Ansiedad por la asistencia

Rafael Pérez

EstadisticasTanto el pasado jueves como hoy domingo tuvimos muy baja asistencia en PezMundial. En los últimos meses la composición de nuestra iglesia ha cambiado un poco. Ahora en su mayor parte, nuestros asistentes son familias, y cuando faltan 2, faltan 10, que en un grupo de 40 es muy significativo (25%). Ya que comúnmente se toma la asistencia como el indicador del crecimiento de la iglesia, yo debería estar ansioso, o por lo menos preocupado. Y realmente así era que me sentía en el 2003 estando al frente de un ministerio juvenil: cuando eran las 7:30 y los jóvenes no habían llegado, era presa de la ansiedad y la preocupación, pues pensaba que algo andaba mal en el ministerio, o mejor dicho —más sinceramente—, que la gente pensaría que yo estaba haciendo algo mal. Pueden leer el artículo que escribí al respecto en el 2006: Yo, el programador.

Ahora veo las cosas de forma totalmente diferente, y si algo he lamentado de la poca asistencia, ha sido solamente que como preparo la enseñanza pensando en personas —no de forma genérica—, muchos de mis hermanos para quienes preparé el tema no estuvieron allí para recibirlo. Es una sensación parecida a quedarse en la mesa con la cena servida esperando al invitado que querías agradar y no llegó. A continuación comparto tres consejos para aquellos líderes o pastores que al día de hoy siguen siendo presa de la ansiedad por la asistencia, para que lleguen a tener la paz necesaria para seguir motivados.

  • Busca tendencias, no momentos. Dos o tres reuniones no son un indicador, ni de una cosa (crecimiento) ni de la otra (decrecimiento). Es tan superficial medir el éxito de una iglesia tomando dos reuniones de mucha asistencia como lo es medir del mismo modo el fracaso. A la primera reunión de nuestra iglesia asistieron unas 15 personas y pensábamos entonces que era un buen número para comenzar, luego bajó a cerca de 7, que era el número real. Después tuvimos reuniones de 30 y pensábamos que íbamos bien, pero más tarde bajamos a 12 que era el número real. Últimamente hemos tenido reuniones de más de 50 y nos hemos emocionado, pero ahora bajamos a cerca de 20, que es el número real. Las temporadas altas son muy buenas, pues muestran el potencial, las bajas también, pues muestran la realidad.
  • Piensa a largo plazo. En el 2003 sentía una presión enorme por generar resultados a corto plazo, pues fui electo para ocupar un puesto como líder de jóvenes durante un tiempo muy corto: 2 años. (Regularmente se eligen directivas por votación para un año, pero en ese momento se hizo para dos períodos consecutivos.) Literalmente, me quemé al correr los 100 metros planos, ministerialmente hablando. A diferencia de aquel tiempo, en esta ocasión nadie levantó su mano para aprobarme por un tiempo en un puesto, sino que la levanté yo, voluntariamente, para seguir mi llamado. Cuando comencé la Comunidad Cristiana PezMundial me comprometí públicamente a desarrollar un ministerio durante 25 años. Ya que será a los 50 que saldré de esto, ahora mismo mi principal preocupación no es llegar muy deprisa, sino disfrutar el camino y llegar bien.
  • Cuenta con Dios, no con los números. En PezMundial no contamos la asistencia para creerle a Dios, sino para darle gracias. Dios ha prometido en diferentes momentos y por diferentes medios que mostrará su gloria por medio de nuestra comunidad, nuestra confianza está puesta en sus promesas. Sin importar lo que digan los indicadores, tenemos la convicción de que Dios está por hacer una gran obra. Cuando la asistencia baja, sólo hace más emocionante el gran milagro que está por suceder en Santo Domingo.
Nov 30, 2008
Archivado en: PezMundial (Comunidad)



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

Una perspectiva cristiana sobre el acondicionamiento físico

El acondicionamiento físico (fitness) es la religión de nuestro tiempo, algo que consume gran cantidad de la atención mental y domina los temas en las conversaciones de sobremesa, mientras consumimos los últimos bocadillos.

Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos

La misericordia es la expresión intencional del amor, impulsada por el Espíritu Santo y expresada ante aquellos que de forma natural no entrarían en nuestro radar.

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.