Notas del Sermón

17 abril 2012 / Rafael Pérez
Notas del Sermón

Cuando me preparo para la enseñanza del domingo frecuentemente produzco más material del que puedo compartir. Durante la semana voy orando, estudiando y meditando en el pasaje de las Escrituras que compartiré, tomo muchas notas —antes en servilletas, ahora en el teléfono— y dibujo diagramas en una pizarra. Esas notas terminan convirtiéndose en los puntos principales y secundarios del sermón y determinan su extensión: los diagramas de la pizarra me ayudan a construir el andamiaje. Al compartirlo, tengo que explicar, ilustrar y aplicar cada uno de esos puntos en menos de una hora —antes de que Eutico(A) se me duerma— y el tiempo regularmente no da, por lo que gran parte de mi trabajo del sábado es editar el material determinando cuáles de los puntos se incluyen y cuáles se quedan fuera a la luz del objetivo del mismo. La pregunta es: ¿cuáles son los puntos principales (regularmente tres) y secundarios más apropiados para llegar al objetivo? Así, muchas de las notas que tomo para el sermón se quedan fuera por asunto de espacio. Si el material restante es suficiente se convierte en otro sermón y si son muchas notas de un solo punto en un artículo. Lo que he pensado es comenzar a publicar esas notas que tomé para el sermón tal cuál, en bruto. Serían como los extras del tema del domingo. En un rato subiré la primera, uno de los puntos que pretendía incluir el domingo pasado (Fruto para Su Gloria) y por razones de espacio se quedó fuera.

  1. Hechos 20:9-10 RVR: «Y un joven llamado Eutico, que estaba sentado en la ventana, rendido de un sueño profundo, por cuanto Pablo disertaba largamente, vencido del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue levantado muerto. Entonces descendió Pablo y se echó sobre él, y abrazándole, dijo: No os alarméis, pues está vivo». []
Archivado en: Anuncios



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Nuestra actitud ante el hermano caído

Nuestra actitud ante el hermano caído

Podría ser que la motivación de quienes siguen hoy el camino de los edomitas (alegrándose, jactándose y aumentando la aflicción del hermano caído) sea un fuerte celo por la obra de Dios mal canalizado, pero en muchos casos la motivación podría ser todavía más baja: soberbia, arrogancia y la falta de misericordia; envidia, celos y viejas rencillas sin superar.

La gracia común

La gracia común

Los cristianos podemos aceptar con facilidad que Dios ha mostrado su amor para con nosotros de una manera especial, «en que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros», pero regularmente obviamos que la gracia común de Dios está disponible para todas sus criaturas.

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

¿Deberíamos los cristianos consumir bebidas alcohólicas?

Ante la posibilidad de que «mi correcta doctrina» le sea un estorbo coloco a mi hermano por encima de mi placer, que es el mejor uso que puedo hacer de mi libertad cristiana. Quizás, absteniéndome yo ahora por amor a mi hermano logro que eventualmente ambos tomemos vino en la presencia del Señor.

Prosperidad sin satisfacción

Prosperidad sin satisfacción

Dios tiene que estar presente, en el primer lugar de nuestras vidas, pues Él es el dueño de las cosas que administramos y por su voluntad las tenemos, pero también Él creó nuestro corazón, y solamente Él tiene la capacidad para dar verdadera satisfacción a nuestra alma; sin Él, todo es absurdo.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

Organizaciones paraeclesiásticas

Organizaciones paraeclesiásticas

La completa eliminación del hambre, de la enfermedad o las injusticias no debería ser nuestra aspiración en este momento. Pero el otro extremo, la indiferencia, tampoco debería ser nuestro lugar: sabemos que siempre tendremos pobres entre nosotros, pero podemos trabajar para que no sean siempre los mismos.