[Presentación] Jesús y la mujer adúltera

Rafael Pérez

El jueves pasado estuve compartiendo en PezMundial (Comunidad) una enseñanza basada en la historia de Jesús y la mujer adúltera (Juan 8:3-11), segunda parte de la serie sobre los nuevos comienzos. (Vean la primera: El hijo pródigo.) Hablábamos de la diferencia entre nosotros y Dios a la hora de determinar quién es pecador. Antes que le trajeran a la mujer, ya Cristo conocía sus pecados, los de ella y los de sus acusadores. Esa es la principal diferencia: para nosotros, pecador es aquel que ha sido sorprendido, lo es el descuidado que permite que su pecado se haga público, pero Cristo va más allá y escudriña el corazón. Les dejo la presentación.

Presentación: Jesús y la mujer adúltera.

(Por una fuerte lluvia que cayó la noche del jueves tuvimos que recoger todos los equipos electrónicos, entre ellos el datashow, por lo tanto, la presentación no pudo ser presentada. Disfrútenla ustedes.)

Descargar la presentación (Jesús y la mujer adúltera) en formato PDF.

Ago 4, 2008
Archivado en: PezMundial (Comunidad)



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.

La realidad del ministerio bivocacional

La realidad del ministerio bivocacional

Se les llama «ministros bivocacionales» a quienes aparte de su trabajo en la iglesia tienen que hacer otros trabajos para buscar su sustento y «ministros a tiempo completo» a quienes pueden dedicar todo su tiempo al trabajo en la iglesia y desde él pueden ser sostenidos.

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

La prioridad de la oración (Audio)

La prioridad de la oración (Audio)

En medio de los días difíciles que está viviendo nuestra nación, la iglesia cristiana ha sido insistentemente cuestionada por su pasividad en tomar parte. Nuestros conciudadanos, y también nuestros miembros, están a la espera de que las iglesias cristianas se manifesten: que salgan a las calles, que levanten pancartas; nuestro silencio es tenido en el mejor de los casos como indolencia, y en el peor como complicidad.