Difícil de matar

Rafael Pérez

Aunque Saúl fue un rey malvado y al final rechazado por Dios, ni siquiera él mismo pudo determinar el momento de su muerte, que fue un hecho de lo más curioso. David lo tuvo dos veces en sus manos y no lo mató, los filisteos derrotaron a su ejército, mataron a sus mejores guerreros y a sus hijos, pero no pudieron alcanzarlo. Él mismo le pidió a su escudero que lo matara y éste se negó a hacerlo. Se clavó su propia espada y dejó que el peso de su cuerpo se la enterrara, pero aunque angustiado por el dolor, no perdió la vida. Tuvo que venir, al final, un amalecita y subirse sobre él para que pudiera terminar de morir. Tal como dijo el profeta Daniel: «Jehová es quien pone y quita reyes». Ni siquiera el mismo Saúl pudo abandonar el trono antes de tiempo por sus propias fuerzas. [F: Extracto de la enseñanza ‘Aprendiendo a esperar tu momento’.]

Jul 8, 2009
Archivado en: Uncategorized



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Asuntos básicos como tener una agenda o un presupuesto podría impactar más en tu crecimiento espiritual de lo que has sido consciente.

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.