El perro y su vómito

Rafael Pérez

Como perro que vuelve a su vómito, así es el necio que repite su necedad. Proverbios 26:11

Esto lo había leído muchas veces, pero hace unos días lo vi con mis ojos por primera vez y aún me revuelve el estómago. Tenemos un nuevo perro en la casa —le llamamos Tinto— al que le he tomado mucho cariño. Lo alimento correctamente, le cepillo su pelo con frecuencia, lo llevé a vacunar y de vez en cuanto juego con él; está precioso. Al parecer, impaciente porque tardé un poco en llevarle su comida, comió algo indebido en el patio que le hizo mal y terminó vomitando. Se notaba triste, apagado e indispuesto, pero al poco rato fue nuevamente a su vomito y comenzó a comer. Al verlo, fui corriendo a reprenderlo y quitarlo del lugar. Me dio tanto asco que casi lo eché de la casa, pero según leí, eso es algo normal para ellos, «cosa de perros». (Hay que retirarle pronto lo que vomitan para que no lo coman de nuevo.)

Así se siente Dios

Recordé el proverbio y pensé en la forma en que Dios nos mira cuando volvemos una y otra vez a repetir aquello que a nosotros nos hace daño y Él tanto repugna (pecado). Quizás volvemos a nuestros pecados usuales (vómito) porque Dios tarda un poco en darnos aquello que verdaderamente nos satisface y no nos daña. Pensé también en su tierno amor, que en vez de echarnos nos limpia. Tan repugnante como fue para mí ver a Tinto comerse su vómito amarrillo es para Dios verme a mí participar nuevamente en mis pecados usuales. Si te causa nauseas imaginar el vómito de mi perro, piensa en tu pecado favorito —tu pecado favorito es ese en el que te refugias cuando no tienes la paciencia para esperar la provisión de Dios—. Recuerda que así de feo se ve desde el cielo y que así mismo se siente Dios.

May 3, 2011
Archivado en: Reflexiones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.

La realidad del ministerio bivocacional

La realidad del ministerio bivocacional

Se les llama «ministros bivocacionales» a quienes aparte de su trabajo en la iglesia tienen que hacer otros trabajos para buscar su sustento y «ministros a tiempo completo» a quienes pueden dedicar todo su tiempo al trabajo en la iglesia y desde él pueden ser sostenidos.

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Alguien puede decirte lo que Dios espera de ti, pero nadie puede prepararte para que eso haga sentido en tu mente, y aún menos, para que encuentres agradable hacer algo que frecuentemente va en contra de tus intereses materiales o deseos carnales.

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Asuntos básicos como tener una agenda o un presupuesto podría impactar más en tu crecimiento espiritual de lo que has sido consciente.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.