Seres queridos

Añorar una ciudad

Rafael Pérez

Con esta nota personal inauguro una serie en la que me propongo compartir algo de lo que estoy leyendo, haciendo y viviendo en ciento cincuenta palabras exactas y un versículo. El reto está en usar solamente 150 palabras, ni más ni menos.

Tu ciudad no es el lugar en donde naces, sino donde están tus seres queridos.

Pensaba en el concepto de identidad y ciudad, pues ayer se cumplieron dieciocho años desde que mi familia se mudó desde Azua a Santo Domingo. Pensaba en lo poco que añoro el lugar en que nací, principalmente, porque de mis seres más queridos y la gente con que tengo vivencias pocos están allá. Para mí, hoy esa ciudad está vacía. Otros que también han pasado de una ciudad a otra se mantiene viajando, pendientes a lo que allí sucede y añorando constantemente volver. Ese no es mi caso. Valoro mi herencia, pero mi vida no se detuvo a los once años. Expresar estas cosas de algún modo lastima a quienes sí tienen identidad allí, pero creo que es sabio celebrar la herencia mientras se sigue viviendo. Tu ciudad no es el lugar en donde naces, sino donde están tus seres queridos. Espero no ser un extraño cuando llegue al cielo.

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. (Juan 14:2—3)

Jun 27, 2011
Archivado en: Reflexiones



Lista de correo

Mantente en contacto. Recibe en tu correo los últimos artículos y actualizaciones.


Selecciones

Nuestras buenas obras

Nuestras buenas obras

Viene sucediendo desde el libro de los Hechos en cada momento de la historia, cada vez que el reino de los cielos se ha abierto camino entre las tinieblas ha dejado tras su paso una estela de benevolencia: testimonios, instituciones, justicia y solidaridad.

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

¿Qué necesita una persona para ser bautizada?

La iglesia local debería evitar que se relajen las ordenanzas del Señor, evitar que, ya sea por negligencia o ignorancia, quienes no han creído sean tenidos como verdaderos creyentes o miembros de una iglesia local.

La realidad del ministerio bivocacional

La realidad del ministerio bivocacional

Se les llama «ministros bivocacionales» a quienes aparte de su trabajo en la iglesia tienen que hacer otros trabajos para buscar su sustento y «ministros a tiempo completo» a quienes pueden dedicar todo su tiempo al trabajo en la iglesia y desde él pueden ser sostenidos.

El privilegio de criar (Audio)

El privilegio de criar (Audio)

Una madre tuvo que desprenderse de su hijo y Dios intervino milagrosamente para darle la oportunidad de criarlo. Lo hizo bien y sus resultados se hicieron evidentes.

Una guía, en tres etapas, para el estudio bíblico

Una guía, en tres etapas, para el estudio bíblico

Sin importar los años que tengas estudiando la Biblia siempre volverás a los fundamentos (Cristo y el evangelio), siempre estarás estudiando todas las Escrituras para tener más contexto y resumiendo en forma de doctrina, cada vez con más claridad, las cosas que vas aprendiendo.

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Cuatro (4) motivaciones para trabajar en equipo

Vale la pena trabajar en equipo, y para hacerlo conviene tener presente las motivaciones que nos llevaron a dejar de trabajar solos.