Campamento PezMundial 2010

Rafael Pérez
Campamento de PezMundial 2010

Foto: La foto del grupo @ Maimón / Bonao.

Este fin de semana tuvimos en PezMundial nuestro primer campamento: viernes sábado y domingo en un ambiente campestre alejados de la ciudad. Este era un evento muy esperado —para muchos era su primer campamento— y lo disfrutamos al máximo: buenas enseñanzas, caminatas por las montañas, competencias y mucho compañerismo. Tuvimos en la enseñanza a Fausto, un pastor de jóvenes muy cercano a nuestra iglesia, las canciones de la banda de PezMundial (Raúl Nicolás, Rull, Patricia) reforzada con mi amigo Ray Abad y un montón de actividades más. Creo que fue este el primer evento grande de nuestra iglesia en el que no tuve ninguna participación directa, pues el equipo coordinador —liderado por Tomás Ramírez— arregló todas las partes. Ellos hicieron algo glorioso para darle a Dios la gloria y su fruto es evidente.

Nuevas experiencias

Fausto Liriano / Campamento de PezMundial 2010

Foto: Tiempo de enseñanza con Fausto Liriano @ Maimón / Bonao.

Cuando un grupo de personas que regularmente comparte en un mismo punto geográfico sale de su entorno regular (lugar de reunión) y limitado (2 horas), viaja, come y duerme junta en un lugar distinto, sucede algo especial, y es que se conoce de una forma mucho más cercana y real. Adicional a esto, cuando una persona sale de su entorno regularmente está mucho más abierta a vivir nuevas experiencias y entablar nuevas relaciones, no en vano Jesús regularmente llevaba a sus discípulos fuera de la ciudad. Regresamos el domingo cansados, pero satisfechos de habernos conocido los unos a los otros de una manera mucho más real, cargados de anécdotas y recuerdos y sobre todo, con una imagen mucho más definida (en 3D) de lo que es la vida cristiana y lo que Dios puede hacer no para nosotros, sino a través de nosotros.

Ago 24, 2010
Archivado en: Actividades



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Dos (2) fuertes <br>motivaciones para orar

Dos (2) fuertes
motivaciones para orar

Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud ante nuestro Señor, ¡y rendir cuentas! Cuando venimos a su presencia, aún antes de abrir los labios con nuestra actitud ya estamos hablando.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Algunas motivaciones para tener un Campamento Bíblico de Verano

Algunas motivaciones para tener un Campamento Bíblico de Verano

Es un esfuerzo enorme desde todos los puntos de vista y lo que nos impulsa es la convicción: los niños tienen alma, y la suya tiene el mismo valor que la de un adulto. Así mismo, creemos que los medios de gracia del Señor pueden alcanzar a los pequeños desde la más tierna a edad.

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Alguien puede decirte lo que Dios espera de ti, pero nadie puede prepararte para que eso haga sentido en tu mente, y aún menos, para que encuentres agradable hacer algo que frecuentemente va en contra de tus intereses materiales o deseos carnales.

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Si realmente los cristianos tenemos una doctrina superior, debería serlo también nuestra manera de vivir. A diferencia de la filosofía, que encuentra su propósito en el conocimiento por sí mismo, la doctrina cristiana carece de valor cuando solamente se entiende; hasta que no somos llevados a actuar, a decidir, a cambiar de rumbo, ella no ha alcanzado su propósito.