Nuestro ministerio de niños

Rafael Pérez
PezMundial / Niños

Foto: Actividades en la clase de niños durante nuestra reunión del domingo.

Más que sólo entretenimiento

Uno de los ministerios de nuestra iglesia que más valoro y admiro es el de los niños. La audiencia que asiste regularmente a ahora mismo PezMundial se divide en tres grandes grupos: familias ya maduras con hijos universitarios, damas y caballeros cuyas parejas no son creyentes y muchos jóvenes adultos solteros, quizás por esto, tenemos pocos niños. Sorprendentemente, contamos con uno de los ministerios infantiles más bien diseñados que he conocido y cuyo líder —la Dra. Nelly Escotto— se ha venido preparando para desarrollarlo durante años. Cada clase de niños es preparada con un propósito y la visión del ministerio va mucho más allá de entretener al niño en lo que su padre aprende, algo que —lamentablemente— es común en las iglesias. Algunos domingos recibimos tres niños, un día especial quizás siete y muchas veces ninguno, sin embargo, la alfombra siempre está preparada para ellos.

Ministerio pequeño, fruto grande

A pesar de ser ahora mismo un ministerio pequeño, son muchos los testimonios que recibimos de los padres de los niños que visitan nuestra iglesia un domingo y durante toda la semana sus hijos hablan de lo que aprendieron en PezMundial. Hoy estuve revisando las actividades para hacer en casa con sus hijos que reciben los padres —una continuación de la enseñanza del domingo— y le di gloria a Dios por nuestro ministerio de niños, en especial por la constancia que ha demostrado su líder, evidencia de la convicción que tiene en su llamado. Cuando sea un ministerio muy grande y cientos de niños nos visiten un domingo, me gustaría volver a leer esto para darle nuevamente la gloria a Dios, y también las gracias.

Jul 29, 2010
Archivado en: Ministerio, PezMundial



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos

La misericordia es la expresión intencional del amor, impulsada por el Espíritu Santo y expresada ante aquellos que de forma natural no entrarían en nuestro radar.

[Guía] Cómo buscar un versículo en la Biblia

[Guía] Cómo buscar un versículo en la Biblia

Quienes por años hemos estado leyendo la Biblia podemos dar por sentado que todo el que tiene una sabe usarla, y quienes comienzan a leerla piensan que algunos tienen una capacidad especial que les permite llegar instantáneamente a cualquier versículo de la misma, para ellos, es buscar la aguja en un pajar y una labor estresante.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

No hace falta estar en la primera juventud, sino estar frescos en la presencia del Señor y prestos para responder cuando se nos requiera.

La prioridad de la oración (Audio)

La prioridad de la oración (Audio)

En medio de los días difíciles que está viviendo nuestra nación, la iglesia cristiana ha sido insistentemente cuestionada por su pasividad en tomar parte. Nuestros conciudadanos, y también nuestros miembros, están a la espera de que las iglesias cristianas se manifesten: que salgan a las calles, que levanten pancartas; nuestro silencio es tenido en el mejor de los casos como indolencia, y en el peor como complicidad.