Pablo a Filemón / Esclavitud

La carta a Filemón (Audio)

Rafael Pérez

Audio La carta a Filemón. Sermón predicado en nuestra iglesia el Domingo 22 de Abril del 2018. Descargar MP3

Porque quizás para esto se apartó de ti por algún tiempo, para que le recibieses para siempre; no ya como esclavo, sino como más que esclavo, como hermano amado, mayormente para mí, pero cuánto más para ti, tanto en la carne como en el Señor. Filemón 1:15-16

Introducción
En los tiempos en que se escribió el Nuevo Testamento la esclavitud era aún una institución jurídica común, socialmente admitida y practicada aún entre los cristianos. Tener sirvientes en condición de esclavos —sin libertad— para trabajos agrícolas o domésticos era una forma de acceder a mano de obra y no necesariamente tenía las connotaciones de abuso extremo y generalizado que eventualmente llegó a tener esta práctica con la llegada del colonialismo. La carta a Filemón se ocupa de la relación entre un esclavo que había escapado (Onésimo), la persona que lo recibió y ganó para Cristo (Pablo) y su amo —un creyente de buen testimonio—, al que al parecer había defraudado (Filemón). Sorprendentemente, no hay en ella un llamado a la sublevación o una condena a la esclavitud como forma de trabajo, el apóstol toma un camino más alto para lograr que Filemón reciba y perdone a su esclavo creyente: apeló a la expresión del amor cristiano, al sacrificio común que tenemos que hacer todos los creyentes por la causa, a la utilidad superior que tiene un cristiano, a las formas providenciales en que Dios interviene para alcanzar sus propósitos y al sentido de gratitud que debemos tener, haciendo por otros lo que alguien antes hizo por nosotros. El mensaje de esta carta sigue siendo muy relevante para tener una aproximación cristiana a temas muy actuales.

Jun 12, 2018
Archivado en: Sermones en Audio



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».