Pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

14 junio 2018 / Rafael Pérez

Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio; la cual no teniendo capitán, ni gobernador, ni señor, prepara en el verano su comida, y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento. Proverbios 6:6-8

Por la misma condición de la creación después del pecado, tarde o temprano tendremos que enfrentar tareas fastidiosas, rutinarias o poco óptimas, asuntos que no se resolverán con inteligencia, sino con sudor.

El primer paso para combatir un pecado es reconocerlo, que incluye llamarlo por su nombre e identificar que está presente, aunque sea de manera oculta y velada, pues el pecado se esconde y se disfraza, en formas tan elaboradas que hay que estar muy atentos, y en verdad querer vencerlo, para poder verlo. Pasa así con la pereza, que podría convivir con nosotros por años disfrazada de virtud. Estas son las maneras en las que la he encontrado oculta: confundiendose con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito». Trataré de describirlas en la forma más vívida que esté a mi alcance para ayudar a identificarlas, para mi beneficio y el tuyo. Estos son asuntos para considerar cada cierto tiempo, pues lo que antes nos visitó puede volver a visitarnos.

Continuar leyendo

Deleite en la Palabra de Dios

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

13 junio 2018 / Rafael Pérez

Alguien puede decirte lo que Dios espera de ti, pero nadie puede prepararte para que eso haga sentido en tu mente, y aún menos, para que encuentres agradable hacer algo que frecuentemente va en contra de tus intereses materiales o deseos carnales.

El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y tu ley está en medio de mi corazón. Salmo 40:8

En cuanto a hacer la voluntad de Dios, está el caso de quienes quieren saber lo que Dios espera de ellos, pero no se preparan para ser sensibles a la dirección del Señor, entonces, frecuentemente se encuentran recibiendo consejos que encuentran irracionales, improcedentes o injustos. Alguien puede decirte lo que Dios espera de ti, pero nadie puede prepararte para que eso haga sentido en tu mente, y aún menos, para que encuentres agradable hacer algo que frecuentemente va en contra de tus intereses materiales o deseos carnales. ¡Es mucho más fácil conocer la voluntad de Dios que deleitarse en ella u obedecerla! Antes de que David pudiera decir que hacer la voluntad de Dios le había agradado y su ley estaba en medio de su corazón (Salmos 40:8) dijo que pacientemente esperó en Jehová (Salmos 40:1), que había dejado de mirar a los soberbios y a los que se desvían tras la mentira (Salmos 40:4), que había llegado a sorprenderse y anunciar las maravillas de Dios (Salmos 40:5). Eso es precisamente lo que hay que hacer para llegar a deleitarse en la voluntad de Dios y en consecuencia poder cumplirla: practicar la paciencia, la santificación y la adoración. Por regla general, cuando alguien impaciente, carnal y centrado en sí mismo pide conocer la voluntad de Dios lo que realmente está buscando es que ser afirmado en su propio punto de vista o endosado por una fuente de autoridad (las Escrituras, un ministro). Este era el caso del perverso rey Acab cuando consultó al profeta Micaías. Y así fue que respondió cuando el profeta le reveló cuál era la voluntad de Dios:

Y el rey de Israel dijo a Josafat: ¿No te lo había yo dicho? Ninguna cosa buena profetizará él acerca de mí, sino solamente el mal. 1 Reyes 22:18

Cuando alguien impaciente, carnal y centrado en sí mismo pide conocer la voluntad de Dios lo que realmente está buscando es ser afirmado en su propio punto de vista o ser endosado por una fuente de autoridad.

Foto — Rachel Lynette / UNSPLASH

Sé responsable por alguien más

12 junio 2018 / Rafael Pérez

Consejo Pastoral:
Quien se hace responsable por alguien más tiene más pasión por conocer las Escrituras, pues desea estar listo para responder sus preguntas; tiene más pasión por cuidar su testimonio, pues está siendo visto e imitado; tiene más deseos por congregarse, para ver y llevar a otros; y busca más el rostro del Señor en oración, pues depende de Él para todo lo anterior.

En todo creyente verdadero hay un sincero deseo de tener una mayor profundidad espiritual, de ver más fruto, más del carácter de Cristo manifestándose en él.

