emoción

Emoción con fundamento

Rafael Pérez

¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.
(Salmos 42:11)

Estas dos palabras han estado llamando mi atención fuertemente en los últimos años, con diferentes nombres (sinónimos) y manifestaciones, pero en el fondo, siempre las mismas palabras: razón y emoción. Conocí al Señor y pasé mis primeros años en una iglesia con un trasfondo Bautista/Presbiteriano (Templos Evangélicos) que no era muy dada a manifestar sus emociones. En República Dominicana les llaman «iglesias frías». Luego me congregué durante años en otra con un trasfondo Pentecostal (Asambleas de Dios de Lucerna), mucho más abierta a expresar emoción, pero desde un fuerte fundamento bíblico. El fundamento de la iglesia de Lucerna y el liderazgo del Pastor Parra (un maestro persuasivo, analítico y dado al sermón expositivo) fue un muro de contención para las emociones desbordadas aunque —sospecho— le dio a la iglesia una identidad muy diferenciada en cuanto al entorno pentecostal en general. (Afirmo esto porque al participar en cultos unidos y actividades con otras iglesias pentecostales podía percibir la gran diferencia.)

Nosotros vamos emocionalmente de un lugar a otro y Dios permanece siempre igual.

Sin embargo, en el movimiento pentecostal —a nivel general— encontré mucha gente dada a provocar los sentimientos para producir «experiencias» espirituales y otros hasta daban por sentado que si no había emoción no estaba Dios, por lo que terminé viendo la emoción como algo peligroso, o cuanto menos, como un riesgo para la iglesia. Los desbordes emocionales que presencié en algunas actividades pentecostales (lágrimas y risa incontrolables, de un extremo al otro, pero sin ningún sentido) me pusieron en alerta y terminé (cómo un péndulo) refugiado en la razón: sin importar lo que podamos percibir a través de nuestros sentidos en un momento u otro, Dios es Dios, sin importar que estemos tristes o alegres, animados o desanimados, sus promesas siempre son firmes1, en Él no hay sombra de variación2 Nosotros vamos emocionalmente de un lugar a otro y Dios permanece siempre igual.

La respuesta está en los Salmos

Los Salmos son expresiones emocionales que emanan de las convicciones de hombres muy profundos y a la vez sensibles.

Esto fue un dilema para mí en los primeros tiempos de PezMundial. Siempre tuvimos la intención continuar el legado histórico de los Templos Evangélicos, la iglesia con la que más nos identificábamos, pero entendía que aunque la doctrina cristiana no se trata de sentir cosas, sino de afirmar cosas, la emoción siempre había tenido un gran lugar en el pueblo de Dios. El dilema estaba en cómo podíamos llegar a ser una iglesia sensible y al mismo tiempo estable; una que se emocione profundamente y al mismo tenga un fuerte fundamento. La respuesta la encontré en el libro de los Salmos. Los Salmos son expresiones emocionales que emanan de las convicciones de hombres muy profundos y a la vez sensibles como el rey David. Hombres que podían llorar ante la desesperación y al mismo tiempo encontrar consuelo en las firmes promesas de Dios. Me impresiona especialmente la forma reiterativa3 en que el salmista, en una figura literaria, le habla a su alma (emociones) para someterla a sus convicciones. En el Salmo 42, por ejemplo, le habla a su alma abatida para someterla a la convicción de que Jehová es su Dios y su salvador.

A diferencia de la poesía occidental, los Salmos (poesía hebraica) no emocionan por la métrica en su juego de silabas, acento o rima, sino, por el sentido de su letra en un paralelismo, relacionado a veces afirmación con afirmación o afirmación, consecuencia y afirmación. Por decirlo de algún modo, su emoción no está en la forma (medio) sino en el fondo (fin). Para llegar a emocionarse con ella es necesario, primero, razonar.

El mejor uso que le podemos dar a nuestras emociones es ponerlas al servicio de nuestras convicciones.

Leyendo los Salmos encontré que el dilema entre la razón y la emoción se resuelve al entender que el mejor uso que le podemos dar a nuestras emociones es ponerlas al servicio de nuestras convicciones, no provocarlas con superficialidades o como un fin en sí mismas. En vez de dejar que cualquier idea secundaria mueva nuestros sentidos y nos produzca alguna «experiencia» —el corazón del hombre es engañoso4—, someter nuestras emociones a nuestras convicciones como hacía el salmista y nunca al contrario. Tanto la música como la enseñanza de nuestra iglesia pretenden despertar nuestras emociones, pero no con superficialidades o artilugios, sino, como la consecuencia de haber conocido, recordado o afirmado las estables promesas de Dios.

  1. 2 Corintios 1:20: «Porque todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios.» []
  2. Santiago 1:17 «Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación». []
  3. Algunos ejemplos: Salmos 16:2, Salmos 62:5, Salmos 103:1-5, Salmos 116:7 y Salmos 146:1. []
  4. Jeremías 17:9 «Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?» []
Sep 2, 2011
Archivado en: Uncategorized



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.

Una guía, en tres etapas, para el estudio bíblico

Una guía, en tres etapas, para el estudio bíblico

Sin importar los años que tengas estudiando la Biblia siempre volverás a los fundamentos (Cristo y el evangelio), siempre estarás estudiando todas las Escrituras para tener más contexto y resumiendo en forma de doctrina, cada vez con más claridad, las cosas que vas aprendiendo.

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

La realidad del ministerio bivocacional

La realidad del ministerio bivocacional

Se les llama «ministros bivocacionales» a quienes aparte de su trabajo en la iglesia tienen que hacer otros trabajos para buscar su sustento y «ministros a tiempo completo» a quienes pueden dedicar todo su tiempo al trabajo en la iglesia y desde él pueden ser sostenidos.

La prioridad de la oración (Audio)

La prioridad de la oración (Audio)

En medio de los días difíciles que está viviendo nuestra nación, la iglesia cristiana ha sido insistentemente cuestionada por su pasividad en tomar parte. Nuestros conciudadanos, y también nuestros miembros, están a la espera de que las iglesias cristianas se manifesten: que salgan a las calles, que levanten pancartas; nuestro silencio es tenido en el mejor de los casos como indolencia, y en el peor como complicidad.