[PezMundial] Pasando del equipo iniciador al equipo de trabajo

Rafael Pérez

En PezMundial estamos cerrando el 2008 y preparándonos para el 2009. Ayer tuvimos una pequeña reunión con casi todos los integrantes del que ha sido el equipo iniciador: personas que han estado con nosotros desde el principio trabajando en la primera etapa de la siembra de nuestra iglesia. Este es un grupo muy heterogéneo que se compuso de forma natural en los primeros meses y se ha mantenido casi inalterado. Tengo un gran aprecio hacia todas las personas que lo componen, pues fueron ellos quienes creyeron en esta visión en el momento más difícil —cuando lo único que teníamos para mostrar era un gran sueño— y han colaborado hasta el día de hoy con generosidad por medio de todos sus recursos: tiempo, talento, dinero y relaciones.

Este equipo iniciador han sido un instrumento muy útil en las manos del Señor, pero ha llegado el tiempo de pasar al siguiente nivel: convertir el equipo iniciador, cuyos integrantes en su mayoría colaboran en PezMundial haciendo aquello que yo les solicité que hicieran, en un verdadero equipo de trabajo, cuyos integrantes desarrollan según sus dones aquellos ministerios para los cuales fueron formados por Dios. Al mismo tiempo, fortaleceremos este nuevo equipo de trabajo con la integración de otras personas que han llegado a nuestra iglesia últimamente y también están por ser involucradas en el servicio.

El puente por el cual los integrantes del equipo iniciador pasan a formar parte del equipo de trabajo es La Jornada, un proceso de integración compuesto por una serie de talleres que reciben todos los miembros de nuestra iglesia. Allí descubren sus dones, eventualmente comienzan un nuevo ministerio o se integran a alguno ya existente. A finales de este mes desaparecerá el equipo iniciador, dando paso al equipo de trabajo.

Dic 8, 2008
Archivado en: PezMundial (Comunidad)



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

La mecánica para la edificación de la iglesia

La mecánica para la edificación de la iglesia

Comenzar el trabajo de edificación sin comprender bien el mecanismo solamente conduce a la frustración y a un cansancio sin fruto.

Algunas motivaciones para tener un Campamento Bíblico de Verano

Algunas motivaciones para tener un Campamento Bíblico de Verano

Es un esfuerzo enorme desde todos los puntos de vista y lo que nos impulsa es la convicción: los niños tienen alma, y la suya tiene el mismo valor que la de un adulto. Así mismo, creemos que los medios de gracia del Señor pueden alcanzar a los pequeños desde la más tierna a edad.

La prioridad de la oración (Audio)

La prioridad de la oración (Audio)

En medio de los días difíciles que está viviendo nuestra nación, la iglesia cristiana ha sido insistentemente cuestionada por su pasividad en tomar parte. Nuestros conciudadanos, y también nuestros miembros, están a la espera de que las iglesias cristianas se manifesten: que salgan a las calles, que levanten pancartas; nuestro silencio es tenido en el mejor de los casos como indolencia, y en el peor como complicidad.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Alguien puede decirte lo que Dios espera de ti, pero nadie puede prepararte para que eso haga sentido en tu mente, y aún menos, para que encuentres agradable hacer algo que frecuentemente va en contra de tus intereses materiales o deseos carnales.