Dificultades para adorar

Estoy completamente seguro de que hoy la gente está más que nunca abierta a la espiritualidad, pero no creo que tengamos más adoradores que antes. A muchas personas que conozco les agrada la música cristiana, me dicen que al escucharla se sienten relajados, o que sienten paz, y eso es bueno, pero que alguien se relaje usando la música que se escribe e interpreta para Dios no es por ello un adorador. En ocasiones, las personas más espirituales son las que más fácilmente yerran al blanco cuando de adorar verdaderamente se trata.

Al hablar de adoración, la mejor pregunta no es si vamos a adorar, pues siempre adoramos, o si seremos espirituales, pues seres espirituales ya somos, sino, a quién vamos a adorar con nuestro espíritu. La adoración es parte del ser humano, ya que fuimos creados para adorar, es imposible que no lo hagamos, y ya que tenemos espíritu, es imposible que no lo usemos. No es correcto decir «ahora» vamos a adorar, pues la adoración no es un momento, siempre estamos adorando. Podemos comenzar a cantar a Dios y le estaremos adorando en ese momento por medio del canto, pero la adoración es más que un momento y no siempre que se canta, aunque de canciones con letras cristianas se trate, se está verdaderamente adorando. Tampoco necesitamos aprender a adorar, o «fabricar» a adoradores, pues ya lo somos, lo que si podemos aprender es a dirigir a Dios nuestra adoración, a poner a Dios en el centro, a ser «verdaderos» adoradores.

Los hombres somos algo torpes en cuando a la adoración se refiere, por eso nos extraviamos fácilmente. Fuimos creados para adorar a Dios, pero nos confundimos y terminamos adorando la naturaleza (la flora y la fauna), las leyes físicas (la ciencia) o lo que es más común: quitamos a Dios del centro y nos adoramos a nosotros mismos. Por eso, para adorar verdaderamente necesitamos centrarnos en Dios.

Tenemos que estar muy atentos para no perder el centro de nuestra adoración —Dios—colocándonos nosotros. Adorar en verdad requiere saber en todo momento que no cantamos para nosotros mismos, para nuestro deleite o para sentirnos bien (descansados, relajados o emocionados), sino que lo hacemos para agradar a Dios, para su gloria y para su honra. Tomando esto en cuenta, pienso que gran parte de la música contemporánea que se escribe para adorar a Dios nos juega en contra, pues sus melodías y sus interpretaciones son tan elaboradas que terminamos centrándonos en el cantante o intentando entender qué quiere decir la letra y nos olvidamos de Dios.

Pero tampoco creo que sea este un problema exclusivo de nosotros, adoradores contemporáneos, pienso que cuando un israelita visitaba el tabernáculo, el templo de Salomón o el Herodes, enfrentaba el mismo dilema: centrarse en Dios o quedarse admirando dinteles, candelabros, metales preciosos o la elaborada artesanía.

Cuando alguien al cantar lo hace para sentirse bien ya no está adorando a Dios, sino sirviéndose a sí mismo. Siempre que adoramos al padre —recordando su grandeza, su dignidad, su majestad, sus atributos— terminamos alegrándonos, pero este no debe ser nuestro principal propósito u objetivo, sino el resultado o consecuencia. (Aunque no nos sintiéramos bien, deberíamos adorarle.) Esto me recuerda las fiestas de cumpleaños que me celebraban cuando yo era un niño. Mis padres se reunían con sus amigos para festejarme, me tomaban fotografías, se escuchaban canciones infantiles, me partían un bizcocho y brindaban refrescos. Pero al caer el sol, me enviaban a la cama, guardaban los globos y los refrescos y sacaban la cerveza, y el LP de Braulio, para festejarse ellos. Decían: los niños a dormir, ahora va la celebración de los adultos.

