De la empresa a la iglesia

El miércoles sostuvimos desde Invermedios —la empresa que estoy desarrollando— una reunión con los responsables de comunicación externa de una telefónica local en la que les propusimos un proyecto sumamente interesante. El mismo incluye desarrollar una estrategia de marketing, una herramienta de TI y gestionar una comunidad para alcanzar un objetivo concreto en determinado mercado. Nuestra principal diferencia competitiva en Invermedios es que nuestra oferta no es sólo tecnología, sino también estrategia y gestión de proyectos: diseño, implementación y mantenimiento.

Al salir de la reunión, mientras conducía hacia otro compromiso, me preguntaba a mí mismo la razón por la cual los tres elementos claves de Invermedios (Gestión de proyectos, Marketing estratégico y Tecnologías de Información) no han estado tan presentes como sería de esperar en PezMundial, la iglesia en la que estoy sirviendo. Y allí mismo acaricié la posibilidad de desarrollar la misma estrategia que les ofrecí a la telefónica durante el 2009 en nuestra comunidad cristiana; pero algo que comenzó en mi estomago y terminó en mi cabeza me hizo abandonar el pensamiento en el mismo momento en que llegó.

Todavía no he encontrado la razón, pero algo muy fuerte me impide. Pensar en contar a mis hermanos y amigos según determinadas variables y proyectar esos números en diferentes trimestres del año como lo haría en una empresa me produce una reacción muy negativa. Ya antes he dicho que la iglesia debe medir sus frutos y optimizar sus recursos, ahora estoy buscando un límite que sea saludable.

2 comentarios

  1. Bendiciones y gloria a Dios por el talento que ha puesto en ti. Espero sigas usandolo siempre en beneficio de la iglesia y la sociedad.

    No creo que empresa e iglesia sean compatibles. Marketing en la iglesia?

    La iglesia lo que necesita son pastores, que no se apacienten a si mismos, que cuiden las ovejas, no degollen a las gordas, venden las perniquebradas, recojan a las descarriadas, busquen a las perdidas, y no maltraten a las fuertes. Pastores que prediquen un evangelio completo, integro, sin adulterar.

    =)

  2. Bendiciones Rafa!!

    Definitivamente que pensaste con el estómago!!! Como cuasi economista, pesaría de la misma forma en principio (guardando las distancias).

    A pesar de que es importante medir los resultados (alcance y efectividad del mensaje) de la Iglesia, también hemos visto en diferentes epocas, tu en especial a lo largo de tu vida, que muchas de las variables que se podrian medir, en la iglesia funcionan a la inversa (no siempre mucha gente quiere decir que el mensaje esté siendo bueno).

    Espero que el Señor muestre cual es el limite saludable.

    Saludos y nos vemos el jueves!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.