Rediseño de nuestra reunión de mesas

Rafael Pérez

El jueves pasado tuvimos nuestra primera reunión de mesas —así le seguimos llamando a los grupos, aunque hace tiempo que dejamos de utilizar mesas como tal— en nuestro nuevo local. A diferencia del domingo, dónde el contenido principal de nuestra reunión es la enseñanza, nuestros jueves se caracterizan por la conversación: nuestra gente viene a conversar, a expresarse, a participar, y de algún modo, sentimos que al aire libre esta reunión funciona mejor. (Quizás extrañamos el parqueo.) Esta semana concluiremos la primera etapa del proyecto de mudanza y pronto pasaremos a la segunda, que es habilitar un espacio al aire libre en el que esperamos desarrollar la reunión de mesas los jueves y nuestro ministerio de niños los domingos.

La mesa de Tomás.En la imágen: La mesa de Tomás.


A partir del próximo jueves modificaremos un poco el programa de la reunión de mesas, para hacerla aún más interactiva y conversacional. En vez de tener un tiempo de enseñanzas de 30 minutos, como habíamos estado haciendo hasta ahora, probaremos con un tiempo de preguntas y respuestas basado en la enseñanza del domingo. Una debilidad que siempre hemos intentado superar en PezMundial es la falta de interacción que tiene el púlpito cristiano, en vez de sentar la gente a escuchar un sermón, preferimos compartir una charla corta con el fin de aumentarla, contrastarla y aplicarla en la mesa.

La entrevista.En la imágen: La entrevista.

Ya que los domingos, por asunto de logística, no nos es posible hacerlo, pensamos distribuir formularios de preguntas para que los asistentes puedan anotar allí sus dudas o necesidades particulares de aplicación, y venir los jueves a recibir respuestas. Por otro lado, así evitamos saturar, permitiendo que durante toda la semana nuestros miembros se mantengan meditando y pensando en un solo tema. El nuevo programa quedará de la siguiente manera: tiempo de adoración, preguntas y respuestas, la mesa y testimonios.

Oct 21, 2008
Archivado en: Actividades



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

Palabras de ánimo para mis hermanos ya ancianos

No hace falta estar en la primera juventud, sino estar frescos en la presencia del Señor y prestos para responder cuando se nos requiera.

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.

(Audio) La relación pastoral

(Audio) La relación pastoral

Una valiosa relación en la vida de todo creyente es su relación pastoral, relación que debe ser edificada intencionalmente a través del tiempo con el fin de llegar juntos a glorificar al Señor. El pastor ha sido dado por Cristo a su rebaño para dirigirle, cuidarle y alimentarle, con la advertencia solemne de que un día dará cuenta por cada oveja al Señor de los pastores.