Billy Graham: tres cosas que haría de manera diferente

Rafael Pérez

Billy Graham, Tal como soyDe los libros que he leído en los últimos años, uno de los que más valoro, me atrevería a leer y de hecho vuelvo a leer algunas de sus partes con frecuencia, es la autobiografía de Billy Graham, Tal como soy. En ella, ya al final, hay una hoja —páginas 767 y 768 en la edición en español— que tengo doblada. Allí, este predicador ya anciano, reflexiona sobre aquellas cosas de su larga vida que si pudiera volver atrás, haría de maneras diferentes. Cita varias en tres párrafos, que yo he tomado como buenos consejos, pues en ellos hay canas, hay sabiduría. Las transcribo a continuación.

  1. Hablaría menos y estudiaría más y pasaría más tiempo con mi familia. Cuando reflexiono sobre el programa de trabajo que teníamos hace 30 o 40 años, me dejan pasmado todas las cosas que hicimos y los compromisos que cumplimos. A veces saltamos de una parte del país a otra, o hasta de un continente a otro en el curso de sólo algunos días. ¿Fueron necesarios todos esos compromisos? ¿Tenía yo criterios adecuados en cuanto a cuáles aceptar y cuáles rechazar? Lo dudo. Cada día que estaba ausente de mi familia se ha ido para siempre. Aunque muchos de esos viajes fueron necesarios algunos no lo fueron.
  2. También pasaría más tiempo en mi desarrollo espiritual, procurando llegar a estar más cerca de Dios para que pudiera ser más como Cristo. Pasaría más tiempo en oración, no sólo por mí, sino también por los demás. Pasaría más tiempo estudiando la Biblia y meditando sobre su verdad, no sólo para la preparación de sermones, sino también para aplicar su mensaje a mi vida. Es demasiado fácil que alguien en mi posición lea la Biblia solo con miras a un sermón futuro, pasando por alto el mensaje que Dios tiene para mí en sus páginas. Y le daría más atención a la comunión con otros cristianos, que pudieran enseñarme y animarme (y hasta reprenderme cuando fuera necesario).
  3. Si pudiera hacerlo todo de nuevo, también evitaría cualquier apariencia de participación en la política partidista. En general, como ya he dicho, mi interés principal en mis contactos con líderes políticos ha sido como pastor y consejero espiritual, no como asesor político. (…) Sin embargo, ha habido momentos en que sin duda salí de mi llamamiento como evangelista y me metí en la política. Un evangelista está llamado a hacer una cosa, y solo una: proclamar el evangelio. El meterse en cuestiones estrictamente políticas, o en la política partidista inevitablemente diluye el efecto del evangelista y transige su mensaje. Es una lección que quisiera haber aprendido más pronto.
Jul 17, 2008
Archivado en: Citas, Libros



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

La prioridad de la oración (Audio)

La prioridad de la oración (Audio)

En medio de los días difíciles que está viviendo nuestra nación, la iglesia cristiana ha sido insistentemente cuestionada por su pasividad en tomar parte. Nuestros conciudadanos, y también nuestros miembros, están a la espera de que las iglesias cristianas se manifesten: que salgan a las calles, que levanten pancartas; nuestro silencio es tenido en el mejor de los casos como indolencia, y en el peor como complicidad.

Dos (2) fuertes <br>motivaciones para orar

Dos (2) fuertes
motivaciones para orar

Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud ante nuestro Señor, ¡y rendir cuentas! Cuando venimos a su presencia, aún antes de abrir los labios con nuestra actitud ya estamos hablando.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

Una guía, en tres etapas, para el estudio bíblico

Una guía, en tres etapas, para el estudio bíblico

Sin importar los años que tengas estudiando la Biblia siempre volverás a los fundamentos (Cristo y el evangelio), siempre estarás estudiando todas las Escrituras para tener más contexto y resumiendo en forma de doctrina, cada vez con más claridad, las cosas que vas aprendiendo.

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.