Archivos

Archivo: Moisés

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.

Cinco buenas prácticas para aconsejar

Cinco buenas prácticas para aconsejar

Estas cinco prácticas (mostrar genuino interés, tener la misma fuente de autoridad, buscar oportunidades, depender de Dios y evitar controlar al aconsejado) son un buen punto de partida para comenzar a capacitarnos como consejeros, pienso que cualquier hermano que las ponga en práctica intencionalmente, aunque sea solamente en sus conversaciones de sobremesa, obtendrá buen fruto.

[Audio] La provisión de Dios para nuestra liberación

Relatos de Salvación En la primera parte de este año he estado predicando en nuestra iglesia el evangelio desde diferentes relatos del Antiguo Testamento. Han sido sermones con dos enfoques principales: he estado predicando el evangelio primeramente para edificar la iglesia, de forma tal que entienda más profundamente su propia salvación y la historia completa […]

[Audio] Dios en tu familia

Esta es la historia de unos padres cuyo hijo nació en un momento poco favorable, que tuvieron que proveerle con los limitados recursos que tuvieron a mano y que aprovecharon bien el tiempo y el beneficio que providencialmente recibieron: poder formar en los primeros años el carácter de su hijo, de forma tal que pudiera retener sus convicciones durante toda su vida, cuando ya no estuviera con ellos.

[Video] Dios se revela a Sí mismo

La adoración que Dios recibe comienza con una correcta idea de quién es Él: cuando conocemos realmente a Dios, en su majestad, su grandeza y misericordia para con nosotros, es que podemos adorarle correctamente. Todo empezó con Dios revelándose a Sí mismo, y al hacerlo, estableció el fundamento para su correcta adoración. El fundamento para […]

Hoy por ti, mañana por ellos

La forma en que comienza una relación determina la forma en que se desarrolla. Cristo no invitó a Pedro a seguirle para dar un paseo o recibir un estudio bíblico, sino a seguirle con un propósito claramente definido, que no terminaba en Pedro, sino que lo trascendía, llegando mucho más allá. Le dijo que eventualmente lo convertiría ―por medio de la enseñanza y la práctica― en un pescador de hombres. Quizás la particularidad de su llamado, orientado la acción y no a la reflexión, fue lo que hizo de Pedro un discípulo mucho más proactivo que sus iguales.