Adorar a en espíritu es muy fácil y está al alcance de todos, pero a dorar a Dios en espíritu y en verdad, requiere un esfuerzo conciente para dominar nuestros deseos naturales de ser el centro, dejar de deleitarnos a nosotros mismos para centrarnos en Él. Tenemos que recordarnos a nosotros mismos que Dios es creador y todo lo que existe por sus manos fue hecho; que Dios es el padre, y como hijos nos debemos a Él, pero sobre todo, y si lo anterior no fuera suficiente, recordemos que Dios, es Dios. Si a Dios estamos adorando, en verdad debemos de hacerlo.

12 comentarios

  1. Muy importante la diferencia que estableces entre,adorar a Dios, o hacerlo para autodeleitarnos (como objetivo).

    En algunos cultos he visto que los hermanos/as danzan, no necesariamente danzas davídicas, sino también ritmos modernos y populares y me han dejado la sensación que lo hacían porque les gustaba la música y eso les llevaba a danzar (en ocasiones exageradamente).No es que esté mal, pero claro,no era adoración a Dios el objetivo, era autocomplacencia. No hago un juicio al respecto, es sólo la impresión que me dejó.

    Por lo demas, debemos estar siempre atentos a que el objeto de nuestra adoración sea Dios y no desviarnos de ello.

    Saludos.

  2. Agradezco a Dios por el discernimiento que ha puesto en tus palabras Rafael al explicar como llegar a una adoración en espíritu y verdad.

    Creo que en todo nuestra cotidianidad y ordinaria forma de vivir es posible adorar a Dios.

    Considerar la música y la danza como único medio de adoración es limitarnos y además subestimar cada segundo de vida y oportunidad que nos da Dios para demostrarle la obra que ha hecho en nuestras vidas.
    Impregnar de su nombre todo aquello que rodea mi vida y demostrarlo con gratitud y sencillez de corazón seriá para mi unas de mis metas para saber que estoy adorándolo en espíritu y verdad.
    Poner a Dios en primer lugar en todas las areas de mi vida se que me permitirá vivir con la plenitud y gozo que tanto deseo y para cuyo conocimiento El me creó , es esto ya un principio que mi adoración a El se ha iniciado. Amén

  3. y que me dices del cantico nuevo,(fresco, novedoso)esa expresiòn que uso David para adorarlo, crees acaso que hemos perdido la capacidad de darle tambien las primicias de nuestra adoración a Dios?.
    Mucha gente piensa que no tiene buena voz ni si quiera para intentar entonar un himno, pero no es el corazón lo que el Señor ve?

  4. Saludos Daniel, he pensando lo mismo cuando veo esas manifestaciones artísticas. Pienso que si dijéramos que hacemos algunas cosas para nuestro propio disfrute, lo cual tampoco es malo, sería mejor.

  5. «pienso que cuando un israelita visitaba el tabernáculo, el templo de Salomón o el Herodes, enfrentaba el mismo dilema: centrarse en Dios o quedarse admirando dinteles, candelabros, metales preciosos o la elaborada artesanía.»

    Estoy 100% de acuerdo con usted mi hermano. Hoy no hay dudas que muchas veces cuando llegamos a adorar junto a la congregacion de los santos, nos enfocamos y preocupamos en las formas (los instrumentos, el programa, el sonido, la iluminación, los arreglos que tienen que ser perfectos, el estilo, etc, etc, etc,) y a veces olvidamos el fondo ya transfondo de nuestro actuar, JESUS.

