El perro y su vómito

Rafael Pérez

Como perro que vuelve a su vómito, así es el necio que repite su necedad. Proverbios 26:11

Esto lo había leído muchas veces, pero hace unos días lo vi con mis ojos por primera vez y aún me revuelve el estómago. Tenemos un nuevo perro en la casa —le llamamos Tinto— al que le he tomado mucho cariño. Lo alimento correctamente, le cepillo su pelo con frecuencia, lo llevé a vacunar y de vez en cuanto juego con él; está precioso. Al parecer, impaciente porque tardé un poco en llevarle su comida, comió algo indebido en el patio que le hizo mal y terminó vomitando. Se notaba triste, apagado e indispuesto, pero al poco rato fue nuevamente a su vomito y comenzó a comer. Al verlo, fui corriendo a reprenderlo y quitarlo del lugar. Me dio tanto asco que casi lo eché de la casa, pero según leí, eso es algo normal para ellos, «cosa de perros». (Hay que retirarle pronto lo que vomitan para que no lo coman de nuevo.)

Así se siente Dios

Recordé el proverbio y pensé en la forma en que Dios nos mira cuando volvemos una y otra vez a repetir aquello que a nosotros nos hace daño y Él tanto repugna (pecado). Quizás volvemos a nuestros pecados usuales (vómito) porque Dios tarda un poco en darnos aquello que verdaderamente nos satisface y no nos daña. Pensé también en su tierno amor, que en vez de echarnos nos limpia. Tan repugnante como fue para mí ver a Tinto comerse su vómito amarrillo es para Dios verme a mí participar nuevamente en mis pecados usuales. Si te causa nauseas imaginar el vómito de mi perro, piensa en tu pecado favorito —tu pecado favorito es ese en el que te refugias cuando no tienes la paciencia para esperar la provisión de Dios—. Recuerda que así de feo se ve desde el cielo y que así mismo se siente Dios.

May 3, 2011
Archivado en: Reflexiones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

El acondicionamiento físico (fitness) es la religión de nuestro tiempo, algo que consume gran cantidad de la atención mental y domina los temas en las conversaciones de sobremesa, mientras consumimos los últimos bocadillos.

La prioridad de la oración (Audio)

La prioridad de la oración (Audio)

En medio de los días difíciles que está viviendo nuestra nación, la iglesia cristiana ha sido insistentemente cuestionada por su pasividad en tomar parte. Nuestros conciudadanos, y también nuestros miembros, están a la espera de que las iglesias cristianas se manifesten: que salgan a las calles, que levanten pancartas; nuestro silencio es tenido en el mejor de los casos como indolencia, y en el peor como complicidad.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Vale la pena trabajar en equipo, y para hacerlo conviene tener presente las motivaciones que nos llevaron a dejar de trabajar solos.

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Si realmente los cristianos tenemos una doctrina superior, debería serlo también nuestra manera de vivir. A diferencia de la filosofía, que encuentra su propósito en el conocimiento por sí mismo, la doctrina cristiana carece de valor cuando solamente se entiende; hasta que no somos llevados a actuar, a decidir, a cambiar de rumbo, ella no ha alcanzado su propósito.