De la empresa a la iglesia

Rafael Pérez

El miércoles sostuvimos desde Invermedios —la empresa que estoy desarrollando— una reunión con los responsables de comunicación externa de una telefónica local en la que les propusimos un proyecto sumamente interesante. El mismo incluye desarrollar una estrategia de marketing, una herramienta de TI y gestionar una comunidad para alcanzar un objetivo concreto en determinado mercado. Nuestra principal diferencia competitiva en Invermedios es que nuestra oferta no es sólo tecnología, sino también estrategia y gestión de proyectos: diseño, implementación y mantenimiento.

Al salir de la reunión, mientras conducía hacia otro compromiso, me preguntaba a mí mismo la razón por la cual los tres elementos claves de Invermedios (Gestión de proyectos, Marketing estratégico y Tecnologías de Información) no han estado tan presentes como sería de esperar en PezMundial, la iglesia en la que estoy sirviendo. Y allí mismo acaricié la posibilidad de desarrollar la misma estrategia que les ofrecí a la telefónica durante el 2009 en nuestra comunidad cristiana; pero algo que comenzó en mi estomago y terminó en mi cabeza me hizo abandonar el pensamiento en el mismo momento en que llegó.

Todavía no he encontrado la razón, pero algo muy fuerte me impide. Pensar en contar a mis hermanos y amigos según determinadas variables y proyectar esos números en diferentes trimestres del año como lo haría en una empresa me produce una reacción muy negativa. Ya antes he dicho que la iglesia debe medir sus frutos y optimizar sus recursos, ahora estoy buscando un límite que sea saludable.

Dic 12, 2008



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

No hace falta estar en la primera juventud, sino estar frescos en la presencia del Señor y prestos para responder cuando se nos requiera.

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

Tres (3) barreras para involucrar obreros en el ministerio

La iglesia cristiana no es una fundación ni una ONG, la tarea no es solamente práctica, sino principalmente espiritual. Es absolutamente necesario que sea evidente una relación personal creciente con el Señor de la obra antes de ponerle la mano al arado.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Vale la pena trabajar en equipo, y para hacerlo conviene tener presente las motivaciones que nos llevaron a dejar de trabajar solos.

Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos

La misericordia es la expresión intencional del amor, impulsada por el Espíritu Santo y expresada ante aquellos que de forma natural no entrarían en nuestro radar.