Estuve compartiendo un consejo pastoral con mis hermanos que quisiera compartir también por aquí. Creo que en todo creyente verdadero hay un sincero deseo de tener una mayor profundidad espiritual, de ver más fruto, más del carácter de Cristo manifestándose en él. De tener novedad en su caminar con el Señor: una frescura, una llenura, una evidencia renovada de que el Espíritu Santo se está moviendo en él. Desea un poco más de pasión por la cosa del Señor, por las Escrituras, por la oración, por congregarse. Quizás te has intentado comprometer con alguna disciplina espiritual y no sabes si vas a poder llevarla. Percibir la necesidad y admitirla es el primer paso, ya es ganancia. Querer salir de nuestra normalidad es una señal positiva.
Continuar leyendo

Pablo a Filemón / Esclavitud

La carta a Filemón (Audio)

12 junio 2018 / Rafael Pérez

Audio La carta a Filemón. Sermón predicado en nuestra iglesia el Domingo 22 de Abril del 2018. Descargar MP3

Porque quizás para esto se apartó de ti por algún tiempo, para que le recibieses para siempre; no ya como esclavo, sino como más que esclavo, como hermano amado, mayormente para mí, pero cuánto más para ti, tanto en la carne como en el Señor. Filemón 1:15-16

Introducción
En los tiempos en que se escribió el Nuevo Testamento la esclavitud era aún una institución jurídica común, socialmente admitida y practicada aún entre los cristianos. Tener sirvientes en condición de esclavos —sin libertad— para trabajos agrícolas o domésticos era una forma de acceder a mano de obra y no necesariamente tenía las connotaciones de abuso extremo y generalizado que eventualmente llegó a tener esta práctica con la llegada del colonialismo. La carta a Filemón se ocupa de la relación entre un esclavo que había escapado (Onésimo), la persona que lo recibió y ganó para Cristo (Pablo) y su amo —un creyente de buen testimonio—, al que al parecer había defraudado (Filemón). Sorprendentemente, no hay en ella un llamado a la sublevación o una condena a la esclavitud como forma de trabajo, el apóstol toma un camino más alto para lograr que Filemón reciba y perdone a su esclavo creyente: apeló a la expresión del amor cristiano, al sacrificio común que tenemos que hacer todos los creyentes por la causa, a la utilidad superior que tiene un cristiano, a las formas providenciales en que Dios interviene para alcanzar sus propósitos y al sentido de gratitud que debemos tener, haciendo por otros lo que alguien antes hizo por nosotros. El mensaje de esta carta sigue siendo muy relevante para tener una aproximación cristiana a temas muy actuales.

Aprovechar el tiempo

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

9 junio 2018 / Rafael Pérez

Parte de mi trabajo pastoral consiste en lograr que la gente invierta mejor su tiempo, todo un reto en estos días, pues llegar a estar muy ocupados, o por lo menos pretender estarlo, se ha confundido con madurez, con ser importante o responsable.

Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar.Lucas 14:28-30

Ya sea que estés considerando con seriedad la vida cristiana (como leer tu Biblia, orar y congregarte), servir en un ministerio de tu iglesia local, cultivar tu relación pastoral, fortalecer tu matrimonio, leer más, comenzar a escribir, crecer como líder o emprender algún proyecto, necesitarás tiempo, quizás mucho tiempo, y tiempo es lo que aparentemente no tienes. Parte de mi trabajo pastoral consiste en lograr que la gente invierta mejor su tiempo, en actividades que repercutan en la gloria de Dios, su crecimiento y el de los otros; todo un reto en estos días, pues llegar a estar muy ocupados, o por lo menos pretender estarlo, se ha confundido con madurez, con ser importante o responsable. Nadie cometería el exabrupto de decir que tiene seis horas disponibles en su semana para invertir en su crecimiento, aunque realmente todos podemos tenerlas. Lo que comparto aquí es una serie de consejos para hacernos más disponibles. Los he ordenado desde lo que entiendo es más fácil de hacer a lo más complejo.

Continuar leyendo

Música cristiana o secular

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

6 junio 2018 / Rafael Pérez

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

Esta es una pregunta frecuente: ¿deberíamos los cristianos escuchar música secular? Mi respuesta va en la dirección de tener un criterio, más allá de un sí o un no. La manera más corta de responder sería decir que técnicamente no existe tal cosa como la «música cristiana» o la «música secular», que la música es un lenguaje universal y solamente podría ser calificada como buena música y mala música, música con letra cristiana y música con otra temática. Esta respuesta corta se escucha tan bien como el estribillo de una canción bien compuesta y arreglada, pero no toma en cuenta otros factores muy necesarios que deberíamos considerar. Como cristianos necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música, y es lo que intentaré esbozar en este artículo: una serie de consideraciones al respecto de la música para que después de leerlo y con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo propio según la verdad (eterna y estable) y tu situación particular (temporal y dinámica):
Continuar leyendo



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Alguien puede decirte lo que Dios espera de ti, pero nadie puede prepararte para que eso haga sentido en tu mente, y aún menos, para que encuentres agradable hacer algo que frecuentemente va en contra de tus intereses materiales o deseos carnales.

Los retos de discipular adultos

Los retos de discipular adultos

Si viniste a Cristo siendo un adulto y estás luchando para hacer en tu vida la voluntad del Señor, espero que en este artículo puedas ver que no estás solo y encontrar aliento. ¡Confía en el poder del Evangelio!

Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos

La misericordia es la expresión intencional del amor, impulsada por el Espíritu Santo y expresada ante aquellos que de forma natural no entrarían en nuestro radar.