Ministerio cristiano, bivocacional obreros

La realidad del ministerio bivocacional

26 febrero 2019 / Rafael Pérez

Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. Pues la Escritura dice: no pondrás bozal al buey que trilla; y: digno es el obrero de su salario. 1 Timoteo 5:17-18

Tenemos una rica herencia de ministros (pastores, maestros de escuela bíblica, músicos y hasta personal de mantenimiento) que no solamente cumplen su ministerio con alegría y compromiso, sino que se agencian ellos mismos los recursos para hacerlo.

La realidad de la iglesia en Latinoamérica, sobre todo en zonas rurales, es que gran parte del trabajo ministerial es desarrollado por hermanos muy sacrificados que después de desempeñar jornadas laborales extenuantes practicando diferentes oficios y en algunos casos con más de un trabajo (formal e informal), hacen «de tripas corazón» para también cumplir con un ministerio en su iglesia local: unos de levantan más temprano y otros se acuestan más tarde, pero logran con mucho sacrificio conseguir su sustento sin dejar de servir a su Señor. Esto no es algo excepcional, particular u ocasional, es la realidad de nuestras iglesias, que contrasta con la forma en que se hace el ministerio en otros contextos. Se les llama «ministros bivocacionales» a quienes aparte de su trabajo en la iglesia tienen que hacer otros trabajos para buscar su sustento y «ministros a tiempo completo» a quienes pueden dedicar todo su tiempo al trabajo en la iglesia y desde él pueden ser sostenidos. Son conceptos muy mencionados en la literatura cristiana, aunque pueden resultar extraños para muchos de nosotros, pues en Latinoamérica no se tiende a ver el ministerio como un «trabajo», como esta ha sido desde siempre nuestra realidad no tenemos otro punto de comparación. Lo mismo pasa con el término «voluntario», muy común en organizaciones que tienen empleados para referirse a quien desarrolla un trabajo sin recibir remuneración: es poco usado en nuestras iglesias porque frecuentemente todos lo somos. Tenemos una rica herencia de ministros (pastores, maestros de escuela bíblica, músicos y hasta personal de mantenimiento) que no solamente cumplen su ministerio con alegría y compromiso, sino que se agencian ellos mismos los recursos para hacerlo.
Continuar leyendo

Falso arrepentimiento

Cuidado con el arrepentimiento mecánico

22 febrero 2019 / Rafael Pérez

Pregunta
¿Es posible que alguien, después de vivir una vida de pecado, logre convertirse al final de sus días y sea salvo?

Mientras más entendamos lo extraordinario que es el verdadero convencimiento de pecado, más nos gozaremos al ser testigos de una genuina obra del Señor.

Con toda seguridad has escuchado a algún incrédulo bromear acerca de vivir toda una vida en esta tierra entregado al pecado con la esperanza de que al final de sus días, quizás en el lecho de muerte o en la última parte de su vejez, podrá pronunciar una oración mecánica que le abrirá de par en par las puertas del cielo. Dudo mucho que alguien pueda decir estas cosas en serio, pues estoy seguro de que, si alguien realmente quisiera ir al cielo, estuviera lamentando desde ahora el hecho de tener que vivir en una creación dominada por el pecado. De todos modos, encuentro útil intentar responder la pregunta para la edificación de todos los verdaderos creyentes. Aún más, me parece necesario que cuando estemos compartiendo el evangelio con alguien estemos atentos para evitar estas respuestas mecánicas, clarificándoles a los inconversos el verdadero significado del arrepentimiento. También, para evitar producir un falso arrepentimiento, al «lograr» que alguien en quien Dios aún no ha obrado pronuncie una oración o sea bautizado. Mientras más entendamos lo extraordinario que es el verdadero convencimiento de pecado, más nos gozaremos al ser testigos de una genuina obra del Señor.

Continuar leyendo

Matrimonio, Pareja, Cónyuge

Una palabra de ánimo para mis hermanos con cónyuges no creyentes

21 febrero 2019 / Rafael Pérez

Y a los demás yo digo, no el Señor: si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone. Y si una mujer tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone. Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos. Pero si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios. Porque ¿qué sabes tú, oh mujer, si quizá harás salvo a tu marido? ¿O qué sabes tú, oh marido, si quizá harás salva a tu mujer? 1 Corintios 7:12-16

Pregunta
¿A qué se refiere Pablo cuando dice que «el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido»?

Encontré un correo que respondí en el 2015 en el que alguien me preguntó el significado de esta afirmación de Pablo en 1 Corintios 7:12-16: «el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido». Aprovecho para publicar aquí la respuesta, que creo que puede ser aliento para cualquiera de mis hermanos que esté casado con un cónyuge no creyente.

Continuar leyendo

Ovejas

La naturaleza de una oveja (Audio)

20 febrero 2019 / Rafael Pérez

Audio La naturaleza de una oveja. (8 Minutos)
Descargar Mp3 Spotify Google Podcasts Apple Podcasts

Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto.1 Pedro 5:2

Introducción
Un gran reto para cualquier iglesia local es mantener la separación entre quienes, son o no son ovejas. La membresía de una iglesia local no puede estar compuesta por todos sus asistentes, sino, por aquellos que providencialmente, esto es, por el poder del Señor, han sido añadidos a su pueblo. Esta membresía regenerada llega a tener una naturaleza evidentemente distinta a la del mundo, una que se puede comparar con la naturaleza dócil de las ovejas. Al nacer de nuevo ellos quieren ser cuidados, quieren ser guiados y alimentados por su pastor. En este breve audio les estaré mostrando cuál es la naturaleza de una oveja y el peligro de dejar entrar a los lobos al rebaño del Señor.

