La parábola de los talentos

Rafael Pérez

TalentosEl domingo pasado estuve enseñando en PezMundial (Comunidad) sobre la parábola de los talentos (Mateo 25), y sobre ella, dos palabras que deberían llenar de urgencia el corazón de cualquier cristiano sincero: medición y resultados. Sé que ambos son términos malsonantes para los oídos de muchos creyentes, pues lo que tradicionalmente se nos ha enseñando —de forma directa o indirecta—, es todo lo contrario: que medir es malo y que a Dios no le importan tanto los resultados, sino las intenciones.

Pensar así ha provocado que muchas iglesias se orienten al proceso y no al resultado, que inviertan sus recursos (tiempo, dinero, esfuerzo, dones) de manera poco sabia. Pasan de un programa a otro sin detenerse a medir el fruto que se está alcanzando por medio de estos; su satisfacción no está en aumentar lo recibido, invirtiéndolo sabiamente, sino en conservarlo, pues creen que con tal actitud glorifican a Dios. Esta parábola indica todo lo contrario: Dios no se conformará con que sólo conservemos lo recibido, si no negociamos con ello de forma tal que lo aumentemos, en vez de una felicitación y más recursos para administrar, lo que conseguiremos es ser despojados y reprendidos.

Enfoque: alcance o resistencia

Existen dos enfoques posibles: alcance o resistencia. Una iglesia enfocada en alcanzar toma riesgos, es agresiva, proactiva y emprendedora, sus ojos están puestos en el horizonte, planifica y concreta, y cuando ha concretado, hace planes nuevamente para llegar aún más lejos; en resumen, usa su libertad. Cuando el enfoque es resistir, sucede todo lo contrario, sus ojos no están puestos en el futuro, sino en el pasado, el miedo paralizante le hace guardar todos los recursos recibidos debajo del colchón; su consuelo es la falsa seguridad.

Reordenamiento de recursos

Un detalle que me llama la atención en esta parábola es que el Señor, cada cierto tiempo, hace un reordenamiento de recursos. Como buen inversionista, convoca sus administradores para que hagan la rendición de cuentas y al final, de acuerdo a los reportes recibidos, a unos le recorta el presupuesto y a otros se lo aumenta. Esto lo he predicado en muchas congregaciones como advertencia y trato de vivirlo ahora en PezMundial: las iglesias que no utilizan sabiamente los recursos que Dios ha puesto a su disposición (gente, dones, oportunidades, equipos, infraestructura), tarde o temprano serán despojadas, esos recursos irán a parar a otras inversiones del mismo Señor que estén dejando mejores beneficios. (Luego viene el lloro y el crujir de dientes: la queja, la crítica y la murmuración. El que tenga oídos para oír, que oiga.)

Jul 22, 2008



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Asuntos básicos como tener una agenda o un presupuesto podría impactar más en tu crecimiento espiritual de lo que has sido consciente.

María: cualidades de una madre ejemplar (Audio)

María: cualidades de una madre ejemplar (Audio)

Prediqué este sermón el domingo pasado con motivo del día de las madres, pero como todas las Escrituras, es apropiado para toda la familia.

Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos

La misericordia es la expresión intencional del amor, impulsada por el Espíritu Santo y expresada ante aquellos que de forma natural no entrarían en nuestro radar.

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

No hace falta estar en la primera juventud, sino estar frescos en la presencia del Señor y prestos para responder cuando se nos requiera.

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.