Sermón Mateo 2 Navidad

[Audio] Navidad verdadera: una fiesta pequeña

Rafael Pérez

Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: id allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.Mateo 2:7-8 RVR

Introducción

La verdadera navidad sigue siendo una fiesta pequeña en la que el grueso de la humanidad sigue estando ausente.

Aunque millones de personas pretenden hacerlo, quienes hemos recibido a Cristo como Señor debemos tener muy presente que el mundo rebelde realmente no celebra Su nacimiento y ejercitar el discernimiento en esta época del año. Ellos pueden mostrar un interés superficial, indagar sobre la historia sin arrepentirse o hasta turbarse por motivos errados, pero verdaderamente no celebran a Cristo; la verdadera navidad sigue siendo una fiesta pequeña en la que el grueso de la humanidad sigue estando ausente. Así fue antes (con unos pocos adoradores verdaderos) y así es ahora. La actitud de Herodes ante el rey que había nacido es un ejemplo: al parecer fue de los pocos en Israel que entendió las implicaciones de la navidad, pero en vez de arrepentirse y recibirle, persiguió a Cristo, mostrando así su verdadera naturaleza. Eso mismo hace el mundo: los que se pierden dicen celebrar la navidad, pero lo que hacen es celebrarse a ellos mismos (aferrándose a sus pecados), mostrando al hacerlo la realidad de su perdición.


Audio Navidad verdadera: una fiesta pequeña. Sermón predicado en nuestra iglesia el Domingo 20 de Diciembre del 2015. Descargar MP3

Dic 22, 2015
Archivado en: Uncategorized



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

(Audio) La relación pastoral

(Audio) La relación pastoral

Una valiosa relación en la vida de todo creyente es su relación pastoral, relación que debe ser edificada intencionalmente a través del tiempo con el fin de llegar juntos a glorificar al Señor. El pastor ha sido dado por Cristo a su rebaño para dirigirle, cuidarle y alimentarle, con la advertencia solemne de que un día dará cuenta por cada oveja al Señor de los pastores.

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.