Notas del Sermón

17 abril 2012 / Rafael Pérez
Notas del Sermón

Cuando me preparo para la enseñanza del domingo frecuentemente produzco más material del que puedo compartir. Durante la semana voy orando, estudiando y meditando en el pasaje de las Escrituras que compartiré, tomo muchas notas —antes en servilletas, ahora en el teléfono— y dibujo diagramas en una pizarra. Esas notas terminan convirtiéndose en los puntos principales y secundarios del sermón y determinan su extensión: los diagramas de la pizarra me ayudan a construir el andamiaje. Al compartirlo, tengo que explicar, ilustrar y aplicar cada uno de esos puntos en menos de una hora —antes de que Eutico(A) se me duerma— y el tiempo regularmente no da, por lo que gran parte de mi trabajo del sábado es editar el material determinando cuáles de los puntos se incluyen y cuáles se quedan fuera a la luz del objetivo del mismo. La pregunta es: ¿cuáles son los puntos principales (regularmente tres) y secundarios más apropiados para llegar al objetivo? Así, muchas de las notas que tomo para el sermón se quedan fuera por asunto de espacio. Si el material restante es suficiente se convierte en otro sermón y si son muchas notas de un solo punto en un artículo. Lo que he pensado es comenzar a publicar esas notas que tomé para el sermón tal cuál, en bruto. Serían como los extras del tema del domingo. En un rato subiré la primera, uno de los puntos que pretendía incluir el domingo pasado (Fruto para Su Gloria) y por razones de espacio se quedó fuera.

  1. Hechos 20:9-10 RVR: «Y un joven llamado Eutico, que estaba sentado en la ventana, rendido de un sueño profundo, por cuanto Pablo disertaba largamente, vencido del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue levantado muerto. Entonces descendió Pablo y se echó sobre él, y abrazándole, dijo: No os alarméis, pues está vivo». []
Archivado en: Anuncios



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

Una iglesia que mejora

Una iglesia que mejora

No está mal hacer planes y proyectos, no está mal tener una estrategia para administrar el fruto, pero la única mejora que puede ser considerada importante es llevar la iglesia cada vez más a su fundamento original: aquello ordenado por Cristo y documentado por sus apóstoles es la fuente de las mejoras; en eso, al tiempo de Dios, veremos un fruto que permanece.

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Un contrasentido: el pueblo de Dios sin la Palabra de Dios

Israel dejó de lado la ley Dios y mantuvo por un tiempo todo su aparato político, religioso y social. Sin embargo, lo único que puede preservar al pueblo de la idolatría es tener Su palabra en el centro. Si la quitamos, no hay fuente de autoridad para sostener las instituciones.

La gracia común

La gracia común

Los cristianos podemos aceptar con facilidad que Dios ha mostrado su amor para con nosotros de una manera especial, «en que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros», pero regularmente obviamos que la gracia común de Dios está disponible para todas sus criaturas.

Bienaventurados <br>los que lloran

Bienaventurados
los que lloran

¡Bienaventurados los que lloran! Pues tienen evidencia de la obra del Espíritu Santo en sus corazones, de forma tal que se han vuelto tiernos, significa que realmente están vivos. No sucede naturalmente, pero hay motivos puntuales por los que un hombre sensibilizado por el Espíritu Santo tiene que llorar.

Precauciones al sistematizar las Sagradas Escrituras

Precauciones al sistematizar las Sagradas Escrituras

Las Sagradas Escrituras se perciben como un armonioso sistema, con un centro al que todo apunta (Cristo), un hilo conductor que mantiene todas las partes bien cohesionadas (la historia de la redención) y un propósito que hace que todo tenga sentido (la gloria de Dios).

El amor de Dios hacia Caín

El amor de Dios hacia Caín

La gracia común de Dios se ve en la vida de los cainitas (la reprensión, la edificación de ciudades, el establecimiento de familias, el desarrollo tecnológico y en el florecimiento de las artes), con su expresión más grande en tu paciencia.