Malaquías: uso y abuso

Rafael Pérez

La enseñanza de ayer, en PeMundial, estuvo basada en el capítulo #1 del libro de Malaquías. Ya que los jueves la enseñanza es temática (usamos la escritura para hablar sobre algún tema desde la perspectiva de Dios) y me auxilio de recursos audiovisuales para la presentación, aprovecho el domingo para enseñar una porción más extensa de algún libro de la Biblia, usando solamente el texto. (Tampoco tengo tiempo para preparar dos presentaciones a la semana.) He notado que los amigos que se acercan muestran inicialmente mayor interés sobre los temas que sobre los textos, pero a medida que van madurando, se van interesando más en el estudio de la Biblia como tal.

Una anécdota interesante es, que aunque en los últimos años he predicado cientos de sermones de casi todas las partes de la escritura, no recuerdo la última vez que lo haya hecho de Malaquías. Lo sé, porque en mi Biblia de estudio —la que utilizo para prepararme cuando voy a enseñar— marco con colores los versículos que estudio con el objetivo de predicar y las páginas de este libro estaban a blanco y negro. La razón no ha sido el descuido o la falta de interés, pues mucho he leído el libro y disfrutado su mensaje, sino el prejuicio.

Tengo muy vívida en mi mente la imagen de una serie de predicadores que olvidando las preciosas enseñanzas que tiene Malaquías para la iglesia y la forma arquitectónica en que conecta el antiguo y el nuevo pacto, como si fuera un puente, prefieren tomar con pinzas solamente algunos versículos precisos —los que hablan de traer a Dios los diezmos y ofrendas—, so pena de bendición o maldición, como si fueran vendedores de indulgencias. Ya sea para amenazar al pueblo de Dios o para engatusarlo en promesas de feria, este profeta, cuyo libro se encuentra en el centro de la Biblia, siempre ha venido bien.

Y lo más lamentable es que es verdad: Dios bendice al dador alegre y recompensa a los que le honran, pero la actitud que provoca en la iglesia la forma en que tales predicadores presentan el mensaje de Malaquías dudo mucho que mueva al «Señor todo poderoso» a abrir las ventanas de los cielos. Dios no es el genio de la lámpara ni un fondo de inversiones con garantía soberana, Él es el rey, y lo que espera de sus súbditos no es una moneda para comenzar a moverse como si fuera un juguete mecánico, sino honra y respeto, tributo y reverencia. Lo que abre las ventanas de los cielos no es necesariamente nuestro bolsillo, sino, principalmente, nuestra actitud. El domingo próximo pasamos al capítulo dos.

Sep 8, 2008
Archivado en: PezMundial (Comunidad)



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

María: cualidades de una madre ejemplar (Audio)

María: cualidades de una madre ejemplar (Audio)

Prediqué este sermón el domingo pasado con motivo del día de las madres, pero como todas las Escrituras, es apropiado para toda la familia.

Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos

La misericordia es la expresión intencional del amor, impulsada por el Espíritu Santo y expresada ante aquellos que de forma natural no entrarían en nuestro radar.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

La mecánica para la edificación de la iglesia

La mecánica para la edificación de la iglesia

Comenzar el trabajo de edificación sin comprender bien el mecanismo solamente conduce a la frustración y a un cansancio sin fruto.

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Leyes sobre la esclavitud en el antiguo Israel

Es una ironía. Los cristianos somos acusados por los incrédulos de basar nuestra fe en un libro que justifica la esclavitud, pero nuestros acusadores no han considerado que el ideal de libertad que ellos hoy defienden fue el cristianismo que se los enseñó.

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Ana: tres lecciones de gratitud (1/3)

Gratitud es la expresión de aquel que ha recibido algo, y en nuestra relación con Dios debería ser esta una constante. Dada la multitud de los bienes recibidos de Él, nos quedaremos cortos en nuestra expresión de agradecimiento, por eso, todo momento es oportuno para estimular la gratitud, es una de las cosas que nunca sobran, sino que siempre hacen falta.