Archivos

Archivo: Mateo 23

Bienaventurados <br>los que lloran

Bienaventurados
los que lloran

¡Bienaventurados los que lloran! Pues tienen evidencia de la obra del Espíritu Santo en sus corazones, de forma tal que se han vuelto tiernos, significa que realmente están vivos. No sucede naturalmente, pero hay motivos puntuales por los que un hombre sensibilizado por el Espíritu Santo tiene que llorar.

Los pecados de nuestros padres

El domingo pasado estuve enseñando en PezMundial sobre cómo lidiar con los pecados de nuestros padres, un tema amargo, pero extremadamente saludable. A veces bromeo con mis amigos y les digo que éstas son las especias, tomando el ejemplo del cordero pascual, y de esa forma les pedí a mis hermanos que recibieran el sermón: […]