La barriga postmoderna

Rafael Pérez
Este tema lo tenía pendiente desde el pasado diciembre, es la segunda parte que ofrecí del artículo Dos gigantes enfrentados.

BarrigaLa semana pasada estuve conversando con la amiga de un amigo, la cual vive en España y se vino a pasar unos días en Santo Domingo. Le preguntaba por la postmodernidad en España y su opinión sobre su influencia en países latinoamericanos, como el nuestro. Lógicamente, me dijo que lo ve difícil, que Latinoamérica está muy lejos de llegar a ser postmoderna.

Compartí con ella la opinión que le escuché a Brian McLaren el año pasado, aquello de llamarnos Post-Coloniales y no Post-Modernos. Luego, la siguiente posición, a la cual he llegado.

Creo que a las influencias artísticas, filosóficas o sociales se llega principalmente por educación, y luego, cuando salen de una élite de consumidores intelectuales, llegan a ser parte de los pueblos por medio de movimientos históricos más grandes (medioevo, renacimiento, ilustración, modernismo). El pueblo ni se entera, pero llega a serlo.

No creo que al día de hoy la gran mayoría de pueblos latinoamericanos pueda experimentar el postmodernismo como influencia social, cultural o filosófica, pues salvo casos aislados, como Chile o Argentina, a nuestros pueblos el modernismo les pasó por encima, no podemos ponerle un «post» a algo que ni siquiera conocimos. De todos modos, nuestra gente puede llegar a mostrar un «comportamiento postmoderno», no por educación, sino por desencanto.

El hombre que por educación manifiesta los rasgos de la post-modernidad (búsqueda de verdades locales esencialmente personales, cuestionamiento, relativismo moral, irrespeto a las instituciones tradicionales), lo hace porque antes confió en el modernismo —como movimiento que afirmaba, a grandes rasgos, que podíamos llegar a la felicidad por medio de la ciencia— y fue defraudado. Ahora, muchos latinoamericanos se comportan igual que ellos, pero lo hacen por desencanto.

El dominicano común no sabe quien es Jean-François Lyotard; ni le interesa saberlo. Lo que él sabe, y lo sabe bien, es que desde 1961, año en que salimos de la dictadura, casi todos los partidos políticos ya ostentaron el poder, e hicieron lo mismo: robar, mentir y dejar el país en iguales o peores condiciones que su antecesor. Como mucho, habrá leído los deportes del periódico, pero tiene muy claro que ni el estado, ni las fuerzas armadas ni la iglesia representan sus intereses, que aquí cada cual busca lo suyo.

Pero aún sin haber puesto antes sus esperanzas en el modernismo, nuestra gente está tan desencantada de las instituciones tradicionales como el post-moderno más brillante. Ya no quiere ser manipulada por políticos oportunistas o religiosos desacreditados; sabe que por muchas sotanas y muchas hostias, la religión organizada solo es otro de los medios para obtener poder y manipular. Todo el mundo está en lo suyo —individualismo— y la influencia de la religión entró en un proceso de erosión —para muestra un botón: el conflicto que tuvieron la prensa y el cardenal en diciembre pasado— que le ha hecho perder su relevancia como instrumento de contención social.

El post-modernismo ya llegó, en la práctica, a Latinoamérica, pero no nos entró por la mente, sino por la barriga. El hambre es el mayor movimiento cultural del mundo, ella nos une, nos forma y hace que todos parezcamos ser iguales.

Ene 4, 2007



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

La prioridad de la oración (Audio)

La prioridad de la oración (Audio)

En medio de los días difíciles que está viviendo nuestra nación, la iglesia cristiana ha sido insistentemente cuestionada por su pasividad en tomar parte. Nuestros conciudadanos, y también nuestros miembros, están a la espera de que las iglesias cristianas se manifesten: que salgan a las calles, que levanten pancartas; nuestro silencio es tenido en el mejor de los casos como indolencia, y en el peor como complicidad.

Dos (2) fuertes <br>motivaciones para orar

Dos (2) fuertes
motivaciones para orar

Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud ante nuestro Señor, ¡y rendir cuentas! Cuando venimos a su presencia, aún antes de abrir los labios con nuestra actitud ya estamos hablando.

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos

La misericordia es la expresión intencional del amor, impulsada por el Espíritu Santo y expresada ante aquellos que de forma natural no entrarían en nuestro radar.