algo prioritario, alcanzable y que debería ser ferviente; (2) muestra una buena razón para buscar que así sea y (3) presenta dos ejemplos prácticos de la expresión del amor: la hospitalidad y el servir a los demás con nuestros dones. Veremos desde este texto la prioridad del amor.

Jun 4, 2018
Archivado en: Sermones en Audio



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

(Audio) La relación pastoral

(Audio) La relación pastoral

Una valiosa relación en la vida de todo creyente es su relación pastoral, relación que debe ser edificada intencionalmente a través del tiempo con el fin de llegar juntos a glorificar al Señor. El pastor ha sido dado por Cristo a su rebaño para dirigirle, cuidarle y alimentarle, con la advertencia solemne de que un día dará cuenta por cada oveja al Señor de los pastores.

Los retos de discipular adultos

Los retos de discipular adultos

Si viniste a Cristo siendo un adulto y estás luchando para hacer en tu vida la voluntad del Señor, espero que en este artículo puedas ver que no estás solo y encontrar aliento. ¡Confía en el poder del Evangelio!

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Vale la pena trabajar en equipo, y para hacerlo conviene tener presente las motivaciones que nos llevaron a dejar de trabajar solos.

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».