Continuar leyendo

Infidelidad matrimonial

Hombres: motivaciones razonables para huir de la infidelidad

19 febrero 2019 / Rafael Pérez

Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.Hebreos 13:4

La infidelidad matrimonial no es tan sencilla ni emocionante como parece, ceder traerá gran daño, sobre nosotros, nuestras familias (esposa, hijos, familiares indirectos), nuestras iglesias y sobre todo nuestro entorno.

La infidelidad daña la familia, que fue la primera institución establecida por Dios, para el bienestar de todos los hombres.

Aunque ante Dios todos los pecados son iguales, hay algunos que por su potencial destructivo y su rápida propagación deberían ser especialmente combatidos. Este es el caso de la infidelidad matrimonial, un pecado con la capacidad de afectar a tantas personas, en tantas maneras y por tanto tiempo que creo que, si tuviera la oportunidad de reflexionar en sus consecuencias, cualquier persona razonable, no solamente los cristianos, al considerar el daño, quedaría en mejor posición para evitarlo. La infidelidad daña la familia, que fue la primera institución establecida por Dios, para el bienestar de todos los hombres. Es tanto el daño, tan expansivo y permanente, que no solamente deberíamos evitar la infidelidad, sino huir de ella. Aunque las mujeres también incurren en infidelidad, al escribir este artículo tengo principalmente en mente a los hombres, y aún más, a mis hermanos y amigos: la infidelidad matrimonial no es tan sencilla ni emocionante como parece, ceder traerá gran daño, sobre nosotros, nuestras familias (esposa, hijos, familiares indirectos), nuestras iglesias y sobre todo nuestro entorno.

El daño ha sido enorme

La mayor parte de la sociedad ya ha sufrido directa o indirectamente las consecuencias: proyectos familiares destruidos, madres solteras, hijos que han tenido que crecer sin sus padres, amistades fraccionadas, mucha vergüenza y sentido de fracaso. Es algo tan doloroso que muchos prefieren la negación, hablan de la traición y el divorcio como si fueran asuntos normales para evitar reconocer cuáles han sido las reales consecuencias; otros un silencio doloroso, en un intento de protegerse ellos y proteger a sus hijos. Ni la negación ni el silencio son el camino, sino el reconocimiento, el arrepentimiento y el trabajo intencional para restaurar (en la medida de lo posible) aquello que la infidelidad ha dañado. Escribo estas cosas con toda la gracia que el Señor pueda darme, no para traer más dolor, sino para ayudar a romper el ciclo: tanto los hombres que están por entrar al matrimonio como quienes estamos ya casados deberíamos trabajar activamente por honrar el pacto matrimonial y preservar el proyecto familiar. Todos podemos caer, y así mismo todos debemos luchar. Si estás luchando: lee estas motivaciones y vuelve a leerlas otra vez, si ya has caído busca tu socorro en el Señor.

Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados. Isaías 43:25

Continuar leyendo

Pastor

Tres (3) referentes incorrectos para el trabajo pastoral

18 febrero 2019 / Rafael Pérez

Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto. No como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.1 Pedro 5:2-3

Pedro había sido pescador, hombre habituado al mar, sin embargo, cuando escribió a otros ancianos, consiervos suyos, no describió su trabajo con el lenguaje de la pesca, sino con la misma metáfora de la vida pastoril con que su Señor le describió a él mismo la tarea al final de su ministerio.

No debemos dar por hecho que nuestra preparación previa siempre será útil, o que será suficiente.

Al leer la primera carta del Apóstol Pedro algo que me llama la atención: Pedro había sido pescador, hombre habituado al mar, sin embargo, cuando escribió a otros ancianos, consiervos suyos, no describió su trabajo con el lenguaje de la pesca, sino con la misma metáfora de la vida pastoril con que su Señor le describió a él la tarea al final de su ministerio: «cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Él le dijo: Apacienta mis corderos1». Entonces ahora pedro escribe a otros obreros: «apacentad la grey de Dios que está entre vosotros2». Esto es significativo, pues nos indica la importancia de tener la perspectiva correcta sobre la tarea que se nos ha encomendado. Los obreros del Señor no tenemos la libertad de aproximarnos arbitrariamente a la obra según nuestras expectativas, nuestros conocimientos adquiridos o nuestras experiencias pasadas, no debemos dar por hecho que nuestra preparación previa siempre será útil, o que será suficiente, si hemos sido llamados por Dios hagamos la debida diligencia de ajustar nuestras expectativas, adquirir nuevos conocimientos y desarrollar un nuevo conjunto de experiencias.

Continuar leyendo

  1. Juan 21:15 []
  2. 1 Pedro 5:2 []


Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

El acondicionamiento físico (fitness) es la religión de nuestro tiempo, algo que consume gran cantidad de la atención mental y domina los temas en las conversaciones de sobremesa, mientras consumimos los últimos bocadillos.

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.