Rey Josías / Libro de la ley

Repetir con la misma pasión

Rafael Pérez

Cuando algo es realmente valioso —como lo es el consejo de la Palabra de Dios—, se puede compartir cien veces más con la misma pasión de la primera vez.

Anteayer estuve en la Iglesia Evangélica Dominicana (Avenida México) compartiendo por cuarta vez desde el 2009 la misma enseñanza sobre el libro de Daniel: Daniel en Babilonia. Recuerdo que la primera vez que repuse un tema ya predicado me sentí bien raro, pues como que no encontraba la misma pasión al repetir las mismas cosas. Y es que cuando se acaba de preparar algo existe cierta urgencia por compartirlo pronto, pero me he dado cuenta que cuando algo es realmente valioso —como lo es el consejo de la Palabra de Dios—, se puede compartir cien veces más con la misma pasión de la primera vez. Es la misma pasión que sintió el Rey Josías cuando encontró un viejo libro, quizás sucio y maltratado por el tiempo: el Libro de la Ley. No era nada nuevo, pero aún era la Palabra de Dios, y con ella, comenzó una gran reforma.

Entonces dijo el sumo sacerdote Hilcías al escriba Safán: He hallado el libro de la ley en la casa de Jehová. E Hilcías dio el libro a Safán, y lo leyó. Asimismo el escriba Safán declaró al rey, diciendo: El sacerdote Hilcías me ha dado un libro. Y lo leyó Safán delante del rey. Y cuando el rey hubo oído las palabras del libro de la ley, rasgó sus vestidos. (2 Reyes 22:8, 10—11)

Jun 28, 2011
Archivado en: Reflexiones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

La realidad del ministerio bivocacional

La realidad del ministerio bivocacional

Se les llama «ministros bivocacionales» a quienes aparte de su trabajo en la iglesia tienen que hacer otros trabajos para buscar su sustento y «ministros a tiempo completo» a quienes pueden dedicar todo su tiempo al trabajo en la iglesia y desde él pueden ser sostenidos.

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

¿Por qué el Señor no salva a mi familiar?

Recientemente en dos ocasiones y decenas de veces en los últimos años he tenido que responder la pregunta. Escribo ahora esto no tanto con la intención de darle respuesta, sino con la intención de dar aliento. Lo que pretendo con este corto artículo es ayudar a mis hermanos a glorificar al Señor en sus relaciones con familiares que aún no han creído.

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

¿Por dónde comenzar a estudiar la Biblia?

En la mayor parte de Latinoamérica la gente ya tiene cierto conocimiento sobre Jesús. Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son especialmente útiles para conocer su persona, pero el cuarto evangelio (Juan) fue escrito expresamente «para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre».

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Un criterio para seleccionar la música que escuchamos

Necesitamos un criterio para nuestra aproximación a la música. Aquí encontrarás una serie de consideraciones para que con la ayuda del Señor puedas establecer el tuyo. Sé que para algunos este podría ser un tema ya cerrado, pero creo que valdría la pena volver a pensarlo, para nuestro provecho y el de nuestros hermanos.

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.