¡PezMundial se mueve!

Rafael Pérez

A pesar del ambiente lluvioso, fruto de una tormenta que va saliendo (Hanna) y otra que está por llegar (Ike), tuvimos ayer una muy buena reunión en PezMundial. Por fe creemos que estamos realizando nuestras últimas actividades en el parqueo que nos ha acompañado los últimos cuatro meses y esa fue una de las razones por las que decidimos reunirnos a pesar del mal tiempo. Hay algo que se ha repetido vez tras vez y no estoy seguro de que otros lo hayan notado, y es que al final, llegan a la reunión tantas personas como sillas disponibles tengamos, al parecer Dios responde de acuerdo a nuestra fe.

Reunión de Ayer (Primera Parte).

En medio de la actividad de las mesas, cada grupo oró a Dios por el lugar al cual nos está por llevar y mucha gente ha estado orando por el mismo propósito. Ayúdanos a orar tú también, para que juntos celebremos cuando Dios nos responda.

El que con lágrimas siembra, con regocijo cosecha. El que llorando esparce la semilla, cantando recoge sus gavillas. (Salmos 26:5,6)

Cuando se concrete la mudanza, el lugar al que lleguemos será el tercero que habremos ocupado en la corta vida de nuestra iglesia. Iniciamos en el salón de espera de un taller de mecánica, donde cabían unas 14 personas, luego pasamos al parqueo del mismo lugar, donde hemos tenido reuniones de casi 40, y aunque la capacidad del lugar es mucha, el esfuerzo a realizar para organizar allí espacio —al aire libre— para más de 40 personas es titánico: cargar mobiliario y equipos temprano en la tarde para luego recoger todo al final de la reunión y volverlo a guardar nos tiene exhaustos. (Atravesamos la ciudad dos veces al día con nuestros vehículos repletos de cosas.)

Grupo orandoGrupo orando por el proyecto de mudanza.

Queremos ir a un lugar más cómodo para dedicarle a nuestra gente el tiempo que ahora mismo le estamos dedicando a nuestras sillas. Por otro lado, ahora mismo nos reunimos los jueves en la Zona Metropolitana de Santo Domingo y los domingos en Santo Domingo Este, deseamos pronto tener ambas reuniones en el mismo lugar. El reto es doble, no se trata solamente de encontrar el espacio para por lo menos 80 personas, sino también de canalizar los recursos necesarios para costear el local y adquirir al mismo tiempo más mobiliario y equipos. Ayúdanos con tus oraciones, y si puedes también ayudarnos a canalizar recursos (principalmente sillas y equipos), no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡PezMundial se mueve!

Sep 5, 2008
Archivado en: PezMundial (Comunidad)



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Vale la pena trabajar en equipo, y para hacerlo conviene tener presente las motivaciones que nos llevaron a dejar de trabajar solos.

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

Cinco formas comunes en que se oculta la pereza

La pereza se confunde con emprendimiento, con optimización, con creatividad, con esperar oportunidades ideales y con una falsa idea de lo que es «el éxito»

Bienaventurados los misericordiosos

Bienaventurados los misericordiosos

La misericordia es la expresión intencional del amor, impulsada por el Espíritu Santo y expresada ante aquellos que de forma natural no entrarían en nuestro radar.

La mecánica para la edificación de la iglesia

La mecánica para la edificación de la iglesia

Comenzar el trabajo de edificación sin comprender bien el mecanismo solamente conduce a la frustración y a un cansancio sin fruto.

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Cómo encontrar deleite en la voluntad de Dios

Alguien puede decirte lo que Dios espera de ti, pero nadie puede prepararte para que eso haga sentido en tu mente, y aún menos, para que encuentres agradable hacer algo que frecuentemente va en contra de tus intereses materiales o deseos carnales.