crianza de los hijos, crianza cristiana

[Audio] Las expectativas de Dios en la crianza

Rafael Pérez

Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor. Efesios 6:1-4

Hacen ya siete años que comenzamos a celebrar en nuestra iglesia el día de la familia, una iniciativa de nuestro ministerio de niños. En cada mes de noviembre tomamos un domingo para invitar especialmente familias y poner a padres y a hijos en contacto con una cosmovisión cristiana sobre algún tema de su interés. Tanto los padres como sus hijos reciben instrucción, el tema de este año —para los adultos— fue un llamado para padres y para hijos: a unos a obedecer en el Señor y a otros a criar en el Señor. Les comparto la introducción y el audio del sermón.


El problema principal de las nuevas generaciones es una ira irracional, muchachos que viven rodeados de privilegios andan por la vida profundamente rotos: airados, dolidos y frustrados; actúan como si acabarán de regresar de la guerra y aún no llegan a los dieciocho años.

INTRODUCCIÓN Padres, pastores y maestros, todos podrían confirmarlo: el problema principal de las nuevas generaciones es una ira irracional, muchachos que viven rodeados de privilegios andan por la vida profundamente rotos: airados, dolidos y frustrados; actúan como si acabarán de regresar de la guerra y aún no llegan a los dieciocho años. Sus padres dicen haberles dado todo lo necesario para que crecieran fuertes y sanos, que crearon para ellos todas las oportunidades, pero aun así sus hijos lucen apagados y sin ganas de vivir. Estos han sido los resultados del sistema de crianza popular, donde Cristo puede ser una referencia, pero no es el centro. Hoy veremos las expectativas de Dios.

Audio Las expectativas de Dios en la crianza. Sermón predicado en nuestra iglesia el Domingo 5 de Noviembre del 2017. Descargar MP3

Nov 9, 2017
Archivado en: Artículos



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Algunas motivaciones para tener un Campamento Bíblico de Verano

Algunas motivaciones para tener un Campamento Bíblico de Verano

Es un esfuerzo enorme desde todos los puntos de vista y lo que nos impulsa es la convicción: los niños tienen alma, y la suya tiene el mismo valor que la de un adulto. Así mismo, creemos que los medios de gracia del Señor pueden alcanzar a los pequeños desde la más tierna a edad.

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

El acondicionamiento físico (fitness) es la religión de nuestro tiempo, algo que consume gran cantidad de la atención mental y domina los temas en las conversaciones de sobremesa, mientras consumimos los últimos bocadillos.

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

No hace falta estar en la primera juventud, sino estar frescos en la presencia del Señor y prestos para responder cuando se nos requiera.