Avances de PezMundial (#1)

Con ésta, comienzo una serie de entregas semanales para ir compartiendo lo que va sucediendo en PezMundial (Comunidad). Trataré de publica estos avances todos los lunes para incluir en las reseñas tanto el jueves como el domingo.

Ayer domingo tuvimos una muy buena reunión en PezMundial (Comunidad), tal como sucedió el jueves pasado, aumentó un buen poco la asistencia y al ritmo que vamos pronto no vamos a caber en la sala de mi casa, que es el lugar donde desarrollamos las reuniones del domingo. (Los jueves estamos al aire libre, para compartirnos con nuestros amigos en el parqueo de un taller de autoservicios, y los domingos —temporalmente— en la sala de mi casa, en un tiempo más íntimo, para cumplir «los unos a los otros» que ordenan las escrituras: orar, animarnos, instruirnos, cuidarnos, soportarnos, servirnos, sobrellevarnos, amonestarnos, saludarnos, edificarnos y muchos otros más.)

El plan es conseguir eventualmente un lugar más cómodo en la zona metropolitana de Santo Domingo para realizar ambas reuniones y ahorrarnos así el tener que montar y desmontar sillas y equipos todos los jueves, no sólo por el esfuerzo que requiere la labor, sino también para evitar el deterioro. Ayúdenos a orar por eso, ojalá que el quinto mes del proyecto (Septiembre 10) nos encuentre mejor ubicados.

El mismo domingo se celebró en nuestro país el día de los padres, acontecimiento que no levanta tanto revuelto como el día de las madres pero que aprovechamos para escuchar los testimonios de «amor de padre» en boca de muchos de los presentes. Ellos nos compartieron historias de momentos en que estuvieron al perder alguno de sus hijos y luego las relacionamos a la parábola del hijo pródigo, pues el tema del día fue el plus de la enseñanza que iniciamos el jueves pasado. Esto fue muy interesante también, pues regularmente, por asunto de tiempo y densidad, tengo que limitar mucho el contenido que presento, pero ahora puedo compartir el adicional el domingo, y sobre todo, aplicarlo de manera más particular. Al final terminamos entregándoles algunos presentes a los padres de PezMundial.

2 comentarios

  1. Rafael, tú dices

    para cumplir «los unos a los otros» que ordenan las escrituras: orar, animarnos, instruirnos, cuidarnos, soportarnos, servirnos, sobrellevarnos, amonestarnos, saludarnos, edificarnos y muchos otros más.

    Mi pregunta es ¿de qué forma concreta logran esto?
    Nosotros tenemos durante las reuniones un momento en que nos juntamos en pequeños grupos homogéneos y de esa manera cada uno ayuda, sirve, «ministra» al otro, según sus capacidades. ¿cómo lo hacen uds.?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.