Cargar la cruz y morir en ella

Rafael Pérez

ClavosEstuve enseñando sobre discipulado todos los miércoles de diciembre en la Iglesia Vida Abundante, anteayer concluimos la serie revisando los principios explicados y buscando formas prácticas de aprehenderlos (no sólo de aprenderlos intelectualmente, sino de asirlos, apropiándonos de ellos). Fue un tiempo muy grato, pero al final de la jornada, mientras conducía hasta mi casa, iba pensando en que no había sido suficiente, que faltaba algo, pues aunque les reiteré en varias ocasiones que el discipulado más que un evento para transferir información es un proceso que requiere tres partes (conocimiento, experiencia y relación), en la jornada hubo más de le lo primero, un poco de lo segundo y casi nada de lo tercero. Sobre todo, siento que hablé de construir, pero no de derribar lo que anteriormente había edificado en el lugar, de cargar la cruz, pero no de morir en ella. (Hablar de discipulado sin mencionar la cruz es como dar clases de natación en medio del desierto.)

Una de las canciones más preciosas que ha dado la música cristiana es sin duda En las aguas de la muerte. Su letra no solo es hermosa, sino también tremendamente cierta, característica que tristemente cada vez se encuentra más ausente en nuestro himnario. Pueden leer sus letras en el enlace, es una canción muy apropiada para el tema de este artículo.

Quizás fui exitoso al poder dejar algunos principios en sus mentes pero no tanto haciendo que ellos se parezcan más a Cristo llegando a pensar, sentir y desear lo que Cristo piensa, siente y desea. Discipular no es hacer que la gente cambie o asuma algún punto de vista, es un proyecto mucho más ambicioso y profundo. No consiste en simplemente agregar o rediseñar, sino en destruir lo existente, derribarlo; en morir, crucificar nuestras ideas, creencias y seguridades para construir de nuevo sobre una base mucho más sólida y confiable. Claro está, siembre será más fácil poner algo por encima, superficialmente, pintar las paredes de la casa o poner un florero, que escavar en lo profundo del alma, pero esto que se coloca será solamente una capa, una prenda (aunque sea de mucho valor) o un accesorio. Ya dijo Cristo que no deberíamos intentar estar adornando con prendas a los cerdos.

Aquí, precisamente, es donde veo un gran vació en nuestros programas de discipulado tradicionales: no escarbamos en el corazón para sacar a la luz lo que verdaderamente hay, qué es lo que nos hace pensar como pensamos, sentir lo que sentimos o desear lo que deseamos ―con la intención de confrontarlo―, sino que sólo colocamos una capa por encima y soñamos con que aquello quedó destruido o en el pasado. ¡Soy nueva creatura! ―Gritamos―, con los platos sucios debajo del mantel. Nos consolamos con que «las cosas viejas pasaron», pero no porque las hayamos cancelado o suspendido. Esto no es cristianismo, sino positivismo moteado de superstición.

Me dijo alguien una vez que mi perspectiva sobre el discipulado era demasiado negativa, violenta y sangrienta, que si lo vendía así no sería atractivo para los nuevos creyentes. (Le concedí las dos últimas, pero no la primera: será violento y muy sangriento, pero nunca negativo.) Puntualmente, le molestó que hablara primero de la muerte y no de la vida. Mi respuesta fue que para nacer en Cristo primero tenemos que morir a nosotros mismos, ser discípulos no se trata de subirnos encima de la cruz o colocarnos una cruz encima como amuleto, sino de «colocarnos» o «colgarnos» nosotros mismos en la cruz. (Es importante recordar que el propósito último de cargar la cruz es ser crucificados sobre ella al final del camino y no sólo hacer ejercicio.) Si la iglesia ignora la cruz, especialmente por consideraciones estéticas, pierde totalmente su sentido de ser, pues se igualaría a cualquier otra institución que educa y forma la voluntad de los hombres, como la escuela o las fuerzas armadas. La iglesia no existe para masajear el «yo» de los hombres con charlas motivacionales, sino para ayudarlos primero a morir y luego a vivir. La Biblia no es un libro de autoayuda de aquellos que le dan palmaditas al ego del hombre, sino un manual de instrucciones para entrar a la vida abundante a través de la muerte total.

En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también estaremos unidos con él en su resurrección. Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado; porque el que muere queda liberado del pecado. (Romanos 6:5,7).

Hay una diferencia muy sutil en cargar la cruz o dejar que la cruz cargue con nosotros sin pisar el suelo hasta que perdamos el aliento y digamos «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu». Es cierto que primero tenemos que cargarla, pero hasta Cristo en un momento se cansó y tuvo que ser ayudado. Pienso que si mientras se dirigía al Gólgota el maestro hubiera permanecido en el camino con la cruz a cuestas más tiempo del necesario su sacrificio hubiera sido totalmente innecesario, pues no moriría al derramar su la sangre, sino de cansancio. Quizás en el último tramo estuvo deseando comenzar a sentir los clavos lo más pronto posible para terminar con la agonía. Precisamente de eso mueren muchos creyentes: se esfuerzan por hacer la voluntad de Dios de forma estoica y terminan agotados. Lo que necesitan no es cargarla por un rato más, sino terminar de morir sobre ella. No estoy seguro de que todos puedan entenderlo, pero si alguno llega a descubrirlo se dará cuenta que precisamente allí en la cruz, y no en el camino, es que sucede el acontecimiento más significativo en la vida de un discípulo, allí se encuentra la paz que sobrepasa todo entendimiento: cuando morimos en la cruz y dejamos de vivir para nosotros mismos nacemos de nuevo con un nuevo entendimiento, una nueva voluntad y un conjunto nuevo de anhelos.

En las aguas del bautismo
Hoy confieso yo mi fe:
Jesucristo me ha salvado
Y en su amor me gozaré.
En las aguas humillado
A Jesús siguiendo voy;
Desde ahora para el mundo
Y el pecado muerto estoy.

Hasta que no terminemos de morir estará bifurcada nuestra voluntad, estaremos luchando para hacer la voluntad de Dios y no la nuestra. Un discípulo que no ha muerto es lo más parecido a un siamés. Parece un fenómeno de esos que lleva a los circos: una parte de él desea hacer la voluntad de Dios y otra la propia, y cuando intenta separarse se da cuenta de que se encuentra atado por un lazo que es más fuerte que las cadenas. El discipulado más profundo no consiste en educar al viejo hombre, sino en matarlo, dejarlo horas y horas en la cruz hasta que se desangre. El viejo hombre no se mejora ni se pinta, ¡se destruye! Así de violento es el proceso, pero al mismo tiempo es sumamente libertador. Si estás cansado de cargar tu cruz deja de caminar y termina de morir. Deja de pedir fuerzas y comienza a pedir clavos.

Ya que estoy crucificado,
¿cómo más podré pecar?;
por su gracia transformado,
vida nueva he de llevar.
A las aguas del bautismo
Me llevó la contrición;
Desde ahora me consagro
Al que obró mi redención.

Ene 4, 2008
Archivado en: Discipulado, Reflexiones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

(Audio) La relación pastoral

(Audio) La relación pastoral

Una valiosa relación en la vida de todo creyente es su relación pastoral, relación que debe ser edificada intencionalmente a través del tiempo con el fin de llegar juntos a glorificar al Señor. El pastor ha sido dado por Cristo a su rebaño para dirigirle, cuidarle y alimentarle, con la advertencia solemne de que un día dará cuenta por cada oveja al Señor de los pastores.

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

No hace falta estar en la primera juventud, sino estar frescos en la presencia del Señor y prestos para responder cuando se nos requiera.