El poder de la semilla

Rafael Pérez

SemillaMe hace ilusión creer que verdaderamente la fe, la esperanza y el amor pueden crecer en el mundo de forma exponencial si tan sólo hacemos un pequeño esfuerzo por sembrar, aunque sea de forma subrepticia ―escondiéndola por los caminos o dentro de otras plantaciones―, la semilla del reino. Quizás sea suficiente con dejar caer unos cuantos granos por aquí y otros por allá, pues con uno solo que logre sobrevivir sobreponiéndose a las condiciones hostiles del medio ambiente, será suficiente. Este crecerá, dará fruto y las semillas que contiene ese fruto por dentro darán eventualmente lugar a una enorme plantación. Sólo pensarlo me emociona. Es posible que ni siquiera nos demos cuenta, pero aquel pequeño esfuerzo puede producir tanto fruto como para llenar el mundo. Ya antes ha quedado demostrado.

Hace miles de años un hombre que decía ser el hijo de Dios se sentó en una montaña junto a un puñado de personas e hizo unas declaraciones contundentes, inverosímiles y difíciles de creer para las personas comunes como yo, pero que él creía en lo profundo de su corazón. Dijo que un supuesto reino se había acercado, y lo que dijo fue tan difícil de creer que los romanos ―el más grande reino de entonces― ni siquiera se dieron por enterados y las autoridades de los judíos, aunque le prestaron un poco más de atención, tildaron aquél que prometía consolar, sanar y salvar al mundo por azotado, por herido de Dios y abatido. La gente reaccionó como era de esperar: unos de forma indiferente, algunos se mostraron convencidos al principio, pero cuando llegaron a su casa y lo pensaron mejor, con la cabeza fría, se convencieron de la imposibilidad de implementar aquellas cosas; pero unos cuantos creyeron que era posible, dejaron todo lo que tenían ―algunos vendieron sus pertenencias― y se dedicaron a trabajar juntos por aquel reino invisible que sólo residía en aquel momento en la cabeza de un hombre.

Cada cierto tiempo un soñador ilusiona el mundo utilizando las palabras y las imágenes mentales adecuadas, pero en contadas ocasiones se dedica a vender y vivir el sueño al mismo tiempo; sólo lo anuncia, no se preocupa por ejecutar o implementar. Este que hizo aquellas declaraciones escandalosas sentado en la montaña, eventualmente descendió al pueblo y comenzó a sembrar él mismo la semilla de sus ideas sobre aquel reino a nivel local haciendo un pequeño semillero. Su plan era demostrar, en los próximos tres años, que sus palabras no eran sólo humo, sino que a su debido tiempo y en el terreno adecuado, esta semilla daría su fruto. Se enfocó tanto en hacerlo primero localmente que se negó a sembrar en otros lados o dejar que otros, inicialmente, se beneficiaran de sus frutos. Les dijo a sus colaboradores: no se preocupen, no ha llegado su tiempo, llegará el momento en que esta semilla se extienda y llene el mundo, y serán ustedes los responsables de seguir sembrándola.

Tal como él había dicho, la semilla sembrada rindió su fruto, de ese fruto surgieron nuevas semillas y el reino comenzó a propagarse. Fue tanto el crecimiento, el fruto y el impacto que aquel hombre, quien plantó inicialmente la semilla en este mundo, sin él pedirlo, fue llamado rey hasta por aquellos que inicialmente se burlaron de la viabilidad de su proyecto. Sus opositores, quienes lo rechazaron e ignoraron, quisieron acabar con el asunto eliminando el sembrador, pero ya era demasiado tarde.

El poder del reino no reside en las ramas, ni siquiera en el fruto, sino en una pequeña semilla, quizás tan insignificante como un grano de mostaza, que no se sabe donde está sembrada, si en el tope, en la ladera de la montaña o junto al camino, pero que eventualmente crecerá y seguirá dando sus frutos y con él muchas otras semillas. Para cuando fue quitado el sembrador, ya la semilla había caído en la tierra, y por ser tan pequeña, fue imposible recogerla.

Ago 30, 2007
Archivado en: Uncategorized



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Dos (2) fuertes <br>motivaciones para orar

Dos (2) fuertes
motivaciones para orar

Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud ante nuestro Señor, ¡y rendir cuentas! Cuando venimos a su presencia, aún antes de abrir los labios con nuestra actitud ya estamos hablando.

La prioridad de la oración (Audio)

La prioridad de la oración (Audio)

En medio de los días difíciles que está viviendo nuestra nación, la iglesia cristiana ha sido insistentemente cuestionada por su pasividad en tomar parte. Nuestros conciudadanos, y también nuestros miembros, están a la espera de que las iglesias cristianas se manifesten: que salgan a las calles, que levanten pancartas; nuestro silencio es tenido en el mejor de los casos como indolencia, y en el peor como complicidad.

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos

La misericordia es la expresión intencional del amor, impulsada por el Espíritu Santo y expresada ante aquellos que de forma natural no entrarían en nuestro radar.

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.

(Audio) La relación pastoral

(Audio) La relación pastoral

Una valiosa relación en la vida de todo creyente es su relación pastoral, relación que debe ser edificada intencionalmente a través del tiempo con el fin de llegar juntos a glorificar al Señor. El pastor ha sido dado por Cristo a su rebaño para dirigirle, cuidarle y alimentarle, con la advertencia solemne de que un día dará cuenta por cada oveja al Señor de los pastores.