Dar la otra mejilla

Rafael Pérez

Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva. (Lucas 6:29—30)

El objetivo de dar la otra mejilla, ofrecer la capa y cargar un poco más se puede entender mejor en el contexto del perdón: un acto del amor sacrificado que da una segunda oportunidad a quien maltrata, despoja o carga. Cuando alguien peca contra nosotros inmediatamente el instinto de protección nos impulsa a alejarnos para terminar con la agresión, sin embargo, cuando Jesús nos enseñó a perdonar su enseñanza siguió el mismo principio: no te alejes ni esperes que tu hermano recapacite y venga: ve tú dónde él y trata de restablecer la comunión. Siendo así, el sentido más profundo de dar la otra mejilla no es recibir bofetadas ilimitadamente en una actitud masoquista, sino más bien la disposición a darle al agresor una segunda oportunidad, a creer de nuevo, a volver a confiar. La esperanza de quien pone la otra mejilla es que esta vez, en vez de una bofetada, puede recibir un beso. [F: Extracto de la enseñanza ‘La iniciativa de perdonar‘.]

Ago 2, 2010
Archivado en: Reflexiones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.

Algunas motivaciones para tener un Campamento Bíblico de Verano

Algunas motivaciones para tener un Campamento Bíblico de Verano

Es un esfuerzo enorme desde todos los puntos de vista y lo que nos impulsa es la convicción: los niños tienen alma, y la suya tiene el mismo valor que la de un adulto. Así mismo, creemos que los medios de gracia del Señor pueden alcanzar a los pequeños desde la más tierna a edad.

Los retos de discipular adultos

Los retos de discipular adultos

Si viniste a Cristo siendo un adulto y estás luchando para hacer en tu vida la voluntad del Señor, espero que en este artículo puedas ver que no estás solo y encontrar aliento. ¡Confía en el poder del Evangelio!