Postmodernismo

Rafael Pérez

Uno de los temas que más me ha interesado en estos días es el postmodernismo y la manera en que expresaremos nuestra fe para alcanzar la generación del cambio. Los cambios a nivel de cosmovisión no son muy frecuentes, dicen que solo han habido tres. Justamente ahora estamos presenciado uno con todas sus implicaciones, estamos pasando de la cosmovisión moderna a la cosmovisión postmoderna.

El cristianismo ha sido exitoso expresándose en diferentes cosmovisiones, ahora estamos aprendiendo a expresarnos en un contexto diferente. Nuestro ejemplo al llevar el evangelio a postmodernos debe ser Pablo cuando dijo que:

Entre los débiles me hice débil, a fin de ganar a los débiles. Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles.

Ganar las nuevas generaciones conlleva sacrificios personales. Si predicamos tener la verdad, esta no puede ser alterada para adaptarnos a gustos generacionales, pero nuestras preferencias personales si tienen que ser revisadas para no ser piedra de tropiezo en la proclamación del evangelio. Los modernistas y posmodernistas son poco compatibles en el terreno de sus ideas, no en vano se dice que la generación post-moderna es la generación del desencanto. Este desencanto es el fruto de promesas modernas incumplidas y un siglo amargo que dejó como legado guerra y desilusión.

El modernismo fracasó en su intento de explicar nuestro mundo utilizando la ciencia como único medio para llegar a la verdad, esto provocó que hoy el mundo este volcado a la espiritualidad y deseoso de encontrar “Verdades locales” funcionales. Creo que estamos en tiempo de transición, no hay un mejor momento que este para acercarse con la verdad del evangelio, única, inalterable y funcional.

Abr 27, 2005
Archivado en: Uncategorized



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

No hace falta estar en la primera juventud, sino estar frescos en la presencia del Señor y prestos para responder cuando se nos requiera.

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Si realmente los cristianos tenemos una doctrina superior, debería serlo también nuestra manera de vivir. A diferencia de la filosofía, que encuentra su propósito en el conocimiento por sí mismo, la doctrina cristiana carece de valor cuando solamente se entiende; hasta que no somos llevados a actuar, a decidir, a cambiar de rumbo, ella no ha alcanzado su propósito.

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Vale la pena trabajar en equipo, y para hacerlo conviene tener presente las motivaciones que nos llevaron a dejar de trabajar solos.