Aniversario de PezMundial

Rafael Pérez

El domingo pasado celebramos el primer aniversario de PezMundial. Paradójicamente, estos últimos días no han sido muy alegres para mí, ya que el aniversario de nuestra iglesia coincidió con una situación bien difícil para mi familia. Rocío, mi hermana mayor, que precisamente fue una de las dos personas que hace un año me empujaron para que terminara de comenzar este proyecto y es hoy un miembro clave de nuestro equipo de trabajo, tuvo una situación de salud bien triste por la que tuvieron que someterla a una cirugía de emergencia de viernes para sábado. Mientras nosotros celebramos el domingo y atendíamos a nuestros visitantes, ella estaba aún en cama recibiendo atención médica.

Compartí para la ocasión una enseñanza sobre la importancia de comenzar basada en el libro de Nehemías y motivada por ese primer empujón que me dio Rocío. Fue una actividad muy bonita y memorable donde públicamente —ante más de cien personas— dimos gracias a nuestro Dios, que ha sido bueno con nosotros en este primer tiempo sorprendiéndonos al darnos mucho más de lo que nosotros pedimos y esperábamos. Mientras planificábamos el aniversario contemplamos varias opciones de lugares, pero al final decidimos hacerlo en el parqueo de nuestro local, pues a pesar de no ser el sitio más acogedor, uno de nuestros valores es la sinceridad, y ese es el lugar en el que actualmente estamos. Nuestra mayor satisfacción en este primer año es que lo que tenemos para mostrar no es un hermoso templo o un programa muy elaborado, sino nuestra gente: una hermosa comunidad de fe, esperanza y amor. Ese es nuestro mayor adorno.

Este fue para mí un fin de semana de emociones encontradas: el viernes tristeza, por la situación de salud de Rocío; el domingo alegría, por el aniversario de PezMundial. Pero el sábado, mientras oraba y mediábamos en una de las promesas de nuestro Dios, llegue a tener algo que es superior a ambas cosas, y es el gozo, gozo que sobrepasa todo entendimiento. Gozo que no depende de nuestras emociones cambiantes, sino de algo mucho más profundo y estable: nuestras convicciones, las cuales están cimentadas no en las situaciones del momento presente, sino en las promesas de un Dios que siempre ha sido fiel. Recuerdo que hace un año, cuando cerramos el saloncito en el que nos reunimos después de la primera reunión de PezMundial, Rocío y yo salimos juntos, saltando de alegría, celebrando que habíamos por fin comenzando. Pero sin importar las circunstancias del momento (salud o enfermedad, tristeza o alegría), podemos decir con toda confianza que nuestro Dios es bueno, declarar públicamente que nuestro Dios ha sido fiel.

Abr 21, 2009



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Implicaciones prácticas de la doctrina cristiana (Audio)

Si realmente los cristianos tenemos una doctrina superior, debería serlo también nuestra manera de vivir. A diferencia de la filosofía, que encuentra su propósito en el conocimiento por sí mismo, la doctrina cristiana carece de valor cuando solamente se entiende; hasta que no somos llevados a actuar, a decidir, a cambiar de rumbo, ella no ha alcanzado su propósito.

La realidad del ministerio bivocacional

La realidad del ministerio bivocacional

Se les llama «ministros bivocacionales» a quienes aparte de su trabajo en la iglesia tienen que hacer otros trabajos para buscar su sustento y «ministros a tiempo completo» a quienes pueden dedicar todo su tiempo al trabajo en la iglesia y desde él pueden ser sostenidos.

Dos (2) fuertes <br>motivaciones para orar

Dos (2) fuertes
motivaciones para orar

Orar es más que pedir cosas, es también manifestar una actitud ante nuestro Señor, ¡y rendir cuentas! Cuando venimos a su presencia, aún antes de abrir los labios con nuestra actitud ya estamos hablando.

La prioridad de la oración (Audio)

La prioridad de la oración (Audio)

En medio de los días difíciles que está viviendo nuestra nación, la iglesia cristiana ha sido insistentemente cuestionada por su pasividad en tomar parte. Nuestros conciudadanos, y también nuestros miembros, están a la espera de que las iglesias cristianas se manifesten: que salgan a las calles, que levanten pancartas; nuestro silencio es tenido en el mejor de los casos como indolencia, y en el peor como complicidad.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Cómo aprovechar mejor tu tiempo

Asuntos básicos como tener una agenda o un presupuesto podría impactar más en tu crecimiento espiritual de lo que has sido consciente.