Escuela Bíblica

Nuestra Escuela Bíblica

Rafael Pérez

Llevar a un grupo de creyentes que ya han recibido la doctrina cristiana a un punto más profundo.

Uno de los proyectos más importantes de los que hemos lanzado este año en nuestra iglesia ha sido la Escuela Bíblica. (Domingos 9AM—10AM) Lo lanzamos en el tercer año (2011) y no desde el comienzo (2008) por una razón sencilla: nuestra escuela bíblica no es un formalismo más de los que se tienen en la iglesia «porque hay que tenerlo» o porque «todas las iglesias tienen una», sino, que es una herramienta que cumple en nuestra iglesia una función muy importante y necesaria en nuestro momento actual: llevar a un grupo de creyentes que ya ha recibido la doctrina cristiana a un punto más profundo. Es como si hubiésemos usando una pequeña canoa para pasar de una isla a otra y ahora necesitáramos de un gran barco para atravesar el atlántico.

Aplicar / Explicar

La enseñanza que compartimos en el culto del domingo es regularmente aplicación práctica de la doctrina cristiana, pero la doctrina cristiana también requiere una explicación detallada que lleve al creyente no solamente a aprenderla para vivir de acuerdo a ella, sino también a aprehenderla, a estar persuadido de ella. Como en PezMundial no solamente queremos que la gente viva de acuerdo a, sino que también esté persuadida de —tal como instruyó Pablo a Timoteo1—, ahora tenemos el domingo 1 hora 40 Minutos de enseñanza: 60 minutos de explicación en la Escuela Bíblica y 40 minutos de aplicación en el Culto Regular. Hasta el momento solamente se integrado quizás el 60% de nuestros asistentes regulares, pero participan todos nuestros miembros y esperamos que los demás pronto también se integren.

La clase que aparece en la foto es la clase para jóvenes adultos con el Maestro Edwin Constanza. También tenemos otras clases y maestros para jóvenes (Carolina García), adultos (Maribel Féliz y niños (Nelly Escotto).

  1. 2 Timoteo 3:14 RVR «Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido». []
Ago 25, 2011
Archivado en: Discipulado



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Alguien puede decirte lo que Dios espera de ti, pero nadie puede prepararte para que eso haga sentido en tu mente, y aún menos, para que encuentres agradable hacer algo que frecuentemente va en contra de tus intereses materiales o deseos carnales.

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

El acondicionamiento físico (fitness) es la religión de nuestro tiempo, algo que consume gran cantidad de la atención mental y domina los temas en las conversaciones de sobremesa, mientras consumimos los últimos bocadillos.

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.