    Saludos

  6. creo q es muy importante que trates este tema , hoy en dia se le da mucho importancia a detalles como el repertorio, como por ejemplo determinar si las canciones que se van a usar en el momento de la adoracion son las que estan de moda, o si estan pegadas, o si son de x artista , la gente ha perdido la perspectiva…nos preocupamos mas por cantar canciones nuevas que la gente ni se sabe bien con tal de estar a la vanguardia y a la moda , vas a una iglesia y nos preocupamos mas de que haya un buen grupo de adoracion con cantantes experimentados y una orquesta musical que satisfaga nuestras espectativas y entonces a partir de ahi juzgamos si en ese lugar se esta moviendo el Espiritu, o si esos adoradores son genuinos…la congregacion se olvida de que la manifestacion de nuestra adoracion es constante desde antes de llegar a la iglesia, desde nuestras casas ya debemos tener una la capacidad de darle lo mejor a nuestro Dios y ya cuando llegamos a la iglesia nos unimos a nuestros hermanos y a los instrumentos que Dios usa en aquel lugar para guiarnos con cantos espirituales que lleguen a la presencia de Dios…a veces se convierte en algo estresante saber que todavia hoy en dia la gente no entiende lo que Dios esta buscando verdaderamente y caemos en la monotonia de mandar a la gente a levantar las manos , a gritar , a saltar a repetir muletillas aprendidas…yo espero que Dios nos ayude a ser mas sinceros y no depender de otros para hacer lo que nos corresponde como seres creados por Dios cuya mision mas importante es la de darle la gloria unica y exclusivamente a El.

  7. a mi me tiene muy preocupado,este tema ,porque hay diversas formas de pensar,la palabra dice:tenemos que adorarle en espiritu y en verdad.en E.es estar en comunion con el,y en V.es dejarnos guiar por EL.el espiritu de Dios nos lleva a toda verdad.por consiguiente,si estamos en comunion con Dios vamos a encontrar la verdad.de como debemos adorar a Dios.toda adoracion con un corazon puro y limpioes aceptada por Dios.mi Dios los bendiga grandemente.

  8. Me agrada tu comentario Rafael, deseo comentar que la primera vez que me acerqué a una congregación Cristiana fue muy novedoso para mí, ver que tocaban instumentos y cantaban a coro, cansiones con diferentes ritmos. Sinceramente no lo entendía, en verdad continué asistiendo porque mi sentimiento de paz fue creciendo, yo estaba necesitado del Señor, y fue como estar en un oasis después de cruzar el desierto. no me gusta criticar si alguien tiene buena voz o no, yo trato de buscar la presencia de Dios en esos momentos y si uno salta más que otro, no me importa, quizá esa persona es su forma de expresarse, a fin de cuentas un artista lleva su firma, pero si no se exalta a sí misma si no a Dios, realmente eso inspira para que yo también continúe adorándolo. El nos mira como padre y no importa que el hijo tenga buena voz o baile de maravilla, el padre solo ve la intención y se agrada en ello.

  9. Hay personas que todavia confunden lo que es la Adoracion con las Alabanzas, Se creen k solo lo que estan en un ministerio son adoradores o que solo es la musica, Si la musica es rapida es alabanza y si es lenta es adoracion, NO debe ser asi. Porque la adoracion va mas alla de eso… Es tu forma de vivir haciendo las cosas en cual le agraden al Señor, en Obediencia a el, Postrandose, Humillandote ante el Unico Soberano, Reconociendo k sin El nada somos ni podemos Hacer.
    Por otra parte en cuanto a la musica, tu le adoras con las alabanzas, En cuanto a la Danza, tu le adoras con la danza. En cuanto a todo lo que hagas para Gloria de El, en Obediencia a El, Es Adoracion!
    Todos somos adoradores! Fuimos creado para adorar!Tu mejor ofrenda es Tu Adoracion! y ante cualquier circunstancia hay que adorarle! Sea en buenos tiempos o en los malos, asi como nos enseña la palabra de Dios en JOB 1:21.

    Repito! TU MEJOR ADORACION ERES TU COMO OFRENDA A EL, LO MEJOR QUE LE PUEDES DAR A EL, PARA SU GLORIA!

  10. Te quiero dar las Gracias por el estudio de la Adoracion a Dios estubo ben interesante, como Cristianos deve mos adorar a Dios en Espiritu y en verdad no dejandonos llebar por nuestras emociones. sino vivir conforme al Corazon de Dios y sobre todo Adorarlo en Espiritu y en verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.