Orando y conversando

Ayer domingo —hoy para mí, pues no he dormido—tuvimos otra muy buena reunión en PezMundial. Hay mucha expectativa con relación al proyecto de mudanza y esa expectativa, junto a la perseverancia que nos ha acompañado en estos cinco meses de caminar juntos, ha elevado mucho el nivel de compromiso de nuestra gente. Los jueves tenemos música, enseñanza y conversación y los domingos música, enseñanza y oración congregacional. La única diferencia entre un día y el otro es que al final, en uno conversamos y en el otro oramos los unos por los otros.

Pueden leer un resumen de nuestras actividades.

Esos dos elementos (conversación y oración congregacional), que son ahora mismo los que más nos distinguen como iglesia, son relativamente fáciles de lograr en un grupo pequeño (menos de 50), pero corren el peligro de perderse con el crecimiento. Ya estamos generando ideas y buscando formas creativas para mantenernos creciendo en número mientras seguimos orando y conversando. Ayúdenos ustedes con sus oraciones y anímense a participar de nuestra conversación, aunque sea por este medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.