[Audio] Las expectativas de Dios en la crianza

Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. Efesios 6:1-4

Hacen ya siete años que comenzamos a celebrar en nuestra iglesia el día de la familia, una iniciativa de nuestro ministerio de niños. En cada mes de noviembre tomamos un domingo para invitar especialmente familias y poner a padres y a hijos en contacto con una cosmovisión cristiana sobre algún tema de su interés. Tanto los padres como sus hijos reciben instrucción, el tema de este año —para los adultos— fue un llamado para padres y para hijos: a unos a obedecer en el Señor y a otros a criar en el Señor. Les comparto la introducción y el audio del sermón.


El problema principal de las nuevas generaciones es una ira irracional, muchachos que viven rodeados de privilegios andan por la vida profundamente rotos: airados, dolidos y frustrados; actúan como si acabarán de regresar de la guerra y aún no llegan a los dieciocho años.

INTRODUCCIÓN Padres, pastores y maestros, todos podrían confirmarlo: el problema principal de las nuevas generaciones es una ira irracional, muchachos que viven rodeados de privilegios andan por la vida profundamente rotos: airados, dolidos y frustrados; actúan como si acabarán de regresar de la guerra y aún no llegan a los dieciocho años. Sus padres dicen haberles dado todo lo necesario para que crecieran fuertes y sanos, que crearon para ellos todas las oportunidades, pero aun así sus hijos lucen apagados y sin ganas de vivir. Estos han sido los resultados del sistema de crianza popular, donde Cristo puede ser una referencia, pero no es el centro. Hoy veremos las expectativas de Dios.

Audio Las expectativas de Dios en la crianza. Sermón predicado en nuestra iglesia el Domingo 5 de Noviembre del 2017. Descargar MP3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.