La respuesta idónea

17 Marzo 2011 / Rafael Pérez

Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él. (Génesis 2:20)

Adán, en el huerto del Edén, percibió una necesidad. Utilizo intencionalmente la palabra percibió —no tuvo—, pues la necesidad estaba presente en él desde mucho antes. Era algo que ya Dios sabía que él iba a necesitar y de antemano ya estaba preparando la respuesta (Génesis 2:18), pero me maravilla pensar esperó hasta que Adán fuera consciente de ello e intentara inútilmente satisfacerse por sus propios medios para proveerle. Cuando Dios la trajo a él, Adán encontró en Eva justamente lo que él necesitaba de forma tal que quedó totalmente satisfecho. Estoy seguro de que encontró cosas en ella que nunca imaginó que se podían pedir. No fue que Dios le trajo a Adán el prototipo de respuesta que Adán quería con el fin llenar sus expectativas temporales, pues siendo así, tendría que traerle una segunda Eva al corto tiempo, ya nuestras preferencias son muy cambiantes. Lo que ocurrió fue que el mismo creador que lo diseñó a él con su necesidad, proveyó para llenarla de forma idónea.

Una mejor oración

Esta mañana meditaba en estas cosas y me preguntaba si aquello que le estoy pidiendo a Dios con mucha insistencia me llenará realmente, si estoy pidiendo lo que quiero en el momento o lo que en verdad necesito. Pensaba en que quizás ni siquiera soy consciente de lo que realmente debo pedir y lo que es ahora el deseo de mi corazón terminará siendo solamente un capricho cuando descubra lo que Dios había estado preparando de antemano para mí. Quizás la sabiduría esté en seguir pidiendo, pero no aferrarme tanto a lo que entendiendo ahora mismo que es la respuesta correcta, sino, mantener la expectativa de que Dios puede sorprenderme con la respuesta idónea. Me anima saber que antes de yo pueda percibir cualquier necesidad ya Dios la conoce y está trabajando para llenarla.

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.
(Romanos 8:26)

Archivado en: Personales, Reflexiones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.

Selecciones

El trasfondo judío de la iglesia cristiana

El trasfondo judío de la iglesia cristiana

Así como cada cristiano es un teólogo, debería ser también un historiador; y de hecho, no será un buen teólogo si ignorara la historia. Nuestra fe es viva, razonable e histórica, despojarla de este elemento sería igualarla al mito.

Biografía de Guillermo Carey: un testimonio de perseverancia

Biografía de Guillermo Carey: un testimonio de perseverancia

Carey se levantó en Inglaterra para llamar la atención hacia una causa que tenía sin cuidado a la generalidad de los hombres de su tiempo: la evangelización de los paganos. Hoy su intención no impresiona mucho, pero en su tiempo era un proyecto provocador.

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

El amor de Dios hacia Caín

El amor de Dios hacia Caín

La gracia común de Dios se ve en la vida de los cainitas (la reprensión, la edificación de ciudades, el establecimiento de familias, el desarrollo tecnológico y en el florecimiento de las artes), con su expresión más grande en tu paciencia.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».